• Noticias

    domingo, 25 de abril de 2021

    El don de Piedad


    Rincón de la Palabra | P. José Israel Cruz Escarramán




     

    El don de Piedad

     

    La reflexión sobre los dones del Espíritu Santo nos lleva, hoy, a hablar de otro insigne don: la piedad. Mediante éste, el Espíritu Santo sana nuestro corazón de todo tipo de dureza y lo abre a la ternura para con Dios y para con los hermanos. La ternura, como actitud sinceramente filial para con Dios, se expresa en la oración.

     

    Este don no se identifica con tener compasión de alguien, o tener piedad del prójimo, pero indica nuestra pertenencia a Dios y nuestra relación profunda con Él. Es una relación que viene desde adentro. Es una relación que nos la dona Jesús, una amistad que cambia nuestra vida y nos llena de entusiasmo y de alegría.

     

    El don de la piedad orienta y alimenta la exigencia que tiene la persona de saciar la propia pobreza existencial, el vacío que las cosas terrenas dejan en el alma, recurriendo a Dios para obtener gracia, ayuda y perdón. En este sentido nos dice San Pablo: “Envió Dios a su Hijo… para que recibiéramos la filiación adoptiva. La prueba de que son hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre! De modo que ya no eres esclavo, sino hijo…” (Ga 4,4-7; cf. Rm 8,15).

     

    Ciertamente hay tantos caminos en la oración como orantes, pero es el mismo Espíritu el que actúa en todos y con todos

     

    Cuando hablamos de piedad en el trato con Dios queremos acentuar el espíritu de devoción, de cariño filial, en definitiva, que debe fomentarse en la oración y demás prácticas cristianas; evitando así, el mero formalismo, la rutina. Piedad, es sinónimo de auténtico espíritu religioso, de confianza filial con Dios, de aquella capacidad de rezarle con amor y simplicidad que es proprio de las personas humildes de corazón.

     

    Si el don de la piedad nos hace crecer en la relación y en la comunión con Dios y nos lleva a vivir como hijos suyos, al mismo tiempo nos ayuda a manifestar este amor también sobre los otros y a reconocerlos como hermanos.

     

    Lo más profundo y valioso de la piedad cristiana no se explica sin la intervención del don de piedad; pues solo el Espíritu de Amor, fruto de la relación Trinitaria y de un trato paterno-filial entre Dios Padre y Dios Hijo, puede enseñarnos los secretos de esa intimidad amorosa divina, y darnos el amor para amar realmente a Dios como Él nos ama y merece ser amado; y el don de piedad, que el mismo Espíritu divino nos da, es la disposición necesaria para que seamos capaces de comprender y valorar ese amor, aplicarlo de hecho a nuestra vida cristiana, e incluso para ser capaces de manifestar al Señor nuestro amor.   

     

    A través de este don seremos capaces de alegrarnos con quien está en la alegría, de llorar con quien llora, de estar cerca de quien está solo y angustiado, de corregir a quien está en el error, de consolar a quien está afligido, de acoger y socorrer a quien está en la necesidad.

     

    En todas las variadas formas de la oración cristiana el Espíritu Santo nos asiste a través del don de piedad, como nos enseña el Catecismo: “El Espíritu Santo, cuya unción impregna todo nuestro ser, es el Maestro interior de la oración cristiana. Es el artífice de la tradición viva de la oración. Ciertamente hay tantos caminos en la oración como orantes, pero es el mismo Espíritu el que actúa en todos y con todos” (CEC n. 2672). 

     

    Pidamos que se nos otorgue el don de piedad para que aprendamos a reconocer, acoger y recibir el amor de Dios en nosotros, para así manifestar a Dios mismo y a los demás nuestro amor. ADH 851.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares