• Noticias

    Europa en la encrucijada

    Actualidad Mundial|Ramón Arturo GUERRERO.

      
    “España se convirtió en el cuarto país europeo en buscar un rescate después de Grecia, Portugal e Irlanda. Algunos investigadores temen que sólo es cuestión de tiempo antes de que Italia sea el siguiente en pedir ayuda”. Prensa Asociada, 12 de junio de 2012.

    Incertidumbre económica
    Prensa Asociada informaba el 16 de mayo que “la interminable agitación en Grecia sacudió el miércoles los mercados financieros y arrastró consigo al Dow Jones, el oro, el petróleo y el euro”. Las economías de España, Grecia, Irlanda y Portugal han ingresado en la segunda oleada recesiva, mientras en el resto del continente el crecimiento esperado es mínimo pues se estima que en el mejor de los casos la eurozona crecerá este año apenas 0.5 por ciento.
    Cada día se hace más evidente que la crisis europea no será breve y que la política de ajustes estructurales que promueve la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) no hace más que agravarla. Esta realidad se expresa con fuerza en la política con el cuestionamiento al régimen imperante en ambos extremos del espectro, derecha e izquierda.
    Los resultados electorales en Francia y Grecia muestran cómo la crisis se manifiesta con caída de gobiernos, ascenso de la izquierda y la ultraderecha, mientras se abre un debate sobre ajuste y crecimiento.
    El anuncio del presidente de Grecia, Károlos Papoúlias, de que convocaba a nuevas elecciones para el 17 de junio luego de que fracasaran las conversaciones encaminadas a formar una nueva coalición de gobierno, repercutió de inmediato en los centros económicos mundiales. Peor aún, el Presidente reveló que los ahorristas griegos estaban sacando cientos de millones de euros de los bancos, debilitando aún más el sistema financiero local. La causa principal de los temores de los inversionistas es que Grecia se retire de la eurozona, lo cual generaría caos en los mercados globales.
    España en la cuerda floja. Lo peor del anunciado rescate a España por 100 mil millones de euros fue que no logró “calmar a los mercados”, o sea, que los responsables económicos dieron muestra de que no creen que esta movida solucionará la compleja crisis económica del país ibérico, una de las 10 mayores economías del mundo.

    La Europa austera se desgrana
    La victoria del socialista Francois Hollande en las elecciones presidenciales de Francia (6 de mayo) y los insuficientes escaños obtenidos por los partidos tradicionales en el Parlamento de Grecia (6 de mayo) para gobernar con la mayoría, constituyeron un rechazo a la política europea de austeridad de la canciller alemana Angela Merkel y despertaron temores de desintegración en la Eurozona.
    El 13 de mayo la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de Merkel, sufrió una contundente derrota en Renania del Norte-Westfalia, otrora centro industrial del país pero ahora golpeada por la crisis y las medidas de austeridad. Rafael Poch comenta en La Vanguardia, de Barcelona: “Tras los griegos y franceses, ahora son los propios electores alemanes quienes rechazan la política europea de austeridad de la canciller Ángela Merkel. Su partido, la CDU, recoge el peor resultado de la historia en la importante región de Renania del Norte-Westfalia, la más poblada de Alemania: un 26%. Es una señal para Europa y, ahora sí, también para Alemania. No funciona en Grecia, donde el 66% ha votado contra ella sin querer salir del euro. No funciona en España y Portugal, donde se acumulan los problemas. De Italia se espera que entre en erupción un día u otro. Por doquier más paro, más deuda y brutal caída de la renta media: una caída del 25% en Grecia en sólo un año”.
    Una medida de los efectos de la crisis económica es que la contribución de Europa al PBI mundial, que llegó a ser de 40 por ciento, apenas alcanza ahora al 20% y va en descenso.
    El enfoque estrictamente financiero enfatiza la deuda y el déficit públicos como causantes de la crisis. Y hay algo de eso. Grecia, por ejemplo, tenía una deuda equivalente a165 por ciento de su producto interno bruto (PBI) que se redujo a 120 luego de los brutales ajustes exigidos por la troika. Las deudas de Italia, Irlanda y Portugal oscilan entre 114 y 116% de esa relación, mientras que Francia, Alemania e Inglaterra oscilan entre 80 y 90%. Esto explica porqué el BCE ha lanzado miles de millones de euros al mercado, no para ayudar a la economía real sino para salvar a los bancos, que son los acreedores de las deudas.

    Rumbo insostenible, ¿ajuste o crecimiento?
    Se preguntaba una periodista española, citada por La Voz de Galicia: ¿Qué pasará cuando los sacrificios no acaben con la crisis?
    Hasta el primer ministro italiano, el dizque tecnócrata Mario Monti, declaró recientemente que “…el ajuste no resuelve la crisis… Europa necesita políticas de crecimiento”.
    Por otro lado, próximo a iniciarse la Conferencia de la Organización de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20, del 20 al 22 de junio), el organismo mundial exhortó a los gobiernos a definir metas globales para revertir el insostenible rumbo del actual modelo de producción y consumo del planeta.
    Según Achim Steiner, director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), citado por La Jornada el 11 de junio, si los modelos de producción y consumo de recursos naturales actuales prevalecen, los gobiernos necesitarán administrar niveles sin precedente de daños y degradación. La advertencia de Steiner fue lanzada durante la divulgación, en Río de Janeiro, de la quinta edición del informe Perspectivas del Medio Ambiente Global (GEO 5, por sus siglas en inglés), que reveló que el mundo se mantiene en un rumbo insostenible, pese a la existencia de más de 500 metas internacionalmente acordadas de preservación ambiental y promoción de bienestar humano.
    El PNUMA advirtió que, de 90 objetivos acordados a nivel internacional, sólo en cuatro hubo un avance significativo, mientras que en 24 se ha presentado poco o ningún progreso.
    Hay quienes opinan que el debate entre ajuste y crecimiento recién ha comenzado y su resolución dependerá de la movilización popular. Las consignas coreadas por las multitudes durante las movilizaciones que estremecieron España el 15 de mayo dan una idea de hacia dónde marcha Europa: "Reforma laboral para la Casa Real", "Me llaman criminal por decir la verdad", "El pueblo, unido, jamás será vencido", "Pueblo, despierta, se acabó la siesta”, "Que no, que no, que no nos representan"."Banquero ayudado, ladrón indemnizado", "No a la estafa de Bankia", "A nosotros ¿quién nos rescata?", 'No hay pan para tanto chorizo'', Sin una escuela pública muchos no hubiéramos podido leer esta frase', "Qué pasa, qué pasa, que no tenemos casa, por eso volvemos a la plaza" y "generación Ni-Ni, ni izquierdas ni derechas, unámonos",

    Ganadores y perdedores
    Donde alguien pierde, hay alguien que gana. Como bien señaló Cyrus Sanati en la revista Fortune, en su artículo analizando la crisis de la eurozona, titulado ‘De cualquier forma que se mire, Alemania gana’: “Alemania tiene todas las cartas en la lucha de poder en la zona euro: Ella prospera mientras los países a su alrededor colapsan, y eso significa que terminará con mayor control sobre la eurozona cuando todo esto termine”. Y agregó: “Con un crecimiento económico positivo, desempleo bajo y tasas de interés fantásticamente bajas, Alemania simplemente no tiene prisa en implementar reformas que han sido propuestas por sus vecinos económicamente débiles”. Y ¿para qué apresurarse, mientras consigue capitales baratos y expande sus exportaciones? Actualidad mundial / Ramón Arturo Guerrero / ADH 759