• Noticias

    La vida en comunidad

    Lectura orante | P. Marcos Plante, MSC 


    La vida en la Comunidad
    Léase con cuidado este texto de los Hechos de los Apóstoles 4, 32-37. Anótese lo que más les atraje o extraña. Se retrata una comunidad atrevida en sus relaciones fraternas.
    1º Interpretación del texto: Se trata de un resumen de la vida fraterna entre los primeros creyentes en Jesucristo y su mensaje acerca del reino de Dios. Veamos algunos elementos:
    -        “Todos pensaban y sentían lo mismo.” Pensaban en las relaciones fraternales entre los conciudadanos del reino de Dios que Jesús les había predicado. Sentían el calor en esas relaciones; en la solidaridad y la seguridad de vida.
    -        “Y nadie consideraba propio nada de lo que poseía, sino que tenían en común todas las cosas.” Este ideal de tener en común todos sus bienes tenía como ventaja de dar a cada miembro de la comunidad la seguridad en cuanto a la alimentación, a la salud, y asimismo en cuanto a las siete necesidades primarias del ser humano.
    -        Los apóstoles, por su parte, daban testimonio de Jesús resucitado atento a la comunidad. Su mensaje acerca del reino de Dios destacaba las relaciones fraternas y el cuidado a los más necesitados de modo que la vida brotaba de paz, salud y felicidad de convivencia fraterna.
    -        El caso de Bernabé, nativo de Chipre, se propone como un ejemplo entre otros. Éste tenía un campo, lo vendió y puso el dinero a disposición de los apóstoles, para dedicarse él mismo a la evangelización, libre de toda atadura. Hubo otros casos de entrega voluntaria y aún algunos casos no recomendables como el de Ananías y Safira que simularon haber dado todo lo suyo, mintiendo a la comunidad.
    2º Meditación: La vida comunitaria me ha siempre encantado. El compartir entre todos es muestra de gran confianza y fraternidad. La libertad que resulta de esa entrega permite dedicarse a tiempo completo al bienestar y salvación de todos los miembros de la comunidad. Mis sesenta años de vida comunitaria son, para mí, años de felicidad y confianza entre todos los compañeros. La comunidad cristiana, vivida como ideal de solidaridad y confianza, proporciona múltiples modos de ayuda y atención a los más necesitados. En la comunidad cristiana no se encuentra solamente la salvación eterna sino la temporal en este valle de lágrimas.
    3º Oración: “El Señor ha elegido a Sion, ha querido vivir en ella: Este es el lugar de mi reposo para siempre, aquí quiero habitar. Haré crecer sus provisiones sin medida, a sus necesitados los saciaré de pan, revestiré a sus sacerdotes de salvación, y sus fieles darán gritos de alegría.” Sal 132, 13-16. “¡Qué agradable y delicioso es que los hermanos vivan unidos!” Sal 133,1. Señor, ayúdanos a vivir en comunidad fraterna todos los días de nuestra vida.
    4º Contemplación: Me encuentro entre los miembros de la primera comunidad cristiana y noto la fraternidad, la confianza, la felicidad y la solidaridad que se siente entre todos los miembros. Cada uno, a su modo, trata de evitar las discordias y los abandonos para que brote la felicidad y el bienestar en una comunión fraterna. ADH 816.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...