• Noticias

    lunes, 18 de enero de 2021

    Una historia con olor a trasnochada

    Cotidianidades | P. Eulide García, MSC



    Una historia con olor a trasnochada

     

    Cuenta la historia, que muere un señor y sus familiares lo están velando en una funeraria y su ex esposa decide ir con uno de los hijos (por cierto el más pequeño). El matrimonio de esa señora con el difunto esposo no fue una relación amorosa, sino que fue todo lo contrario, hasta el extremo de tener que divorciarse; la señora no aguantó los maltratos de su esposo, el asunto es que cuando ella llegó a la funeraria ya el sacerdote iba en plena homilía, ella sigilosamente se sentó en un banco de la parte atrás. El sacerdote estaba extasiado hablando de aquel “buen hombre, buen esposo, buen padre, en fin, todo un santo varón”. La señora al escuchar aquellas palabras le dijo a su hijo: “Acércate al ataúd y observa bien si ese que están velando es el que era tu padre, porque creo que nos equivocamos de capilla y de muerto…”.

     

    Y cuanto más segura es la esperanza, más fuerte es la alegría. El purgatorio no es un lugar de pena, sino de alegría por el bien cercano

     

    Parece un poco extraño el título de este artículo, que precisamente intitulo: Un tema con olor a trasnochado. ¿Por qué ese título? Porque pienso hablar de un término que muchas personas creen que escribir de él es desfase: el purgatorio, suena a inexistente, anticuado; muestra de esto es que, cuando alguien muere tendemos a decir, “pasó a la casa del padre, está junto al padre, partió a la patria celestial”. En fin, partimos de la subida inmediata del difunto al cielo y ni por la mente pasa si el ser querido debe purgar su condición pecadora, allí en el purgatorio, estado donde se purifica el alma. Damos por hecho que basta morir para entrar en ese estado de gozo eterno.

     

    Alcanzar la santidad

     

    Nadie es tan bueno que no haya caído en pecado y nadie es tan malo que no haya hecho alguna obra de misericordia. Partiendo de esta premisa, todo ser humano debe despojarse de las huellas del pecado en su vida, camino de peregrinaje al encuentro definitivo con el padre. Bien lo dice la sagrada escritura, especialmente en el Nuevo Testamento: el cielo se gana cargando la cruz de cada día y la fidelidad hacia Cristo. Compartiendo los sufrimientos y las alegrías con el Cristo amoroso que lo dio todo por todos, y trabajando por el Reino, en el compromiso de la vida cristiana, la vivencia de los sacramentos y sobre todo las prácticas de las obras de misericordia, como nos dice san Mateo en su Evangelio: “… tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, desnudo y me vistieron, forastero y me acogieron, enfermo y en la cárcel y me fueron a ver” (Mt 25, 31ss). Como vemos, la salvación no dependerá de una misa de cuerpo presente o una unción de los enfermos, actos de fe en comunión y solidaridad con nuestros difuntos. Sí estamos consciente que la última palabra la tiene Dios, Señor de la Misericordia. Pero la condenación, si se realiza, sería consecuencia de nuestro rechazo al amor y no de parte de Dios.

     

    Para nosotros los curas de almas es delicado hablarle a un doliente, en una homilía de cuerpo presente de un ser querido, sobre la posibilidad de la condena, pues en definitiva su salvación viene de Dios y nos toca consolar, acompañar y fortalecer a quienes atraviesan el momento de duelo. Pero en la vivencia de la fe cotidiana, no olvidemos el lenguaje del evangelio: “… habrá un juicio de salvación para aquellos que obraron rectamente y un juicio de condenación para los que no aceptaron a Cristo en su corazón”.

     

    Ilumina mucho este texto del teólogo dominico Martin Gelabert Ballester: “El purgatorio es la antesala del cielo. Y por eso hay que concebirlo, ante todo, en categorías de esperanza. Porque el que está en la antesala, sabe que le queda muy poco para entrar en la sala; más aún, sabe que la entrada en la sala es segura. Y cuanto más segura es la esperanza, más fuerte es la alegría. El purgatorio no es un lugar de pena, sino de alegría por el bien cercano”. ADH 852.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares