• Noticias

    La participación en la Biblia

    Biblia | P. William Arias 



    La participación en la Biblia  

    Este término en la Biblia es un tanto complejo, ya que está dentro de un campo léxico que tiene que ver mucho con el término griego koinonia, que es bastante conocido como ´´comunión´´, pero el espectro del término es amplio: primeramente koinonia no solo equivale a ´´comunión´´, sino también a ´´participación´´, como nombre concreto, luego el verbo koinoneo, a la vez que significa ´´compartir´´, significa también ´´participar´´, y el nominativo y adjetivo koinonos corresponde a ´´compañero´´ a ´´partícipe´´. El campo se amplía más cuando vemos que los verbos griegos metexo y metexein, también tienen que ver con participación, al igual que las palabras meros y meris, con esto se ve que la exegesis referida a participación en las Sagradas Escritura no están simple, ya que en el Antiguo Testamento no hay un término así en hebreo que se le pueda colegir, a la hora de analizarlo nos tenemos que restringir al Nuevo Testamento, sobre todo en los escritos de Pablo,  en Hebreos, 1-2 de Juan, 1-2 de Pedro y una vez en Mateo, Lucas y Hechos; pero en sí debemos situarnos en las implicaciones que tiene el término koinonia, es decir: comunión-participación en el orden bíblico caminan juntos.

    En Pablo koinonia designa diversas relaciones comunitarias que surgen por la común participación y que se constituyen como una acción recíproca de dar participación o de tener participación, es decir, la relación de comunión resulta de la participación común. El Apóstol lo ilustra en algunos textos, tales como: -Romanos 15, 27: la participación-comunión es algo recíproco; -1Corintios 10,16-18: comunión entre los que participan en la cena del Señor, los que participan entran en comunión con Cristo; -2Corintiós y Filipenses 3,10: Comunión mediante la participación en el Espíritu (a través de la compenetración y la misericordia); -Galatas 2,10 y 2Corintios 9,13: la comunión tiene su base en la participación común en la proclamación del evangelio y debía expresarse visiblemente, en la colecta acordada por Pablo para ayudar a la comunidad de Jerusalén, la participación en la colecta es un aporte a la comunión entre las comunidades; -Filemón 6: la participación en la fe (el término koinonia es clave para entender esta carta); y -Filipenses 1,5: participación comunitaria en el evangelio.

    En la  2Pedro 4,13 y Filipenses 3,10, se habla de la participación en los sufrimientos de Cristo, en vista a una futura comunión con él. La misma idea se subraya en la  2Pedro 5,1 y en 1Corintio 1,7. En este aspecto de la participación, en relación a los padecimientos de Cristo, se establece un nexo teológico en cuanto a la participación en las cartas de Pedro y en los escritos paulinos.

    En conclusión, al parecer la vivencia comunitaria en la ´´comunidad´´, conlleva una participación activa por parte del creyente en lo tocante a su contribución a la expansión del evangelio, en la cena del Señor (la eucaristía y también los demás sacramento), en el cargar la cruz de Cristo cada día y en el servicio a los hermanos, y dicha participación conlleva también, un desprendimiento vital de sí, visible en bienes materiales, para el sostenimiento de la comunidad y de los hermanos en necesidad. ADH 808.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...