• Noticias

    Un héroe llamado Papá

    En Familia | Mariely Maxwell 

    Al héroe que los niños quieren tener en su hogar


    Un héroe llamado Papá
     ¿Por qué Jesús nos presenta a Dios como padre?

    Julio es el mes de los padres, los abnegados, los distantes, los que ríen, los que lloran la ausencia de sus vástagos, los que siempre están presentes... este es el mes en la República Dominicana de los héroes que día a día luchan por sacar adelante a su familia, los héroes que sobreviven para darle un techo digno donde crecer a sus hijos. Los padres son hombres de carne y hueso, hombres que han tenido la valentía o la osadía de aceptar que una vida nueva llegue a este mundo y darle su apoyo con amor.
    Es innegable que muchas personas no tienen la mejor de las experiencias con su padre. Muchos no han conocido a su padre biológico o desearían no conocerlo. Así mismo, en la Biblia encontramos ejemplos de padres que no fueron el dechado de perfección. El rey David no fue el padre ideal para su hija Tamar, la cual no recibió de su padre el apoyo que esperaba al ser ultrajada por su medio hermano Amnón. Quién le hizo justicia fue su hermano Absalon. Sin embargo, David es el hombre al que Dios llamó "un hombre conforme a su corazón". Es decir, el rey David era un hombre bueno, que amaba a sus hijos, con múltiples virtudes y pecados.
    A pesar de todos los errores del rey David, su compromiso y entrega hacia Dios lo hizo merecedor del honor de tener un descendiente que llevara en su vientre al hijo de Dios. Así, podemos ver que cada padre a pesar de sus errores debe tener la oportunidad de encontrarse con sus hijos. Muchas veces los problemas de las parejas lo sufren los hijos. Sobre todo en nuestra sociedad.
    Pero, Jesús nos habla de un padre comprensivo, que le da su herencia al hijo menor para que este parta y la gaste. Pero un padre que es capaz de perdonar al hijo que le exigió el dinero que no había trabajado. Un padre que se alegra cuando el hijo perdido regresa a casa. Y, sin ningún requisito, lo recibe con los brazos abiertos y con una fiesta. Ese es el padre que todo hijo desea tener.
    El padre ideal para todos los hijos es aquel que está presente mientras el niño crece. Es el que provee el sustento económico que su vástago necesita, pero también es el que se convierte en el héroe que el niño admirará toda la vida. Ese héroe anónimo que lo carga a caballitos o le enseña a montar bicicleta. El héroe que se acuesta al lado de su princesa para que no tenga miedo del monstruo que se esconde detrás de la puerta o dentro del closet en la oscuridad, a pesar de que tiene que levantarse temprano y está muy agotado por el trabajo.

    El padre ideal, es aquel que a pesar de los errores de los hijos que ya no son niños, les corrige con amor. Que, con paciencia, les cuenta una historia de alguien que conocen, sólo para corregirle. Esto, hace tangible la razón del regaño, y la enseñanza queda para siempre.
    Por eso Jesús nos presenta a Dios como padre, porque en cada padre podemos sentir el amor protector de Dios. Y, aún los que no han tenido al ideal, están llamados a honrar a su padre. Amarlo a pesar de sus errores y de las faltas que hayan cometido como seres humanos que son. Dios es el padre perfecto, el padre que nos ama y que corrige con amor. Nos enseña a entender a todos nuestros semejantes y nos manda a honrar a nuestros padres.
    Siempre existirá una razón para querer mejorar a los demás, pero antes de querer cambiar una sola de las canas de papá, pensemos en que el único mandamiento que trae consigo una promesa es el de honrarás a tu padre y a tu madre. Aceptemos a nuestro padre como es, y honrémosle con amor, si aún está vivo, y si ha partido honremos su memoria siendo cada día un mejor ser humano.
    En conclusión, ¿Quién es perfecto? Sólo Dios es perfecto. Así que felicidades a todos los padres. A ti padre, recuerda siempre que tus hijos te ven como su héroe. Eres su héroe favorito. Felicidades Papá, tú que siempre diste lo que tenías, felicidades Papá, tú que no estuviste presente porque las circunstancias no te lo permitían, felicidades a todos los padres. ADH 814.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...