• Noticias

    El Ictus o ACV

    Temas de Salud | Dra. Marcia Castillo. 

    Ictus o ACV: Tiempo es Cerebro  
    Más de una década  ha pasado desde que la OMS  destinó la fecha para fomentar campañas de concientización, orientación y sensibilización sobre esta  frecuente entidad  médica.
    ¿Porque habiendo tantas enfermedades neurológicas cada día se suman esfuerzos  para dar a conocer todo lo concerniente al ictus? Bueno resulta que esta  afección es la  tercera causa de  muerte según las estadísticas internacionales y la primera causa de discapacidad adquirida,  por  ello los estamentos mundiales y grupos de estudios apuestan denodadamente a disminuir la frecuencia, la  morbimortalidad y  persiguen  animosos  que el paciente llegue a los centros de atención  en la llamada Hora  de oro (tiempo que transcurre entre  el inicio del síntoma y el accionar terapéutico  correspondiente)  ya que TIEMPO ES CEREBRO.
    El Ictus o ACV se define según la SEN (Sociedad Española de Neurología), como una alteración clínica causada por un fallo circulatorio cerebral que altera transitoria o definitivamente el funcionamiento de una o varias partes del encéfalo.
    Este puede ser reversible en menos de 24 horas o instalarse ya como un fracaso definitivo que acarreará la pérdida parcial o total de ciertas funciones neurológicas y en casos extremos el coma o  la muerte.
    Dentro de las situaciones condicionantes las más frecuente: Hipertensión y diabetes, obesidad, sedentarismo, trastorno en las grasas sanguíneas, edad avanzada, arteroesclerosis, disrritmias cardiacas,  múltiples  patologías del corazón tabaquismo crónico, alcoholismo, abusos de sustancias ilícitas, algunas enfermedades crónicas, mujeres puérperas, menopausia, terapia de ramblazo hormonal,  fármacos, entre otras.
    Si Extrapolamos  de los factores  predisponentes vemos que nadie está exento de padecer un ACV  y  aunque existen  grupos  con mayor riesgo, es recomendable reconocer los  signos y síntomas de alerta (RED FLAGS), para poder acudir en el margen cronológico mencionado pues a  mayor tiempo mayor impacto vital y funcional, las secuelas son mayores  y menos posibilidades de  que el equipo sanitario pueda establecer los mecanismos farmacológicos para garantizar el menor daño posible.

    ¿Cuáles son estos signos de alerta?
    ·                    Limitación  repentina  para movilizar la mitad del cuerpo o una extremidad
    ·                    Entumecimiento  u hormigueo   agudo de la mitad del cuerpo
    ·                    Dificultad para   hablar o habla estropajosa
    ·                    Visión doble o borrosa
    ·                    Dificultad para caminar
    ·                    Vértigos de evolución aguda, entre otros…

    Si se presentase cualquiera de estos signos visores debe ser llevado de inmediato a sala de urgencia donde se le practicarán evaluaciones médicas y estudios complementarios para corroborar si realmente estamos frente  un ACV.

    Medidas preventivas que podemos asumir para evitar padecer un ictus:
    ·         Control de peso y las grasas sanguíneas.
    ·         Evitar el exceso de alcohol.
    ·         Abandonar el hábito del tabaco.
    ·         Reducir los niveles de estrés.
    ·         Consumir bajo niveles de sal.
    ·         Haga una rutina diaria de ejercicio.
    ·         Controle su Tensión arterial y Diabetes.
    ·         Evite el uso de bebidas energizarte, anabólicas o sustancias ilícitas.
    ·         Reducir los niveles de estrés.

    En esta ocasión  nos interesa dejar plasmado  en la mente  de nuestros lectores la necesidad imperante de reconocer los síntomas  que sugieren estar frente un ACV,  recalcar  la idea de acudir a las salas de urgencias a la mayor prontitud posible permitiendo de esta forma  al cuerpo medico implementar la medidas oportunas para salvaguardar la persona desde la óptica vital y funcional, eliminar el constructo caduco de esperar hasta el otro día, autoprescribirse medicamentos o prestar escucha al vecino que no es médico quien sugiere qué hacer y cómo hacerlo.
    Las aproximaciones terapéuticas y los equipos sanitarios cada vez están mejor preparados y más alertas con todo lo concerniente al Ictus, se divulga material sobre los signos de alerta y el concepto de Tiempo es cerebro, tratamos de derrumbar la actitud  de inercia que prima en médicos, familiares y paciente, nos parece oportuno citar a Gramsci en este punto: 
    “Instrúyanse, porque necesitamos toda nuestra inteligencia.
    Conmuévanse, porque necesitamos todo nuestro entusiasmo.
    Organícense, porque necesitamos de toda nuestra fuerza”.
    ADH 797.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...