• Noticias

    Hillary Clinton será Presidenta

    Actualidad Mundial | Ramón Arturo Guerrero  

    Hillary Clinton será Presidenta… con el programa republicano  
    A menos que ocurra un desastre natural, Hillary Rodham Clinton será electa Presidenta de los Estados Unidos para el periodo 2017-2021.
    Pero las encuestas dicen que Donald Trump…
    Sean cuales sean las razones por las que Donald Trump, y sus patrocinadores, hayan introducido a este supuesto magnate en la contienda por la nominación presidencial del Partido Republicano, ninguna lleva la intención de conducir a este personaje de la televisión y la economía especulativa a las elecciones. Saben que su discurso extremista no tiene ningún futuro, pero sí puede influir efectivamente en la adopción de futuras políticas, que es un objetivo de mayor importancia.
    Hay gente sorprendida y asustada por el espectacular avance de Trump en las encuestas. Pero, el espejismo que generan estos números lo explica el doctor Mark Jones, politólogo de la Universidad de Rice, Texas. Jones considera tempranamente que Trump no será Presidente de los Estados Unidos ni tampoco será el candidato republicano. Explica que las firmas encuestadoras entrevistan a mucha gente que luego no irá a votar en las primarias. Para paliar este déficit, las firmas que realizan los sondeos luego deben "retocarlos": corregirlos en función de la historia personal de cada encuestado –cuántas veces votó realmente en elecciones anteriores- y de datos demográfico-poblacionales. "Si fuera toda la gente que dice que va a ir, se superaría tres veces el récord de votantes de toda la historia de Estados Unidos", dijo entre risas. Agregó el experto, entrevistado por Natán Skigin, de Infobae América: “Mucho del éxito de Trump se debe a las encuestas, donde recibe el apoyo de entre 25 y 30% de los encuestados. Pero esos encuestados no son representativos de los que realmente van a votar en las primarias. Es un tipo de gente que dice ser republicana y que podrían votar en esas internas, pero si hacemos el cálculo en base a las encuestas, votarían entre 50 y 60 millones de personas en la primaria republicana. Y lo que sabemos es que el máximo histórico es 20 millones. Más de las personas que están contestando esas encuestas no van a ir a votar en la primaria republicana. Y Trump tiene más apoyo entre los que no van a votar que entre los que sí lo hacen".
    Y agregó Jones: "Al tiempo que Trump tiene más apoyo que cualquier otro candidato, también tiene un techo muy bajo. El 25 por ciento lo apoya, pero eso quiere decir que el 75% no está con él. Mientras él va quedar fijo en 25 o 30 por ciento, otros van a subir cuando otros candidatos se bajen de la carrera. Los que van a ir creciendo son Marco Rubio, Ted Cruz y Jeb Bush. Cuando Chris Christie o Ryan Paul se bajen, sus votos irán más hacia estos postulantes que a candidatos de protestas como Carson, Trump y Fiorina" (http://www.infobae.com/2015/10/10/1760985-por-que-donald-trump-no-sera-presidente-estados-unidos).

    La estrategia obstruccionista de los republicanos
    La estrategia republicana de los últimos años es obstruir. “Si no gano, obstruyo”, sería su lema. En las elecciones en que ganó Obama para su actual segundo periodo los jerarcas republicanos, al darse cuenta de que su partido no ganaría la Presidencia, volcaron la mayor cantidad de fondos hacia los candidatos extremistas, con el resultado de integrarlos en masa a la actual bancada, tal vez la más obstruccionista de la historia de Estados Unidos. Esto llevó a que el Presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, John Boehner, anunciara su renuncia el 25 de septiembre pasado. La gestión de Boehner, líder de la mayoría republicana en la Cámara, ha estado marcada por enfrentamientos con los conservadores, sobre todo cuando se trata de política fiscal. Él luchó para aprobar la legislación para aumentar el techo de la deuda y se abocaba a otro enfrentamiento para mantener el gobierno abierto. A menudo ha tenido que recurrir a votos demócratas para aprobar algún proyecto, estrategia que ha enfurecido a los conservadores.
    Es válido suponer que la presencia de Trump en la temprana carrera por la nominación republicana tiene el objetivo de condicionar los temas de campaña, en primer lugar, condicionar adicionalmente a los candidatos y al futuro Presidente y, por qué no, al futuro Congreso.

    Hillary ganará la nominación
    Es previsible, a mi juicio que Hillary Clinton gane la candidatura presidencial del Partido Demócrata. En el campo demócrata no hay otro candidato viable. El vicepresidente Joe Biden está, prácticamente, fuera de la contienda; aunque él no se ha definido todavía el tiempo trabaja en su contra y su desempeño a la sombra de Obama no le ha deparado mejores credenciales. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, hijo del legendario icono demócrata Mario Cuomo y el más liberal de los posibles aspirantes, ha declinado dos o tres veces su posible participación en la contienda, este año y ya antes en 2013 (http://ballotpedia.org/Andrew_Cuomo_possible_presidential_campaign,_2016).
    El senador independiente por el estado de Vermont, Bernie Sanders, aunque logró visibilidad nacional tras el primer debate televisado de los precandidatos demócratas (13 de octubre), no representa una opción real. David Brooks, sin embargo, destacó su participación, en La Jornada, de México: “El tema de la desigualdad económica imperó, en gran medida, gracias a la presencia del autodefinido socialista democrático Bernie Sanders, quien provocó una apasionada defensa del capitalismo estadunidense por Hillary Rodham Clinton, quien hoy amaneció declarada –por los principales medios y los comentaristas nacionales– como la campeona del primer debate entre los precandidatos presidenciales demócratas ( http://www.jornada.unam.mx/2015/10/15/mundo/020n2mun).

    Hillary ganará la presidencia…
    Por el camino que va la campaña no es arriesgado predecir que Hillary Clinton ganará las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de 2016, que tendrán lugar el 8 de noviembre de ese año. Lo estimamos así por la operatividad que tendrán los siguientes factores:
    ·                    No hay en el campo republicano ningún candidato que reúna un consenso nacional para derrotar a la señora Clinton. Entre los aspirantes declarados solo el senador de Florida Marco Rubio podría restarle votos en segmentos tan opuestos como el electorado hispano y el establishment anglosajón. El senador de Texas Rafael Edward Cruz, Jr (Ted Cruz) es un declarado partidario del Tea Party, lo cual solo contribuye a restar votos. El voto de los negros sería, innegablemente, para Hillary, a los que se sumarian los trabajadores y gran parte de la golpeada clase media. Lo mismo el voto de casi todas las minorías y la mayor parte de las mujeres.
    ·                    El efecto Obama. Los remanentes positivos de la presidencia de Obama estarían a su favor.
    ·                    El poderoso lobby judío le es favorable. Nadie gana la presidencia sin su apoyo.
    ·                    Estados decisivos como Florida, Nueva York, California y Ohio, son tradicionalmente demócratas.

    …con el programa republicano
    Los condicionantes internos y externos auguran una presidencia de Hillary Clinton fuertemente comprometida con las políticas tradicionalmente promovidas por el Partido Republicano (el GOP o Great Old Party). Ya en el debate se dejó traslucir, durante el intercambio entre Hillary y Bernie Sanders, los valores a los que está apegada la señora Clinton. Además, su desempeño como Secretaria de Estado bajo el Presidente Obama no dejó dudas de que Hillary no se inclina usualmente por los ideales de paz que la mayoría de la humanidad anhela ver en vigencia.
    La crisis económica de gran envergadura que pronostican los entendidos hace más oscuros los nubarrones que auguran el próximo periodo presidencial de los Estados Unidos. Quienes se la han pasado todos estos años poniéndole reparos a la gestión de Barack Obama, puede que mañana lo vean como un chivito. ADH 796

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...