• Noticias

    Conferencia Magistral de Mons. Barreto Jiménez

    NOTA DE PRENSA
    5 de junio de 2017


    Santo Domingo, R.D.- La Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) y la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), realizaron una actividad conjunta en ocasión de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, en la que se hizo el lanzamiento oficial del documento de la Sub-Comisión Nacional de la Pastoral de Ecología y Medio ambiente de la CED: “República Dominicana: nuestra casa común”.
    Además, fue dictada la conferencia magistral: “Experiencia de la REPAM en el Cuidado de los Recursos Naturales”, por Su Excelencia Monseñor Pedro Barreto Jimeno, Arzobispo Metropolitano de Huancayo, Perú y Vice-presidente de la Red Eclesial Panamazónica.
    Durante la actividad, la Iglesia, a través de su documento, hizo un llamado a las autoridades del gobierno y a las instituciones de la sociedad civil para que multipliquen los esfuerzos en favor de proteger los recursos naturales y erradicar toda situación que degrade o destruya la dignidad del ser humano.

    El documento también indica que la falta de una política territorial es principalmente la raíz del desorden ambiental, que afecta no sólo los recursos naturales de manera integral, sino también a la ecología del ser humano, agravada por la corrupción y el robo de los recursos económicos del Estado.

    El documento, titulado “República Dominicana: nuestra casa común”, fue dado a conocer en un acto celebrado en la PUCMM, del Campus Santo Tomás de Aquino, luego de una conferencia sobre la conservación de los recursos naturales, dictada por el arzobispo metropolitano de Huancayo, Perú, monseñor Pedro Barreto Jimeno, vicepresidente de la Red Eclesial Panamazónica del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

    “Hagamos el esfuerzo necesario para proteger nuestros recursos naturales, de modo que podamos vivir conservando nuestra casa común dominicana, con toda la belleza, pureza y perfección con que Dios la creó”, dice el documento, tras enumerar una serie de males y acciones “que causan graves e irreparables daños al medio ambiente y al ser humano”.

    Entre estas acciones “negativas” y “deshumanizantes”, la Sub-Comisión de Ecología y Medio Ambiente de la CED citan el descuido, la ignorancia, la irracionalidad, la avaricia, la explotación, la agresividad, la perversidad y la impiedad, y sugieren que se adopten medidas concretas y que se formen entes reguladores que eviten el desorden y el deterioro medioambiental que afecta al país.

    Denuncian que hay mucha “confusión y caos” en la propiedad y tenencia de la tierra, debido a la inconsistencia de la ley de Registro Inmobiliario que favorece dos sistemas paralelos en la legalidad de la tenencia de tierra, y que en toda la geografía nacional se realizan actividades económicas intensivas que afectan el equilibro de los ecosistemas, siendo la “extracción descarada” de agregados de los cauces de los ríos uno de los peores daños.

    Ecología humana
    Con respecto a las personas, afirman que la “ecología humana” tiene que ser lo primero, porque ésta implica la necesaria relación de la vida del ser humano con la ley moral escrita en su propia naturaleza, ya que existe una «ecología del hombre» porque «también el hombre posee una naturaleza que él debe respetar y que no puede manipular a su antojo», como afirmara el Papa Benedicto XVI.

    “El robo sistemático del erario público por políticos sin escrúpulos y empresarios aprovechados”, que exhiben “grandes fortunas adquiridas sin sacrificio alguno y de manera impune, es uno de los grandes atentados a la ecología humana”.

    En este sentido, el documento agrega que como consecuencia de esta práctica corrupta contra la población miles de familias viven sumergidas en la más vil miseria, con una vida prácticamente inhumana, y que más del 30% de los dominicanos se encuentran en situaciones de extrema pobreza, viviendo en arrabales y a orillas de ríos y cañadas llenos de contaminación.

    Citaron el narcotráfico entre los frentes que atacan y destruyen al ser humano, el cual, afirman, es impulsado y apoyado por sectores de poder que buscan saciar sus ansias ilimitadas de riqueza fácil, cuyas actividades funcionan como un mecanismo de destrucción masiva que pone en riesgo no sólo la convivencia social, sino la misma vida de los ciudadanos.

    “En República Dominicana, con puntos de venta de droga en todos los rincones del territorio nacional, y más aún, a la vista de las autoridades civiles y policiales, se está llegando ya a niveles intolerables”, agregan los obispos.

    Asimismo, califica la ideología de género como otro grave elemento de degradación del ser humano, señalando que bajo el pretexto de una supuesta “superpoblación mundial”, las élites poderosas de las naciones ricas han creado métodos para controlar, reducir y hasta eliminar en muchos casos, los procesos de reproducción de la vida humana.

    El tema del aborto y otras desviaciones, promovidos en estos últimos tiempos, a través de la ideología de género, son realidades totalmente deshumanizantes contra la vida humana y contradicen el verdadero sentido de conservación del género humano, dice el documento.

    Destacan que en su encíclica sobre la tierra, el Papa Francisco, señala que debemos “aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana”.

    Política ambiental
    Según la CED, la política ambiental no está del todo clara, particularmente en los temas forestales, y que causa mucha preocupación que aún exista un continuo tráfico de madera sin el debido control, los que se agrava con el problema de que casi todos los bosques naturales son presa del comercio ilícito de carbón vegetal.

    Entre otros graves problemas, los obispos refieren el mal manejo de pesticidas que afectan la salud de los obreros agrícolas, de las áreas protegidas y la explotación de especies para favorecer empresas y a particulares, así como el mal manejo de la basura y los desechos sólidos.

    Sobre el conferencista
    El 17 de julio del 2004, el Papa Juan II lo nombró Arzobispo Metropolitano de Huancayo.  Toma posesión de la Arquidiócesis el 05 de setiembre del 2004
    En el 2005 participó en Roma en el Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía.
    Por iniciativa del Arzobispado de Huancayo, se instaló en marzo del 2005 la Mesa de Diálogo: “Solución Integral y Sostenible al Problema de Salud Ambiental y Laboral en la Oroya y Cuenca del Río Mantaro agrupando a más de 200 instituciones del Estado y la sociedad civil de la Región de Junín; de la cual es Coordinador.
    ·                    Presidente de la Mesa de Dialogo Ambiental de Junín. MEDIAREJ.
    ·                    Coordinador de la Mesa Interinstitucional de Reflexión y Acción por la Paz MIRAPAZ.

    ACTUALMENTE asume  los cargos de:
    ·                    Arzobispo Metropolitano de Huancayo.
    ·                    Miembro del Departamento de Justicia y Solidaridad de la
    ·                    Conferencia Episcopal Latino Americano  - CELAM.
    ·                    Segundo Vice – Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, CEP para
    ·                    El Período del 2015 al 2018
    ·                    Miembro del Pontificio Consejo de Justicia y Paz del Vaticano.
    ·                    Coordinador de la Red Eclesial Pan Amazónica. REPAM

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...