• Noticias

    Pregonando al Resucitado

    Espiritualidad Litúrgica | Roberto Núñez, msc


    Pregonando al Resucitado
    «Ésta es la noche en que, rotas las cadenas de la muerte, Cristo asciende victorioso del abismo» (Pregón pascual).   

    Continúan vivas aún en nuestros oídos y corazones las voces que anunciaban, solemnemente, en la Vigilia Pascual, la Resurrección del Señor. En la alegría de la Pascua recibimos al mes de mayo y les propongo para la reflexión algunas ideas en torno al Pregón pascual.
    San Agustín llamó a la Vigilia pascual “la madre de todas las vigilias”. Y, la verdad, que acercarse al contenido teológico de esta celebración, cumbre de nuestra fe en Cristo, será siempre ocasión para volver sobre el Misterio Pascual. Y uno de los elementos que me impresiona cada vez más dentro de esta solemne liturgia es el Pregón pascual.
    Este magnífico canto, que también se le ha llamado Exsultet (exulten), por la palabra con que empieza el texto en latín, es un canto rebosante de fe, de lirismo y de gozo. Para poder saborear plenamente la riqueza de sus contenidos y la belleza de sus imágenes, es muy importante que la asamblea esté preparada para la celebración pascual y, además, que el ministro que lo proclame sepa entonarlo con ese sello que solamente el Espíritu puede dar, más que la dicción el arte del canto.
    El pregón es el anuncio gozoso de Cristo nuestra Luz, al inicio de la vigilia. El cantor lo proclama desde el ambón, por lo tanto al lado del Cirio encendido, y toda la comunidad reunida con sus velas encendidas en las manos. Se proclaman las alabanzas de la noche maravillosa que la comunidad comienza a celebrar. Noche en la cual anuncia el evangelio la resurrección del Señor.
    La Vigilia debe desarrollarse de noche, por su carácter pascual. Está llamada a significar el “paso”. Su simbolismo del paso de las tinieblas a la luz; el día que vence la noche; el paso del pueblo de Israel de la esclavitud a la libertad; el paso de Cristo de la muerte a la vida gloriosa; el paso de los creyentes en Cristo del pecado a la vida divina. Y toda esta realidad es la que canta solemnemente el Pregón.
    Por eso nos encontramos con afirmaciones tan relevantes como éstas: «Esta es la noche en que libraste a los hijos de Israel, nuestros padres, de la esclavitud de Egipto, y los hiciste pasar a pie seco por el mar Rojo. Ésta es la noche en que la columna de fuego esclareció las tinieblas del pecado. Ésta es la noche en que, por toda la tierra, los que confiesan su fe en Cristo son arrancados de los vicios del mundo y de la oscuridad del pecado, son restituidos a la gracia y son agregados a los santos. Ésta es la noche en que, rotas las cadenas de la muerte, Cristo asciende victorioso del abismo».
    Finalmente, resalto toda la riqueza teológica de este impresionante canto. «Proclama solemnemente, en el gozo de la luz de Cristo resucitado, las fiestas pascuales; anuncia el mensaje de la Resurrección y celebra con una espléndida plegaria de acción de gracias las maravillas realizadas por Dios en esta noche santa, vértice de toda la historia de la salvación: el pecado de Adán, del cual hemos sido redimidos por la sangra de Cristo; las figuras de la redención: el cordero, el paso del mar Rojo, la columna de fuego. El himno pasa a celebrar de modo altamente poético la victoria pascual de Cristo llegar a las conocidas expresiones: “¡Realmente necesario fue el pecado de Adán, que ha sido borrado por la muerte de Cristo! ¡Feliz culpa que mereció tan gran Redentor!”
    El canto pasa a celebrar la liturgia del cirio “que ofrece la Iglesia (al Padre) por manos de sus ministros, fruto del trabajo de las abejas, símbolo de la nueva luz”. Que este cirio, pues, “el lucero matinal lo encuentre ardiendo, ese lucero que no conoce el ocaso y es Cristo, tu Hijo resucitado, que al salir del sepulcro brilla sereno para el linaje humano, y vive y reina glorioso por los siglos de los siglos” ».[1]       ADH 812



    [1] Bergamini, Augusto. Cristo fiesta de la Iglesia. Ed. San Pablo, Bogotá 1995. Pg 379-380.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    PUBLICIDAD

    PUBLICIDAD

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).