• Noticias

    ¿Se acerca el fin del mundo?


    ¿Se acerca ahora el fin del mundo?  ¿Será el día 21 de diciembre del año 2012 el fin del mundo como presagia el calendario azteca? Con esto en mente, veamos la siguiente anécdota.
    Hace más de dos década una madre me llamó por teléfono para concertar una cita conmigo a fin de tratar personalmente lo que ella definió como: “una experiencia que tuvo su hija”. La señora no dio ninguna clave de lo que ella definía como “una experiencia”, ni mucho menos estaba de mi parte indagar de qué se trataba. Son tantas y tan variadas las experiencias que suelen tener los adolescentes en estos tiempos, que no hice ningún esfuerzo por imaginarme en qué podría consistir la “experiencia”, de la joven.
    La señora se mostraba algo preocupada, su voz trémula indicaba ansiedad; sin embargo, dijo que se podía esperar algunos días para la conversación. Llegada la hora de la entrevista, la señora estaba más calmada y hasta con una sonrisa que demostraba que el asunto a tratar no era tan serio, ni urgente como uno podría haberse imaginado.
    Pues bien, “la experiencia de su hija”, fue la conmoción que le causó la información de que el mundo se acabaría el miércoles 10 de marzo de 1982. La joven estaba muy deprimida, dejó de comer y de asistir al colegio, hizo gestos de reconciliación con los miembros de la familia con quienes había tenido algún problema trivial; en fin, la joven se preparaba para el “fin de los tiempos”.
    Hacía algún tiempo, la joven descubrió que la Biblia contenía discursos del fin del mundo del profeta Daniel, de Jesús de Nazaret, y del libro del Apocalipsis. En el libro sagrado habían predicciones de lo que ocurriría al ocaso de la historia; además, algunas amigas religiosas le confirmaron que era inminente la venida de Cristo, y por tanto están ocurriendo los grandes acontecimientos, los trastornos en el orden social, político, económico, violencias familiares, conflictos personales y grupales, guerras entre naciones, y los cataclismos naturales anunciados y aconteciendo que eran señales inequívocas de los últimos días.
    Ante todas estas funestas cosas arriba señaladas, la joven comenzó a inquietarse. Ella llegó a un estado más deprimente, cuando leyó la información de que los planetas estarían pronto en un mismo cuadrante en el sistema solar. Esto vino a agravar su estado de intranquilidad y le entró gran temor y repetidas veces preguntaba a su madre: “¿Se acerca ahora el fin del mundo?”.
    De nuevo se oyen, se ven y se habla del fin de la existencia del mundo. El calendario azteca vaticina ahora que el mundo conocido llegará a su fin el día 21 de diciembre del año 2012.
    Las personas de poca fe, los que no tuvieron las oportunidades para una sólida educación, los que padecen de debilidad mental, o los que se dejan embaucar con falsas especulaciones, tienen ante sus ojos un panorama mundial que les hace flaquear e intranquilizarse; y se preguntan: “¿Se acerca ahora el fin del mundo?”.
    A todas horas del día sintonizamos nuestros radios, leemos los periódicos o vemos en la televisión, y nos enteramos de los grandes titulares e informaciones que infunden temor y causan espanto. Como si todo esto no fuera suficiente, de boca en boca corren rumores que alarman al pueblo, sofocan la tranquilidad, agobian el espíritu y deprimen el ánimo más vivo.
    Pasó el día 10 de marzo de 1982. El siglo XXI transita como toda época histórica. El temor del fin de la existencia se ha disipado. El curso del mundo sigue sin acontecimientos fuera de lo común. Pronto llegaremos al 21 de diciembre del 2012, la fecha prevista en el calendario azteca del final de una era. Veremos que no pasará nada notable en el globo terráqueo; sin embargo, mucha gente le da mente a esto y está temerosa.
    Jesús es el pastor que quita el miedo y ahuyenta el temor; cuyo cayado nos dirige por caminos rectos, y nos acompaña en los tenebrosos momentos, cuando pasamos por oscuros caminos de angustia y dolor.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...