• Noticias

    Pedro, santo y líder sencillo

    Perfiles | Lic Pedro B. Grullón T., LMSC

    Pedro, santo y lider sencillo














    El 29 de junio se celebra el día de San Pedro y San Pablo. Son dos sólidas columnas de la Iglesia y la fe cristiana. 
    Pedro se atrevió, quiso, optó por seguir a Jesús como único camino de salvación. Asumió los compromisos y enfrentó las dificultades. Siguió a Jesús hasta morir en la persecución de Nerón, el año 66 (otra versión refiere el año 64).
    De los primeros y últimos años de la vida de Pedro no se sabe mucho. Nació en Betsaida, junto al lago de Tiberíades y se trasladó a Cafarnaum donde junto con Juan y Santiago, los hijos del Zebedeo, se dedicaba a la pesca. Fue llamado por Jesús para ser pescador de almas. Es muy mencionado en el Nuevo Testamento: aparece 182 veces.
    El apóstol escribió dos cartas especialmente dirigidas a los cristianos de la provincia de Asia, donde empezaban las primeras persecuciones. Trataba de dar ánimo a los creyentes, presentándoles el ejemplo de Cristo y explicándoles las consecuencias del bautismo. Además les recordaba su condición de cristianos.
    Realizó su primer viaje misionero con Bernabé entre los años 45 y 49. Otro dato interesante de la vida de Pedro es que el año 44 fue prisionero y liberado milagrosamente. Después de su excarcelación, Pedro partió de Judea. Estuvo en Antioquia y luego en el concilio de Jerusalén, el año 49 (ó 50).
    El hecho de seguir a Jesús radicalmente le agradó al Señor. Esto le granjeó una gran amistad y privilegios de Jesucristo. Entre ellos se pueden citar:
    Obtuvo el encargo de ser el primer dirigente, la piedra sobre la cual Cristo edificó su Iglesia. Y sus sucesores, los papas, “son los que reciben la potestad del apóstol Pedro”. Esto significa Papa.
    Además, a Pedro se le entregó de las llaves del Reino de los Cielos. Eso indica autoridad. Jesús hizo esta pregunta a sus discípulos: “¿Quién dicen ustedes que soy yo? Simón contestó: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Y Jesús le contestó:” Feliz eres, Simón Bar Jona, porque eso no te lo enseñó la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos. Luego Jesús dijo a Pedro: “Tu eres Pedro, o sea piedra, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las fuerzas del infierno no la podrán vencer. Y Jesús le dijo: “Todo lo que ates en la tierra será atado en el Cielo y lo que desates en el tierra será desatado en los Cielos” (Mat. 16.19)
    Jesús fue a la casa de Pedro y encontró a la suegra en cama, con fiebre y la sanó (Mat 8,15).
    El apóstol Pedro aparece siempre entre los tres más allegados a Jesús. Fue elegido con Santiago y Juan para subir al monte Tabor donde ocurrió la Transfiguración (Mat.17,3-4).
    Cuando Jesús llamó a sus primeros discípulos, miró fijamente a Simón y le dijo: “Tú eres Simón, hijo de Juan: te llamarás Kefas”, lo que quiere decir piedra (Jn. 1,42). En el huerto de Getsemaní, Jesús llevó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo. Pedro, además, fue uno de los primeros en visitar el sepulcro el día de la Resurrección.
    Estaban Simón Pedro y otros discípulos pescando, y al amanecer, Jesús se presentó en la orilla. Los discípulos no sabían que era él. Después de la pesca abundante, Jesús le pregunta tres veces a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? Y le dijo: “Apacienta mis ovejas” (Jn 21, 15).
    Después de la multiplicación de los panes, Jesús fue hacia los discípulos caminando sobre el mar y le dijo:”Animo, no teman, soy yo”. Pedro contestó:” Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti caminando sobre las aguas”. Y Jesús le dijo:” Ven.”(Mat. 15,25-29).
    Hay muchas expresiones que indican la cercanía de Pedro y Jesús. Sería prolijo tratar de citarlas todas aquí.
    Fuera de la parte débil y sus negaciones, de las cuales supo levantarse, Pedro constituye un modelo a seguir por su entrega y dedicación al Reino.
    La vida de Pedro ofrece muchas enseñanzas. Dice que cada persona puede alcanzar la salvación y colaborar para que otros se salven. Todo ser humano es débil, pero eso no es óbice para alcanzar las metas. Hay que estar adherido al Señor. Pedro deja como legado en su carta:” El que a ustedes los llamó es Santo, y también ustedes han de ser Santos en toda su conducta (1Pe 1.15).

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...