• Noticias

    Biblia y Aborto

    Biblia | William Arias
    Biblia y Aborto

    La palabra aborto la encontramos una sola vez en la Biblia en Job 3,16, aunque algunas versiones bíblicas como la de Jerusalén en 1Cor 15,8 usan esta palabra, pero la traducción correcta debe ser nacido fuera de tiempo; la palabra abortivo también aparece una vez en Qohelet o Eclesiastés 6, 3 y el término aborte aparece dos veces Ex 23,26 y Os 9,11. En Exodo está como una señal de bendición del Señor para con el pueblo de Israel antes de entrar en la tierra prometida, es decir, no permitir que una mujer aborte, lo ve en clave de enfermedad, tal parece que el autor sagrado tiene en cuenta el aborto indirecto, espontáneo  no provocado.

    Esto nos señala que la Biblia no tiene en sí una definición directa en lo tocante al aborto, pero sin embargo la palabra vida aparece 596 veces en la Biblia, lo que nos lleva pensar, que aunque no haya definición en cuanto a este tema, la Biblia es pro-vida, pues cuando los autores sagrados repiten mucho un término esto no quiere decir que es que no encuentran sinónimos para el mismo, sino que quieren acentuar la fuerza, validez y significación del término, que es lo que se ha dado con la palabra vida.

    Desde el mismo capítulo primero del libro del Génesis se nos presenta a Dios creando y dando vida y al final de cada ración de vida dada por Dios, el autor sagrado afirma que el mismo Dios ve que es bueno, por lo tanto la vida se nos ha dado como regalo de Dios, sobre todo la vida humana, de la cual solo somos administradores, no dueños y por lo tanto ni podemos disponer de nuestra propia vida, ni de la vida de los demás, por eso todo suicidio es condenable al igual que todo aborto que usurpa y destruye la vida en germen.

    Los profetas son unos defensores a ultranza de la vida, sobre todo de la calidad de vida de la gente del pueblo de Dios, pero es en los libros sapienciales donde a partir de la misma vida se llega a la revelación grande de Dios, se nos recuerda que la vida es un soplo, y que en su manos es que ella está (Job 7,7 y 11,17), no en las manos nuestras para determinar, cuando comenzarla o acabarla o en este caso de la problemática abortiva, determinar cuándo es que hay o no hay vida. Así los Salmos alaban y cantan la vida dada por Dios y en medio de todo lo viviente destacan la grandeza de la vida del ser humano (Sal 8).

    En el Nuevo Testamento se nos señala la vocación grande de Cristo que es la de dar vida (Mc 10,45) y el objetivo primordial de la misión de Jesús es que todos los hombres tengan vida y la tengan en abundancia (Jn 10,10). En todo los evangelios sobre todo San Juan la palabra vida con su calificativo muchas veces de vida eterna, resuena en todo el evangelio, teniendo en cuenta que para Juan esa vida eterna es vida aquí y ahora en el momento en que se acepte a Jesús, y que mejor muestra de esta aceptación cuando se es un defensor de la vida, sobre todo, de la vida en gestación de aquel que todavía no ha venido a este mundo y como dice una canción: nadie sabe si en ese que va a venir viene la solución de todo y todos o el invento tan esperado que revolucionará y hará mejor nuestras vidas o el  hombre o la mujer que trae la fórmula para vencer las enfermedades y epidemias que asolan la humanidad, como el cancer o el sida, pero lo más fundamental, si el Dios de Jesús y nuestros padres han permitido que tengamos vida ¿por qué impedírsela a otro? ADH 810.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    PUBLICIDAD

    PUBLICIDAD

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).