• Noticias

    miércoles, 20 de enero de 2021

    Ceremonia matrimonial en la Biblia

    Matrimonio y Familia | Noelito de León Mercedes MSC

     


    La ceremonia del matrimonio en el Antiguo Testamento

     

    La realidad terrena y civil siguen siendo, para Israel, la obra de las manos de Dios. Como es común en todos los pueblos y en las diferentes religiones la manera de celebrar el matrimonio está ligada a lo cultural. Esto significa, para los semitas, que Dios concede su bendición y asiste al hombre en esta actividad humana. Según esta perspectiva se puede decir, que en Israel la celebración del matrimonio no depende del ritual y no constituye ninguna acción sagrada, no se realiza ni en la sinagoga ni en el templo.

     

    Para Israel, el matrimonio es una transacción, un convenio entre las familias: ambos padres en común acuerdo con sus esposas, toman la decisión. En concreto esta unión es un asunto de los padres y no de los prometidos. En la vida familiar israelita, la voluntad del hijo se moldeaba según la de su padre, hacer la voluntad de su padre es una expresión propia del hogar. El evangelio de Juan adapta esta expresión en relación a Cristo con respecto a su Padre.

     

    El tiempo de la fiesta era aproximadamente de una semana. La boda era para los israelitas una fiesta familiar vivida dentro de la fe en Yavé

     

    En Oriente se casaban muy jóvenes, los rabinos fijaban la edad mínima de 12 años para la niña y 13 años para el niño, que era la mayoría de edad. Todo esto refiere a que los padres tuvieran en cuenta los deseos de sus hijos. La realidad es que se trataba de un contrato negociado por los padres.

     

    El novio debía pagar un dote o regalo al padre de la prometida, este gesto marca la conclusión de los esponsales. Después del exilio el matrimonio se confirmaba por escrito. El culmen de la festividad lo constituía el cortejo solemne que conducía a la novia a casa del novio; en el momento que la novia salía de su casa, sus padres, parientes y vecinos, le otorgaban la bendición tradicional. El tiempo de la fiesta era aproximadamente de una semana. La boda era para los israelitas una fiesta familiar vivida dentro de la fe en Yavé.

     

    En conclusión, Dios hace una alianza con su pueblo.  Según la línea de la Escritura, el matrimonio es una estructura humana, donde se manifiesta la realidad divina en la tierra. No se puede separar la fe en Dios creador y la vida conyugal. En definitiva, el matrimonio debe vivirse a la luz del acto creador de Dios. La fe en la creación tiene un contenido enriquecedor en la concepción del pueblo de Israel, la alianza de Dios con su pueblo es el reflejo de su amor a la humanidad (cfr. Schillebeeckx E, El matrimonio pg. 109-112).

     

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares