• Noticias

    Padre Miguel Meliá

    Perfiles | Edwin Martínez, Laico msscc & Toni Ramos V. msscc  

    Padre Miguel Meliá. La Buena Noticia entre los pobres  
    Mallorca dichosa, guardaba una flor, entre la alta sierra de Lluc floreció…” se canta desde aquel terruño amado, enclavado en las frescas aguas del mediterráneo. Desde ese rincón del mundo hasta las aguas del Caribe se injerta el padre Miquel Meliá Mora. Oriundo de Porreres, pueblo pequeño, apacible, calmo y de espíritu misionero.  Corría la mitad de la década convulsa de los ´70 cuando la Congregación de los padres Misioneros de los Sagrados Corazones envía a uno de sus hijos a esta isla a compartir vida y misión con otros hermanos que ya estaban sembrados en nuestras dominicanas tierras veinte años atrás.
    El P. Miguel Meliá Mora, nace en Porreres un pequeño pueblo de Mallorca, España. Es el hijo mayor de seis hermanos que procrearon el matrimonio Miguel Meliá y María Mora.  Desde niño, apenas diez años, empieza a formar parte de la llamada escolanía o coro de niños cantores en el Santuario de Lluc. Por aquellos lares crece entre cantos, estudios y los avatares propios de la post guerra civil española. Son años duros es verdad, mas la alegría no dejó de aflorar en el día a día de la convivencia.  A los dieciséis hará sus primeros votos como religioso y siete años más tarde será ordenado sacerdote por imposición de manos del llamado Papa Bueno Juan XXIII.  Corría la efervescencia de un nuevo Concilio, nuevas inquietudes teológicas, pastorales, bíblicas, en fin eclesiales navegaban en los corazones inquietos de aquella generación. El padre Miguel no fue una excepción.

    1975, llega a la República Dominicana
    Así en los albores post conciliares llega a la República Dominicana en 1975 al populoso y empobrecido barrio del Ejido. De acá pasa a formar parte de la comunidad de Fantino en 1976 en la parroquia de los Sagrados Corazones. Recuerda con entusiasmo aquellos tiempos junto a los jóvenes de la Pastoral Juvenil y la fiesta de Pascua multitudinaria, y algún borriquito con megafonía instalada. Para septiembre del 1978 del Cibao le trasladan a la creciente capital dominicana. Se injerta en la zona del barrio Manganagua y el conocido Millón, allí hace vida en la parroquia Santa Rosa de Lima junto al estudiantado caribeño que forjan su vida desde esta congregación Misionera.  Para el 1987 es trasladado nuevamente hacia Madrid. Retorna en 1990 y asume la Parroquia Nuestra Señora de la Altagracia, situada en lo periferia oeste de la provincia Santo Domingo, entre el bullicio de la Esquina Caliente, las bocinas de los carros de concho y la gente siempre alegre del barrio la Altagracia.  
    2015 corre y casi se acaba. 25 años después de su llegada a esta populosa zona el P. Miguel vuelve a la parroquia que le recibió en esta capital dominicana, santa Rosa de Lima. Los años no son los mismos ni las fuerzas tampoco, sin embargo, como Abraham siempre hay un reinicio para una Tierra Prometida. Cualquier espacio, vivido con la fuerza del Espíritu, es siempre un espacio de leche y miel.
    En la fiesta de Todos los Santos, sus feligreses de la Altagracia, agradecen al Señor este cuarto de siglo de presencia misionera, como hermano, padre y amigo de Miguel Meliá. Un cuarto de siglo injertado en las mejores causas, en la búsqueda constante y sin desmayo de la mejor calidad de vida de todos. Haciendo la vida más humana, sobre todo para quienes la realidad de desigualdad de nuestro pueblo le es calamitosa. En el P. Miguel han tenido el cayado amigo que sostiene y acompaña en sus luchas y esperanza. Y saben que un mejor barrio es posible.
    Es en esta zona parroquial donde se han tejido, como mimbres, los gestos y acciones solidarias que ciertamente han creado unas redes sociales que van mejorando la vida y la conciencia de dignidad de los moradores de los barrios marginados en donde ha estado presente con alma y corazón nuestro P. Miguel. Estas obras en beneficio de los “descartados”, de la “periferia del mundo”, le han valido el reconocimiento de la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, con la medalla “Bien por Ti”.  Escribe la vicepresidenta: “…Una persona a quien admiro y a quien agradezco su apoyo en tantas iniciativas y proyectos que hemos llevado a cabo en esta comunidad. Una persona que se ha convertido en la mano amiga de todos los munícipes de esta demarcación, que ha dedicado su vida a servir a toda esta comunidad, en cuerpo y alma, con entrega y tesón”.

    Servicio a la Comunidad
    Los moradores podemos recordar, mediado los ´90,  las luchas por los terrenos donde está enclavado todo el barrio. Todo el proceso para buscar unas mejores condiciones de pagos de los mismos a la propietaria, la Universidad Autónoma… los encuentros y reuniones con todos los grupos y sectores, credos e ideologías para lograr la propiedad del espacio esencial donde vivir tranquilos. Y las obras sociales no han parado. Cada año se benefician unas 15,000 personas, en el conjunto de educación, la salud, y la  formación para el trabajo. A lo largo de los años se han ejecutados proyectos de reparación de viviendas, construcción de letrinas, créditos educativos, créditos para microempresas,  distribución de alimentos y un largo etcétera.

    Centro Comunitario El Café
    Ubicado en el sector del Café, enfocado a la formación laboral y a la  promoción de los grupos sociales. En colaboración con el INFOTEP se  imparten los cursos de electricidad, electrónica, arte culinario, repostería, informática, contabilidad, belleza, masaje, auxiliar de farmacia, visitador a médico.  Con el apadrinamiento de la Fundación Concordia, se lleva a cabo la ejecución del programa Formación Integral para Adolescentes, enfocado a despertar en los jóvenes su vocación profesional, fomentar en ellos valores éticos y cristianos.   A través del voluntariado funciona la escuela de inglés, escuela de artes marciales, alfabetización para adultos, la escuela de música y baile.  Unas 2,000 persona se capacitan anualmente en las aulas del Centro Comunitario El Café.  Directamente como empleados se benefician unas 50 personas y a modalidad de voluntarios se tienen unos 20 jóvenes.

    Centro Comunitario La Mina
    Situado en el barrio la Mina, centra su funcionamiento basado en el programa “Progresando con Solidaridad” de la Vicepresidencia de la República Dominicana. Se atiende los componentes de capacitación laboral, educación, salud, seguridad ciudadana, vivienda digna.  Desde la institución se atienden unas 10,500 familias residentes en la zona de Herrera. Cuenta con una nómina de unos 30 empleados, todos pagados por el Gobierno Dominicano.

    Estancia Infantil Parroquial
    Ofrece un servicio de atención integral a niños y niñas desde el nivel materno hasta pre-escolar, desde la  orientación, cuidado, amor y educación inicial que les permite y garantiza un adecuado desarrollo psicológico, cognitivo, motor, socio-afectivo y espiritual para el desenvolvimiento de una niñez saludable y feliz.  Actualmente al mes de junio contamos con una Población de 163 niños y niñas, comprendidos entre los 45 días de nacidos y 5 años.  Está ubicada en el barrio la Altagracia, tiene una empleomanía de 25 personas.

    Centro Parroquial Santo Socorro
    Enquistado en el sector de la Altagracia, atiende unos 400 alumnos de escasos recursos económicos.  Recientemente con el apoyo del Gobierno de las Islas Baleares, se inauguró una edificación de siete aulas, sala de estar, baños y consultorio psicológico.  El proyecto tuvo un costo de 155,000.00 euros.  La nómina asciende a unos 40 empleados entre docentes y personal administrativo.
    El P. Miguel ha sabido bien conjugar las obras sociales con la atención espiritual y acompañamiento de nuestros barrios. Todos tenemos memorias de la dedicación y entrega en la preparación de la liturgia y fiesta religiosa. Vivir con el corazón y el alma, como credo deuteronómico, las fiestas patronales. Saber combinar la alegría y la algazara plena con la sencillez del Evangelio.  La misa en la playa con todos los sectores el viernes de la octava de pascua, pecado y pan junto al Maestro... y ese: "me voy a pescar. Nosotros vamos contigo“. Es un gran devoto de la Virgen María bajo las manifestaciones de la Virgen de Lluc y la Virgen de la Altagracia. Bastaría subir despacio los escalones de la modesta casa para recorrer geografías en los cuadros de las distintas advocaciones de la Virgen Madre. Un pastoralista dedicado, le encanta las celebraciones sencillas, fiel creyente en la opción preferencial por los pobres como dimensión privilegiada del evangelio.
    La parroquia Santa Rosa le recibe. Nosotros desde el barrio la Altagracia se lo entregamos como preciado tesoro. Seguirá acompañándonos y mostrándonos el camino en toda esta inmensa obra que el Señor y la Congregación han puesto en sus manos… ADH 796.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    PUBLICIDAD

    PUBLICIDAD

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).