• Noticias

    Incremento salarial para calidad de Vida

    Humanismo Integral | Ignacio Miranda 


    Incremento salarial para la calidad de vida integral centrada en el trabajo  
    El fin legítimo de la Economía es satisfacer las necesidades reales de todos los seres humanos. Los medios para alcanzar ese objetivo son bienes y servicios que, para producirlos, demandan recursos, comenzando por el trabajo.
    Trabajo es esfuerzo humano orientado hacia  una  calidad de vida a nivel de excelencia y sostenibilidad. Dicho con otras palabras vivir a plenitud durante toda nuestra existencia, que comienza por respetar la vida, puesto que los muertos no padecen necesidades.
    Mantener un alto nivel de vida es tarea común de todos los agentes económicos, comenzando por el Estado, los consumidores y la empresa que integra a inversionistas y trabajadores que, regularmente, trabajan bajo condición de dependencia en una relación empleador-empleado, salvo el caso del trabajador por cuenta propia, cuyo éxito radica en saber dirigir su pequeña o mediana empresa con capacidad gerencial orientada por los valores de eficiencia y eficacia.
    Un principio fundamental de la Economía establece que las necesidades son absolutamente ilimitadas mientras los bienes que las satisfacen son relativamente escasos y, en consecuencia, se requiere siempre el uso racional de todo recurso. En otras palabras, el bienestar exige laboriosidad en el trabajo y austeridad en el consumo.
    Incremento salarial y mejor calidad de vida, podrían entenderse  como términos equivalentes. Sin embargo, en la práctica no solo no es así sino que frecuentemente resultan antagónicos. Algo parecido a lo que ocurre con el incremento del producto interno bruto (PIB)  y la falacia del bienestar.
    A pesar de la supuesta bonanza que comunican  algunos sectores privilegiados,  y de la real existencia de abundantes recursos naturales, humanos y hasta financieros, lo cierto es que, mientras “unos pocos tienen mucho”, la mayoría posee muy poco. ¿Por qué? Por la falta de práctica del valor de la equidad, que se enraíza en la justicia y produce como fruto la paz.
    La equidad que proponemos tiene nombre y apellido: Equidad integral que significa la brecha más cerrada posible entre los polos opuestos: laboriosidad-retribución, salarios máximo-mínimo,  bienes-dinero, costo-precio, oferta-demanda, tasas de interés activa-pasiva, discurso-acción, derechos-deberes, etc.                                           
    Noticias contra la vida
    Proponemos una lectura meditada de las principales noticias que aparecen cotidianamente en nuestros periódicos. Recomendamos usar  el método prospectivo que nos enseña analizar la realidad presente para asumir un proceso de conversión capaz de cambiar lo indeseable y así  alcanzar un futuro más humanizado.
    Entre esas noticias, se repiten los antivalores de la violencia, endeudamiento, juegos de azar, mentira, promesas incumplidas, corrupción, despilfarro, dependencia, ofensa a la identidad nacional, irresponsabilidad, , delincuencia, complicidad, impunidad.
    MENSAJES QUE EDUCAN PARA LA CULTURA DE LA VIDA  CENTRADA EN EL TRABAJO
    “Para el día séptimo había concluido Dios toda su tarea; y descansó…. Bendijo Dios el día séptimo y lo consagró, porque ese día Dios descansó de su tarea de crear” (Génesis 2).  
    “No he deseado dinero, oro ni ropa de nadie; saben por experiencia que estas manos han ganado lo necesario para mí y mis compañeros. En todo les he hecho ver que hay que trabajar así para socorrer los necesitados, acordándonos de las palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir” (Hechos 20).   
    “No hemos vivido entre ustedes sin trabajar, no pedimos a nadie un pan sin haberlo ganado sino que trabajamos y nos fatigamos día y noche para no ser una carga para ninguno de ustedes…  quisimos darles un ejemplo para imitar… les dimos esta regla: el que no quiera trabajar que no coma… Ahora nos hemos enterado de que algunos de ustedes viven sin trabajar, muy atareado en no hacer nada” (II Tesalonicenses 3.   
    “Hacer ese mundo más justo significa, entre otras cosas, … que no haya sistemas que permitan la explotación del hombre por el hombre o por el Estado; que no haya corrupción, que no haya a quien le sobre mucho, mientras a otros inculpablemente les falte todo; …que no haya injusticia y desigualdad en la impartición de la justicia; que no haya nadie sin amparo de la ley y que la ley ampare a todos por igual”  (Papa Juan Pablo II, Plaza de la Independencia, 25 -1-1979). 
    “Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos”. (Vetilio Alfau Durán: Ideario de Duarte). 
    De nuestra parte reiteramos una propuesta que,  por diversos medios hemos hecho. Esta vez citamos algunas líneas del Capítulo IV de nuestro libro Economía Solidaria que, aunque fue escrito en el 2009, hoy tiene más utilidad que hace 8 años:
    Los funcionarios públicos, deben ser seleccionados bajo el criterio de calidad total, lo cual supone que cada uno debe encarnar con toda fidelidad el cargo desempeñado.
    La estructura del Estado Dominicano, debe acomodar sus leyes, tanto la Constitución como las adjetivas, a la identidad nacional establecida en el Ideario de Juan Pablo Duarte, Padre de la Patria, que nos ha legado este principio: “La Nación dominicana es libre e independiente y no es ni puede ser jamás parte integrante de ninguna otra Potencia, ni el patrimonio de familia alguna propia ni mucho menos extraña”.
    Este principio puede ser la raíz para establecer un criterio de estructura administrativa, orientada por la justicia, la equidad y la eficiencia.
    En diversas ocasiones hemos propuesto una estructura para el Poder Ejecutivo integrada de  esta Manera: Presidencia, Vicepresidencia, Consultoría Jurídica y las Secretarías de la Presidencia, Educación, Salud, Agricultura, Industria y Comercio, Trabajo, Finanzas, Obras Públicas, Fuerzas Armadas, Interior, Exterior,  Desarrollo, Deporte.
    A cada una de estas Secretarías corresponderían dos subsecretaría, una técnica y otra administrativa; y las direcciones generales necesarias para una administración eficiente en función del bien común. Secretaría sin Cartera, cargos con rango de Secretario de Estado, etc., todo eso sobra, y, ni que decir de las numerosas subsecretarías.
    Estas cargas innecesarias al pueblo que financia su Gobierno, tiene un carácter básicamente de posición social, política y, sobre todo económica, prejuicio y perjuicio que se que se resolverían estableciendo un sistema de de equidad que establezca estos criterios:
    a)      ninguna función estatal puede ser retribuida por encima de la de Presidente de la República; b) los Secretarios de Estado y Presidentes de Entidades Paraestatales, tendrán una retribución de 80% por debajo del Primer Mandatario; los Subsecretarios, 70% y los Directores Generales 60%; el salario mínimo no será inferior al 10% sobre el máximo;  los viáticos y gastos de representación serán aplicables desde el salario mínimo hasta el máximo, no en una suma fija, sino hasta un nivel y se pagarán mediante  comprobantes que sustenten y justifiquen los desembolso
    Los organismos estatales descentralizados  y sus empresas, deben guiarse por una estructura similar a la del Estado.
    BREVE COMENTARIOS. Estos mensajes solo tienen la intención de invitar al concluir el “Mes de la Patria”, a una reflexión sobre la calidad de vida integral a partir de la identidad nacional. Haré unos breves comentarios a modo de motivación.
    No es la cantidad de dinero lo que define el bienestar, sino el ingreso real que supone el poder adquisitivo y servicios adicionales calificados que recibe el trabajador, tales como salud, instrucción personal y familiar,  facilidad para organizarse en cooperativas u otra forma de economía solidaria, educación presupuestaria para el uso racional de sus ingresos.
    EN RESUMEN, para alcanzar una calidad de vida integral, dotada de los valores de excelencia y sostenibilidad, no basta con promesas y discursos, muchas veces incumplidos, sino contar con personas capaces de conjugar los verbos PENSAR, SENTIR, HABLAR Y ACTUAR,  en  coherencia con el respeto a la dignidad de la persona humana, incluyendo a todos los miembros de la sociedad, comenzando por  conductores dignos  que encarnen las funciones que ocupan, a todos los niveles, desde la familia, pasando por los cuerpos intermedios hasta llegar  a los medios de comunicación, el Estado, las Iglesias. ADH 811.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...