• Noticias

    Integralidad de la feminista Alicia Guerra

    Humanismo Integral   | Ignacio Miranda  



    Integralidad de la feminista Alicia Guerra
    Integralidad y sostenibilidad son palabras de uso muy frecuente, que, a mi entender, se complementan.
    Concibo la integralidad  como un todo de diversas  variables que contiene, especialmente el tiempo y el espacio, y,  consecuentemente, el pasado, el presente y el futuro; pero también lo temporal y lo trascendente; lo humano y divino.

    El fallecimiento de Alicia Guerra Gerónimo me reafirma en esta idea. Es la única persona que he visto agonizando. Sin embargo, desde la pequeña habitación en que terminaba su vida terrenal para emprender el camino hacia la eternidad,  hasta el amplio solar de la residencia de la casa central del Instituto Secular Nuestra Señora de La Altagracia y el Colegio Nuestra Señora de La Altagracia (CONSA),  percibí un ambiente de tanta serenidad como el valor mismo de la paz. 
    Esta extraordinaria mujer dominicana, a quien traté,  muy de cerca,  por más de medio siglo,  siendo  testigo  de su comportamiento tan  pacifista  como enérgico, que valoró a todo ser humano de la misma forma,  durante toda su existencia,  sin fijarse en el sexo, raza, o posición social, política o económica,   la definen como  un símbolo de  feminismo integral .
    Como ser humano, asumió su identidad de persona de fe, encarnando el valor de la dignidad de persona que nos enseña el capítulo I, del libro del Génesis: “Creó, pues Dios al ser humano a  imagen suya… macho y hembra los creó”.
    Como mujer mariana, se identificó con los valores de espiritualidad, misericordia, sencillez, humildad,  solidaridad, pero también la valentía, fortaleza y sostenibilidad, que encarnó la Virgen María, como nos indica el capítulo I del Evangelio según San Lucas:
    “….dijo María: Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador…  su misericordia llega a sus fieles generación tras generación. Su brazo intervine con fuerza, desbarata los planes de los soberbios, derriba del trono a los poderosos y exalta a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide  vacío”.
    Al fallecer Alicia,  algunas personas se han referido a ella, aunque mucho menos de lo que ha debido hacerse; y ni que hablar de los medios de comunicación. Una de esas personas es José Gómez Cerda, Presidente de la Asociación Dominicana de Periodistas y Escritores (ADPE),  quien en un video expresa:
    “Espero que otras personas, que son testigos de las labores de ALICIA GUERRA puedan expresarse públicamente, para que el pueblo dominicano conozca a esta gran ciudadana de aquí”.
    Quiero usar este medio  con que gentilmente me honra “Amigo del Hogar” para rendir un homenaje a Alicia.
    Por lo general, los reconocimientos se hacen a partir del curriculum vitae. El curriculum es un TENER, real o aparente: títulos, funciones, honores. Eso no está mal en  sí mismo,  siempre que se haga con apego a la verdad. Pero una persona de la calidad cristiana de Alicia,  da primacía al ser sobre el tener y, consecuentemente, valora la biografía en más alto grado que las cosas materiales.

    Curriculum Vitae
    Solo quiero destacar dos hechos curriculares para Alicia, uno institucional y otro personal, tan eclesiales como educativos, y, por tanto, en la frontera biográfica de su ser.
    En lo institucional, Alicia fue Presidenta de la Unión Nacional de Colegios Católicos (UNCC);  y, en lo personal,  fue honrada con el título de DOCTORA HORIS CAUSA POR LA FACULTAD DE HUMANIDADES DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA SANTO DOMINGO (UCSD). Este fue su último y más alto honor curricular recibido.

    Carisma fundacional
    Alicia jamás fue oportunista, esto significa aprovechar la oportunidad para  buscar ventajas personales maliciosamente. Pero poseída el don de hacer uso de toda ocasión propicia en pro del desarrollo integral de las personas más necesitadas y la creación de entidades en  función del bien común; no para la vanagloria mundana, sino “para mayor gloria de Dios”.
    Ese don lo utilizaba para  multiplicar comunidades funcionales y territoriales orientadas a crear y vigorizar las estructuras de participación según el carisma personal. De ello soy testigo. Cito algunas cosas:
    En una reunión del Consejo Directivo del CONSA, del cual Alicia fue su fundadora, celebrada en Diciembre de 1982,  ella  propuso, y, por supuesto, fue aprobado por unanimidad, que la celebración de la “Semana CONSA 1983”, se hiciera con una “Dinámica de Parejas”.
    A partir de este “Retiro de Pastoral Familiar”, Alicia inició un intenso trabajo de formación catequística y metodológica, contando con la cooperación de los padres Lucas Lafleur, párroco de Nuestra Señora del Sagrado Corazón y Vicario del Instituto Nacional de Pastoral;  y Miguel Meliá, Asesor Nacional de Pastoral Familiar. Tras varios meses de entrenamiento se creó el Equipo de Dinámica de Parejas (DIPAR).
    Por esa época se iniciaba el PRIMER PLAN NACIONAL DE PASTORAL, que tenía por objetivo de pastoral familiar: “Educar la familia en los valores humanos y cristianos desde Evangelio para que descubra y realice su identidad como Iglesia doméstica y sea fermento de una sociedad nueva”.
    DIPAR  no solamente asumió  este objetivo sino que estableció el carisma de un servicio parroquial  incondicional en donde a los participantes solo se les reclamaba  ser pareja de hombre y mujer que vivieran bajo un mismo techo;  y al Equipo, asumir el compromiso de que con su testimonio de vida y su instrucción pudieran comunicar los valores del objetivo de la Pastoral Familiar para promover hogares sólidamente constituidos, y no actuar por cuenta propia sino por encargo de su Párroco
    Con parejas de DIPAR y  personas de otros grupos, Alicia inició la comunidad Miembros Asociados al Instituto Secular Nuestra Señora de La Altagracia (MAINSA).
    La última comunidad fundada por Alicia, ya nonagenaria,  fue el grupo SOMOS.
    De Alicia se conoce un currículum bastante extenso. Pero su biografía es muy poco conocida por el discreto principio cristiano, señalado en el capítulo 6 del Evangelio según San Mateo: “Cuando tú hagas limosna,  no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha”.

    Alicia fue  una excelente comunicadora y le gustaba escribir; pero no para la prensa, sino persona a persona; con el mismo texto se dirigía a mucha gente. Y, en algunos casos, se comunicaba frecuentemente con la misma persona. La mayoría de esos numerosos mensajes, solo son conocidos por sus destinatarios.
    Sería saludable, para las diversas opciones vocacionales, que los poseedores de estos mensajes, como también de acciones que incidieron en la educación en los valores del humanismo cristiano en estos agentes, sean  dados a conocer a otras personas, en sintonía con la enseñanza que propone san Pablo en el Capítulo 13 de su Carta a los Hebreos: “Acuérdense de quienes los dirigían, ellos les transmitieron la Palabra de Dios; miren como acabaron sus vidas e imiten su fe. Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos”.

    Alicia y su amor al prójimo
    Apoyándome en el capítulo 22 del Evangelio según San Mateo, creo que Alicia es una persona referente  para comunicar el  amor a Dios y al prójimo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente… Amarás al prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen  la ley entera y los profetas”.
    En el ámbito parroquial, la capilla de las altagracianas sirvió de templo al principio de crearse la parroquia; y, Alicia, fue de las primeras catequistas. A nivel de la Arquidiócesis,   siendo presidenta de la UNCC  insistió en que los colegios que la integraban   estuvieran vinculados a las parroquias. Y  ella puso el ejemplo. Como comportamiento ministerial, cuantas veces se criticó a un  sacerdote en mi presencia, siempre se expresaba en estos términos: “con el sacerdote se coopera pero nunca se murmura a espalda suya”.  
    Alicia compartía sus posesiones espirituales y materiales. Y cuando tenía algo que le agradaba, sentía un impulso por ofrecer  algo semejante  a quienes entendía que carecía de tal cosa.

    EN RESUMEN, como hablo en primera persona, me atrevo a proponer al  Instituto Secular Nuestra Señora de la Altagracia, instalar BUZON DE SUGERENCIAS para recoger los correos que personas pudieran enviar sobre sus encuentros personales con Alicia. ADH 808

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    PUBLICIDAD

    PUBLICIDAD

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).