• Noticias

    Hacia la Animación bíblica

    Biblia | William Arias

    De la Pastoral bíblica a la Animación bíblica de la pastoral 
    En Latinoamérica desde los inicios de la tarea evangelizadora, la Biblia siempre ha estado presente. Se dice que Cristóbal Colón llevaba una Biblia consigo y que cuando la mar se embravecía le recitaba trozos bíblicos para que se calmara, pero lo más importante, es que los primeros evangelizadores: franciscanos y dominicos, lo primero que trajeron, dentro de su arsenal evangelizador, fue la Biblia, también se tiene constancia histórica de que de inmediato se procedió a traducir la Biblia a las lenguas nativas; pero más adelante todo esto cayó en un proceso de invernación, pues debido a la Reforma Protestante y al Concilio de Trento, la Biblia fue arrinconada en todos los ambientes católicos y se comenzó a darle prioridad al catecismo y a las practicas devocionales.
           
    Hacia finales del siglo XIX y principio del XX, comienza a darse un movimiento bíblico entre las Iglesias protestantes, que comienza también a penetrar en ambientes católicos a través de los estudios bíblicos y encíclicas papales, entre la que se destaca ´´Divino aflante Spiritu´´ de Pio XII en los años 40. Pero el boom grande de la Biblia en nuestra Iglesia comienza a partir de la Constitución sobre la divina Revelación ´´Dei verbum´´ del Concilio vaticano II; como la Iglesia latinoamericana fue la más receptiva al Concilio, a través del Documento de la II Conferencia del Episcopado latinoamericano conocido como ´´Medellín´´, ahí se ve necesario preparar un personal en cuanto a los estudios bíblicos, pero es en el documento de la III Conferencia: ´´Puebla´´ se formaliza lo que ya estaba presente en el Pueblo de Dios que era iluminar la vida por medio de la Palabra, es decir, se formaliza un apostolado Bíblico, que luego es reconfirmado en la IV Conferencia o documento de ´´Santo Domingo´´, hasta este momento todo funge en relación a una Pastoral Bíblica que se hace presente a través de talleres, cursos, Lectio Divina, lectura popular y orante de la Biblia y  difusión de los textos; es a partir de la V Conferencia realizada en ´´Aparecida´´, Brasil, cuyo documento lleva este nombre, que se da el paso de una pastoral Bíblica a una Animación Bíblica de la Pastoral.

    En su número 247 Aparecida señala que las Sagradas escrituras es fuente de vida para la Iglesia y alma de su acción evangelizadora y a seguidas en el 248 dice: ´´ la importancia de una “pastoral bíblica”, entendida como animación bíblica de la pastoral, que sea escuela de interpretación o conocimiento de la Palabra, de comunión con Jesús u oración con la Palabra, y de evangelización inculturada o de proclamación de la Palabra´´. Ahora bien lo interesante es que en el último documento pontificio sobre la Palabra de Dios, ´´Verbum Domini´´, el Papa Benedicto XVI hace acopio de este paso en el papel de la Biblia en la vida de la Iglesia; en el número 73 dice: En este sentido, el Sínodo ha invitado a un particular esfuerzo pastoral para resaltar el puesto  central de la Palabra de Dios en la vida eclesial, recomendando ´´incrementar  ´´la pastoral bíblica´´, no en yuxtaposición con otras formas de pastoral, sino como animación bíblica de toda la pastoral´´. No se trata, pues, de añadir algún encuentro en la parroquia o la diócesis, sino de lograr que las actividades habituales de las comunidades cristianas, las parroquias, las asociaciones y los movimientos, se interesen realmente por el encuentro personal con Cristo que se comunica en su Palabra´´. Seguro que este fue un aporte en el Sínodo sobre la Palabra de Dios del 208, de los representantes de los Episcopados de América Latina, que el Papa  acogió y ahora se convierte en una invitación a toda la Iglesia, para que se dé el paso que todos debemos dar que no sólo se haga  Pastoral Bíblica, sino que toda la vida de la Iglesia sea animada por la Biblia, COMO DEBE Y TIENE QUE SER. ADH 796.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...