• Noticias

    Estrategias para resolver conflictos

    Para Vivir Mejor | Dra. Miguelina Justo 

    Estrategias para resolver conflictos  

    “Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol: (…) Un tiempo para lanzar piedras, y un tiempo para recogerlas; un tiempo para abrazarse, y un tiempo para separarse.” Eclesiastés 3, 1 y 5
    El conflicto es parte de la vida.  Gravita inevitablemente en el mundo, en naciones completas, en comunidades de cualquier índole, en grupos familiares y hasta en nuestro interior.  Las tendencias se encuentran, los intereses se oponen, los objetivos y los medios para alcanzarlos no siempre son compartidos.  Todo esto es natural, sin embargo, generalmente asociamos la palabra conflicto a una situación peligrosa: lucha, combate, enfrentamiento, competencia, destrucción.  De esta forma, resulta difícil reconocer el conflicto como germen de cambio, estimulante de la creatividad e instrumento de aprendizaje.  Puede que esta visión esté relacionada al uso de la violencia como respuesta a situaciones conflictivas. Es necesario explorar nuevas sendas, nuevas estrategias, especialmente aquellas que suponen la resolución pacífica de los desencuentros.  
    Los profesores universitarios Kenneth Thomas y Ralph H. Kilmann[I] estructuraron, en el 1976, un modelo donde identificaban cinco estilos o estrategias para manejar los conflictos: competencia, cesión, inhibición, compromiso y colaboración.  Estos expertos consideraron que dichos estilos variaban en función del grado de asertividad, es decir, el deseo de satisfacer nuestros objetivos, y de cooperación, el interés de que los demás alcancen sus metas.   Pasaremos a describir, brevemente, cada una de las estrategias listadas; consideraremos para ello los aportes de Alexander Hiam[II].  Veremos que todas son útiles, mas ninguna podrá ser aplicada exitosamente en todas las circunstancias:
    Competencia: Yo gano-Tú pierdes.  Si nuestros intereses nos parecen más importantes que el preservar la relación con los demás, competir parece ser la opción apropiada. Sin embargo, el uso excesivo de esta opción puede resultar negativo, ya que está orientada al uso del poder y a la defensa exclusiva de nuestros intereses.  ¿Estaremos utilizando con demasiada frecuencia esta estrategia?
    Cesión: Yo pierdo-Tú ganas.  ¿Nos interesa más preservar la relación que alcanzar nuestros objetivos?  Pues entonces, ceder es la mejor opción.  ¡Cuántos matrimonios se salvarían si aplicaran esta estrategia oportunamente!  Ceder es la mejor manera de ganar, aunque solo en ocasiones, ya que ceder siempre es contraproducente. La persona que cede tiende a colocarse en una posición de sacrificio, que a la larga puede debilitar la relación y a la persona misma.
    Inhibición: Yo pierdo-Tú pierdes.  A veces, ni los objetivos, ni tampoco las relaciones son tan importantes como para actuar en seguida. Hay conflictos que se resuelven al paso del tiempo, con el silencio.  Inhibirse, es decir, no hacer nada, puede ser la opción adecuada cuando queremos ganar tiempo para pensar en qué hacer y cómo.
    Compromiso: Ambos perdemos-Ambos ganamos.  Para la implementación de esta estrategia es necesario que las partes enfrentadas sean flexibles. Se espera estén dispuestas a llegar a un punto medio, donde tendrán que ceder algo para alcanzar lo que consideran innegociable.
    Colaboración: Yo gano-Tú ganas.  En esta estrategia es ideal cuando  los objetivos y la relación son igualmente importantes.  Las partes enfrentadas se alían para la consecución de las metas comunes.  La confianza es el catalizador de todo el proceso de intercambio de información e ideas que posibilita el acuerdo.
    Para determinar cuál estrategia es la que mejor se ajusta a una determinada situación de conflicto, nos conviene  identificar con claridad los objetivos que perseguimos y qué tanto podemos o estamos dispuestos a cooperar para que los otros alcancen las metas que se han formulado.  Resulta evidente que  conocernos y conocer al otro es provechoso, ir hacia dentro, escucharnos, caminar hacia el otro, dispuestos a hablar y a escuchar.
    Ojalá que podamos hacer un uso oportuno de estas estrategias.  Confío que esto nos ayude a ver en cada conflicto una oportunidad para construir la paz que tanto deseamos, aquella “que sobrepasa todo entendimiento” (Filipenses 4, 7).


    [I] Herk, N, Thompson R., Thomas, K. y  Kilmann, R. (2011)  International Technical Brief for the
    Thomas-Kilmann Conflict Mode Instrument.  Tomado de http://www.kilmanndiagnostics.com/system/files/TKI_International_Brief.pdf
     [II] Hiam, A. (2002), Instrumento para la resolución de conflictos. Tomado de https://downloads.hrdpressonline.com/files/7320080417160750.doc

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...