• Noticias

    Navidad: humanismo cristiano más allá de los DD HH

    Humanismo Integral | Ignacio Miranda  



    Navidad: Humanismo cristiano más allá de los Derechos Humanos  
    Entre las efemérides que celebramos en Diciembre, hay tres que, de manera especial, nos invitan a la reflexión: 5, Descubrimiento de la isla;  8,  Declaración Universal de los Derechos Humanos; 25, Navidad. Las tres son fuentes inequívocas de nuestra identidad nacional.
    NAVIDAD  es el todo: descubrimiento y Derechos humanos son partes. Nos concentraremos en la dimensión social del  todo,   que representa  el humanismo cristiano.
    Los hechos económicos, políticos y sociales, incluyendo los de naturaleza religiosa, están tan estrechamente relacionados entre sí que es difícil separar unos de  otros.
    Citaremos algunos titulares de noticias publicadas en  nuestros periódicos diarios, como una invitación a meditar sobre los acontecimientos cotidianos. De nuestra parte,  presentamos algunas ideas que esperamos sean instrumentos útiles para resolver nuestros  problemas y, de esa mera, alcanzar  una calidad de vida digna del  ser humano.
    NOTICIAS
     “Crecimiento económico dominicano vs calidad de vida”, La Información, 28.10.2016. “BM sugiere mejoras política fiscal y social para combatir la pobreza, Hoy, 4.11.20216. “Construyendo una dictadura”, Diario Libre, 4.11.2016. “Comisión bicameral no le hará reformas al presupuesto 2017”: Hoy, 8.11.2016. “Deploran no haya sanción Declaración de bienes (al menos 4,727 funcionarios violan ley)”. Hoy, 14.11.2016. “Cientos de personas han sido estafada por financieras en RD, casos en limbo”, Diario Libre, 14.11.2016. “Papa pide perdón por católicos que ni siquiera miran a los pobres”, Hoy, 12.11.2016. “Papa denunció que cuanto mayor progreso más personas quedan excluidas, La Información, 14.11.2016.
    “Entre enero-junio de este año hubo 706 homicidios y 1,108 accidentes”, Hoy, 12.10.2016. “Accidentes de tránsito: un matadero humano, La Información, 28.10.2016. “Más de 7mil kilos de coca atrapados en 1916 en RD”,  Diario Libre, 4.11.2016.  “En tres meses, en el país se registró un promedio de 4.4 asesinatos cada día”. Diario Libre, 14.11.2016.  “Cuatro provincias más estado de emergencia; suben a ocho”. “En alerta siguen 17 demarcaciones; 20,135 desplazados”. “Defensa Civil evacua a cientos de familias por crecida de río” (Yaque del Norte): Hoy, 15.11.2016.
    Estas noticias tan conexas como contradictorias, expresan, en gran medida, la realidad que vivimos. La mayoría de las malas han podido evitarse, otras reducirse. Comenzando por los últimos titulares,  ciclones y terremotos son dos fenómenos naturales a los que estamos expuestos y podemos minimizar sus consecuencias. Narcotráfico, accidentes, homicidio, estafas, declaración jurada, contradicción entre crecimiento  y baja calidad de vida, son manifestaciones de una pobreza de autoridad. El comportamiento del Poder Legislativo es una manifestación de “dictadura con respaldo popular”. ¡Tengamos mucho cuidado!
    La raíz de todos estos problemas es la misma: el irrespeto a la dignidad de la persona humana; también tienen una solución común: el compromiso con una ecología integral que supone el respeto por todos los seres vivientes, a partir de la  valoración de la persona humana.
    El Artículo I  de la Declaración Universal de los Derechos Humanos es más que elocuente para establecer la identidad de la persona humana: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente unos con los otros”.
    Es indiscutible  que este concepto finca su raíz más profunda en  el Capítulo 1, verso 27 del libro del Génesis que nos enseña: “Creó, pues, Dios, al ser humano a imagen suya… macho y hembra los creó”.
    Es obvio que ambos criterios se relacionan y son comunes a todos los seres humanos, aunque la primera fuente es social y política y la segunda es religiosa. Y nos preguntamos: ¿cómo solucionar nuestros problemas? Aunque  parezca extraño, la respuesta está en Celebrar la Navidad según su esencia: austeridad, que no es carencia pero tampoco derroche.
    Percibo que, probablemente por tradición, nuestra fe nos lleva a un discurso parecido al de Jesucristo, pero, en la práctica, nuestro comportamiento se asemeja más a los religiosos que lo antecedieron y que él tanto combatió porque “decían una cosa y hacían otra”. Tal era el caso de los fariseos y los saduceos.
    NAVIDAD es celebrada por casi todos los dominicanos. Gustamos de los villancicos. ¡A quien no le agrada “Noche de Paz”! Es extraño el que no  haya oído el verso “nació en Belén y murió en la cruz”. No pocos saben que su madre María y su padre adoptivo José, vivían en Nazaret y debieron viajar a Belén para empadronarse en el censo decretado por el emperador. 
    Es común atribuirle a José el oficio de carpintero. Muchas personas asumen que Jesús nació en un establo porque María y José no encontraron sitio en la posada cercana al lugar donde se efectuaba el censo, como también que los primeros en acudir a adorarle fueron pastores, lo cual significa que los primeros rostros humanos que vio Jesús fueron su padre, un artesano; su madre, un ama de casa; y, unos pastores: tres categorías de trabajadores.
    Por lo dicho más arriba es que en diversas ocasiones he expresado que  el conocimiento no da la fe pero la fortalece. Creo que nos urge el conocimiento de la doctrina de Jesucristo para fortalecer nuestro compromiso  con su estilo de  vida.
    Quiero compartir  con nuestros lectores algunos pensamientos del humanismo cristiano que en este momento vienen a mi mente, pero, sobre todo, los invito  a una lectura meditada sobre la vida de Jesucristo, desde sus ancestros, pasando por  su Nacimiento hasta llegar a su Resurrección  y su permanencia entre nosotros  mediante la luz y el ardor de su Espíritu Santo,  que con el Padre conforman la Santísima Trinidad de Dios.
    Debo señalar que el saludo de los miembros de La Trinitaria, comunidad originaria de nuestra identidad nacional era: “Dios, Patria y Libertad”. En consecuencia, el humanismo cristiano es la esencia de de la dominicanidad.
    PENSAMIENTOS DEL DISCURSO DE JESUCRISTO.
    Del Evangelio según San Mateo: Capítulo 5 …“Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque esos van a ser satisfechos… Dichosos los que trabajan por la paz, porque a esos los va a llamar Dios hijos suyos”. Capítulo 7 “….quien escucha  estas palabras mías y las pone en práctica se parece a un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayó la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y se abatieron sobre la casa; pero no se derrumbó, porque estaba cimentada sobre la roca” Capítulo 15… “Todos comieron  hasta quedar satisfechos y recogieron los trozos sobrantes” . Capítulo 22 “...le preguntó maliciosamente: ¿Maestro, cuál es el precepto más importante en la ley?. Le respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente… pero el segundo es equivalente: Amarás al prójimo como a ti mismo” 
    De San Juan: Evangelio, Capítulo 5, verso 17: “Mi Padre trabaja siempre y yo también trabajo” . Capítulo 5 de la Primera Carta: “…amar a Dios significa cumplir sus mandamientos”. Del Capítulo 3 del Apocalipsis: “Conozco  tus obras… Dices que eres rico, que tienes abundancia y no te falta nada; y no te das cuenta de que eres desgraciado, miserable y pobre, ciego y desnudo…  Mira que estoy a la puerta llamando. Si uno escucha mi llamada y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo”
    He tomado estas citas para enfatizar los valores que debemos cultivar para producir un futuro mejor dotado de excelencia y sostenibilidad. 
    Invito a nuestros lectores a reflexionar de manera especial en la parábola de la multiplicación de los panes,  que no solo está en el Evangelio según San Mateo sino en todos los evangelistas. Lo considero como el mejor tratado de gerencia. Contiene espiritualidad, profundidad, trabajo en equipo, racionalidad, austeridad, utilidad de los bienes, calidad de vida.

    EN RESUMEN, muchas personas, incluyendo no cristianos, han practicado una forma de vida humanista similar a la de Jesucristo. La inmensa mayoría de los dominicanos nos llamamos cristianos. La autenticidad cristiana nos exige asumir el compromiso de trabajar por la instauración de un sistema social, político y económico fundamentado en el humanismo integral a partir de la equidad que se enraíza en la justicia para producir el fruto de la paz. ADH 897.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...