• Noticias

    sábado, 29 de agosto de 2020

    Las exigencias del seguimiento del Señor

    Comentario | P. Arturo Pichardo

    Las exigencias del seguimiento del Señor

    Según las lecturas de este domingo Vigésimo segundo, de conformidad con lo que plantea el profeta Jeremías en la primera lectura, debemos dejarnos “seducir” por El. ¿Qué se entiende por “seducir” en este contexto? Que la persona llamada por el Señor no puede resistirse al proyecto de Dios, a pesar que él respeta la libertad humana; que no puede resistirse al amor de Dios. El profeta siente que lo que hace y dice es porque Dios se lo pide.

    Para San Pablo en la segunda lectura, el seguidor de Jesús debe presentar su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. Pablo piensa en el sacrificio de Jesús que entregó su vida para salvarnos y el discípulo y la discípula, debe parecerse al maestro, vivir como él vivió, dar lo mejor de sí mismo, como dicen ahora, “la mejor versión de uno”.

    Según el Evangelio de Mateo en el día de hoy, una exigencia fundamental para todo seguidor suyo a implica “negarse a sí mismo, tomar la cruz y seguirle”. Ponerse detrás del maestro, no trazarle pautas, fue la tentación que le presentó Pedro; no acomodar la cruz a los criterios del discípulo.

    Esto implica, además, “perder”, según los criterios mundanos, para “ganar” según los criterios de Dios.

    La recompensa está asegurada por el Señor que dijo: “Porque el Hijo del hombre vendrá, con la gloria de su Padre, entre sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta”. No tengamos miedo, pidamos al Señor que nos de la perseverancia en su seguimiento, que él nos seduzca, como a Jeremías y que reciba nuestro servicio como ofrenda agradable.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Entrevista

    Valor del Mes: PALABRA