• Noticias

    Accidente provocado: delito o caso criminal

    Cultura y Vida | Lic. Pedro Grullón T., LMSC. 


    Accidente provocado: delito o caso criminal 

    Muchos países  están dando  pasos  para aumentar la seguridad vial, pero los accidentes de tránsito siguen siendo un problema  mundial.
    Cada año los accidentes de tránsito causan estragos, alrededor de 1.3 millones de muertes.  Entre 20 y 50 millones de personas en el mundo sufren traumatismos. El 90% se produce en los países de ingresos bajos y medianos, aunque tienen menos  de la mitad de vehículos. Eso  podría asociarse a la falta de controles y cumplimiento de la ley.
    Las estadísticas revelan que en México el 54%  de muertes  son por accidentes.
    Únicamente el 15% de los países cuenta con leyes completas relacionadas con cinco factores de riesgo: la velocidad excesiva, la conducción bajo los efectos del alcohol o de alguna otra droga, el uso de  casco por los motoristas, la utilización de los cinturones de seguridad y el empleo de medios de sujeción para los menores de edad.
    La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa: “Que cada día 3,500 personas fallecen en las carreteras. Decenas de millones de personas sufren heridas o discapacidades.  Cada año  mueren 1.25 millones de personas  como consecuencia de accidentes de tránsito”.
    Ya que aquí no hay controles efectivos para frenar la velocidad de los temerarios, porque no hay  agentes efectivos, sino venales en muchos casos, tampoco hay suficientes cámaras ni nada que los amedrente, por lo menos que se tipifique como crimen la provocación de accidentes por conductores temerarios que no conducen en sano y prudente juicio.  Y si el temerario es hijo de alguna persona influyente, de “papi y mami”, que se actúe y se aplique la ley sin contemplación, sin distinción. Así podrán escarmentar los  demás y el país tendría exiguas estadísticas de accidentes para disfrute de una más sana sociedad.
    Generalmente el exceso de velocidad copa las estadísticas por accidentes de tránsito. El exceso de velocidad no debe permitirse ni  a las ambulancias. Se han producido casos lamentables  en que el chofer de ambulancia u otro oficial o no, por llevar a un paciente más rápido de lo prudente, ha privado de la vida a otros sanos en las calles.
    Como una forma de controlar atropellos y muertes por accidentes, se sugiere a las cámaras elaborar y presentar un proyecto de ley que modifique y complemente la ley de tránsito terrestre, tipificando  gradualmente los accidentes según la gravedad de cada caso. En atención a los daños y perjuicios, establecerá daños y perjuicios menores con castigo o penalidad leve hasta los casos graves o de muerte con pena criminal. Así debe establecerse.  Las consecuencias graves  de accidentes temerarios, se juzguen como graves o criminales. La temeridad va ligada con diferentes causas: exceso de velocidad, ingestión de alcohol,  drogas, etc. Y si maneja con sueño y provoca accidente por quedar dormido, que despierte en la cárcel con la condigna penalidad.
    El país y el mundo no pueden permitir que un borracho, que en latín se dice “crápula”, o drogado,  o cualquiera  persona, de la edad que sea o hijo de quien sea, ande desafiando la seguridad ciudadana en las calles desprovisto de cordura y sano juicio.
    Es urgente controlar el uso de celulares en el volante, especialmente ahora que tantos usuarios se dedican a escribir  y enviar textos. Salvo los sistemas de manos libres (hands free),  si no desvían la atención al volante, toda distracción con el celular que presente peligro para los demás conductores y peatones debe ser prohibido sin contemplación y  sin distinción de usuario.
    Algún país inspirado por la luz  divina y rebosante  de sanos deseos  para la protección  ciudadana, tiene que dar el impostergable paso de avance, y seguridad vial. Toda persona que se enajena, se sale del cauce de la prudencia, atenta contra los otros. Necesita freno y control. La penalización de accidentes  provocados. Si  el accidente mortal se debió a que el conductor se durmió o se alocó por injerencia de alguna sustancia alucinógena, que despierte o coja juicio en la cárcel.  Así se frena la ocurrencia de delitos y atropellos a la integridad humana. ADH 806

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    PUBLICIDAD

    PUBLICIDAD

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).