• Noticias

    Y después de la lluvia, ¿qué?

    Cotidianidades | P. Eulide Garcia msc 



    ¿Y después de las lluvias qué?  
    El mes de noviembre de 2016 será recordado por mucho tiempo en la Republica Dominicana, muy especialmente la zona del cibao y será recordado por la gran cantidad de lluvia caída; se cree que ha sido el mes más lluvioso en las últimas décadas, dejando como consecuencia pérdidas millonarias en la agricultura, en la estructura vial, así como en las viviendas. Los daños han sido cuantiosos y han llevado al gobierno a recurrir a préstamos (aunque eso de préstamos es lo rutinario en el gobierno, que para todo recurra a ellos). Entre las provincias más afectadas están Puerto Plata, Espaillat, María Trinidad Sánchez y Santiago.

    La naturaleza expresa su dolor
    Los fenómenos naturales en ocasiones reflejan el malestar de la naturaleza, es su clamor para que la respetemos y no continuemos el maltrato que le ocasionamos. Esa cantidad de lluvia no era más que las lagrimas de dolor por los abusos cometidos con quien nos proporciona la vida. El ser humano tiene un compromiso desde la creación y ese compromiso es saber convivir con la madre tierra; cualquier daño cometido contra ella traerá la respuesta en manifestaciones de “ira”, y en este caso, para algunos fue un castigo de Dios por los daños causados a diario; daños visibles, solo basta ver las montañas desforestadas, sin protección; por eso cualquier llovizna trae una riada, pues esa lluvia caída no encuentra en el suelo una capa que logre retenerla.
    Otro mal que le estamos causando es el haber convertido las grandes ciudades en verdaderos  basureros; no es extraño que después de un aguacero e inclusive desde el momento que llueve, por nuestras calles comience a correr un poquito de agua acompañada de gran cantidad  de basura y si hay una cañada cerca ahí, es que la cosa es grande, hasta el extremo de tapar puentes o alcantarillas o los hidrantes. Lo cierto es que ensuciamos el ambiente en que vivimos, incluso vemos como desde vehículos sus ocupantes lanzan a la calle todo tipo de desperdicios, desde botellitas plásticas, vasos, fundas o bolsas, etc.

    La lluvia "desnudadora" de pobreza
    Una de las cosas buenas que tiene la abundancia de lluvia es que deja al descubierto la realidad de pobreza que envuelve a nuestras ciudades; ante la alerta de un fenómeno natural, especialmente en la temporada ciclónica, se hace una llamada a las personas que viven a las orillas de ríos y cañadas a tener cuidado o abandonar el lugar. Igualmente a los que viven en zonas vulnerables: tomar las precauciones de lugar ante posibles deslizamientos de tierra. No se alerta a ricos, pues no viven a orillas de los ríos, de una cañada o cerca de un barranco, esos lugares son reservados a los pobres, a los marginados que han dejado la zona rural para buscar vida a las periferias de las ciudades y se va a vivir a donde otros no quieren. Hacia ahí los empuja la sociedad excluyente. Y para descubrir donde viven estos marginados es necesario que se den estos fenómenos naturales de lluvias, tormentas o huracanes, de lo contrario nadie se enteraría excepto  los vecinos que viven en la misma condiciones.

    ¿Y después de las lluvias qué?
    Hay un refrán que se nos aplica a nosotros: “el dominicano pone candado después que le roban”, ojalá las autoridades dominicanas puedan poner el candado ahora después de este desastre. Posiblemente dirán algunos lectores partidarios del gobierno que éste no puede impedir que llueva; es verdad que no puede impedir que vengan temporales de lluvias, pero sí puede impedir que no cause tantos daños. ¿Cómo lo impide?: a) construyendo viviendas y reubicando a todas esas familias en lugares seguros e impidiendo que otros ocupen esos lugares vulnerables dejado por la familia sacadas; b) construyendo más presas para evitar las crecidas de los ríos, que no afecten los poblados y la agricultura. El río Bao, le entra a la presa de Taveras y hace años que se anuncia e inclusive se comenzaron los trabajos para la presa Bao/Jagua, que disminuiría la entrada de agua a la presa Taveras cuando hay temporal de lluvia. Se debe invertir en construcciones de presas con la finalidad de producir más energía y sistemas de reguío donde lo permita la situación, de esta manera se sigue evitando que haya tanto desbordamientos de ríos que a la larga producen tanto daños humanos y materiales, hay que aprender a poner candado antes que se siga robando… ADH 808

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...