• Noticias

    Por 13 razones

    En Familia | Mariely Maxwell

    Por 13 razones 
    Existe una serie nueva que se transmite por internet, la serie se llama en inglés 13 Reasons Why. Comencé a verla y recordé algo que me sucedió en la adolescencia.
    La serie trata de una joven que se suicida y cuando decide quitarse la vida comienza a grabar siete casetes. En las cintas graba las razones por las que decide quitarse la vida. Cada lado de las cintas narran lo que cada persona hizo o dejó de hacer por ella.
    La joven fue rechazada sistemáticamente por ser nueva en la escuela, recibió acoso por enamorarse de la persona equivocada y las personas sencillamente se hacían eco de las mentiras y burlas que surgían sobre su persona. Y todo pasaba sin que sus padres se dieran cuenta.
    Lo que está serie me hizo recordar fue un episodio que viví con una de mis grandes amigas de la infancia. Una persona muy especial, la cual decidió quitarse la vida, pero antes de hacerlo me hizo jurarle que no revelaría un secreto, bajo juramento me contó la decisión que ella había tomado. Recuerdo que pasé horas tratando de convencerla de no hacerlo. Yo quería decirle a mi madre y a su padre, pero no podía romper la promesa de no decir nada hasta el amanecer.
    Esa noche, oré con la convicción de que Dios enviaría a sus ángeles a protegerla, le pedí a Dios que no le permitiera cometer ese error. Al día siguiente, a las 7 de la mañana, mi amiga estaba en la puerta de mi casa. Mi madre sorprendida me despertó. Cuando salí a la galería de la casa, ella me preguntó "¿Qué hiciste?" Yo le contesté: "oré por ti, le pedí a Dios que no te permitiera morir". Ella me dijo que yo no tenía derecho, y que en ese momento iba a ir a tirarse al mar.
    Como mi promesa me impedía hablar hasta el amanecer, ya libre del juramento, le conté a mi madre. Llamamos a una de sus hermanas. En ese momento todo fue más fácil para mí. Porque pude compartir mi preocupación. Mi amiga se salvó y gracias a Dios todo quedó en un simple susto.
    Sin embargo, con el paso del tiempo, he podido comprender que cometí un grave error, debí hablar con mi madre y su hermana desde la noche antes. Sé que Dios fue el que logró evitar la tragedia, pero nunca debemos permitir que una promesa pueda costarle la vida a una persona amada.
    Por eso en la Biblia Jesús nos llama a no jurar, a que nuestra palabra sea sí o no. Como padres debemos estar atentos al humor de nuestros hijos, principalmente de los adolescentes. Son sumamente sensibles e impresionables. Saber la razón por la que mi amiga había tomado esa decisión me hace saber que a los 14 o 15 años la vida se ve muy difícil y diferente. La vida se ve complicada, no se tiene claro lo que se desea lograr. Los amigos, amigas, novios o novias, se convierten en todo el mundo. La aprobación de los demás se hace indispensable. Los que no tienen un grupo al cual pertenecer se sienten excluidos. Es una etapa difícil en la vida.
    Pero, esta etapa también es la que define cómo actuaremos cuando seamos adultos, por eso como padres es importante estar presentes en la vida de los hijos adolescentes. Acorde a lo aconsejado por Tony y Lisseth Orozco de disciplina positiva, al adolescente hay que dejarlo expresarse. Permitirles vivir su transformación e individualización. Darles el espacio para definir su personalidad les permitirá madurar adecuadamente. Mantener abierto el canal de comunicación y hacerles entender que como padres siempre estarán presentes.
    En conclusión, siendo mayo el mes de las madres vemos un reto en saber manejar adecuadamente la etapa de la adolescencia. Las madres tenemos un don especial, Dios nos dotó de uña amor sin límites, una entrega sin límites. Debemos recordarlo siempre, aún en los momentos más difíciles. Existen muchos tipos de madres, las mamás gallinas, las madres ausentes, las madres con horarios complicados... Pero madre sólo hay una y como madre estamos llamadas a ser el apoyo idóneo de nuestros hijos. Principalmente en la adolescencia.
    ¡Felicidades a todas las madres en su mes!
    Adh 812

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...