• Noticias

    lunes, 5 de abril de 2021

    Pascua, vida más allá de la ley

    Opinión | Massimo Recalcati





    Pascua, vida más allá de la ley

     

    El misterio de la Pascua cristiana coincide con el acontecimiento de la resurrección de Cristo. Debemos subrayar la palabra evento porque la resurrección no quiere ser una figura parabólico-metafórica, como muchas de las que caracterizaron la predicación de Jesús, sino una experiencia efectiva, un evento real. ¿Cuál? El más decisivo: la muerte no es la última palabra de la vida, siempre hay una posibilidad de vida que no acaba con la muerte por completo.

     

    Esta es la enunciación loca y absoluta del evento de la resurrección que parece contrastar todo el sentido común. ¿No es la muerte el fin de la vida, su disolución, la última nota que cierra irreversiblemente la melodía de la existencia? La resurrección de cada cristiano contrasta la opinión común, desafía el carácter objetivo de esta evidencia. Al mismo tiempo, el evento de la resurrección no es un hecho simple en sí mismo, como la lluvia o el viento. No sucedió simplemente, como relatan los Evangelios, en un "amanecer" (Jo, 20,1,18), junto al sepulcro donde fue depositado el cuerpo de Cristo.

     

    La resurrección se convierte en un evento solo por la fe de aquellos que creyeron en ella más tarde y de aquellos que todavía creen en ella hoy. No es algo remoto que se deja atrás, no es un hecho milagroso que se realizó de una vez por todas. Si la resurrección es realmente un evento y no una parábola entre las demás, es porque sigue sucediendo gracias a la fe de quienes permanecen fieles a ese evento. La fidelidad al evento de Jesús resucitado es lo que hace que la resurrección exista ahora y no en el pasado distante: la muerte no es, no puede ser, la última palabra sobre la vida.

     

    Todo el poder extraordinario de la predicación de Jesús se intuye en esta tesis: la vida es más viva que la muerte, es lo que da muerte a la muerte, es lo que nos permite salir de la oscuridad del sepulcro y empezar de nuevo. No todo muere por completo. Es la línea extramoral que cruza la palabra de Jesús. Mientras que el juicio moral define la vida justa como la que se ha adaptado a la voluntad de la Ley, y la vida que cae en el pecado como la que vive en contra de la Ley. Pues bien, Jesús ha subvertido este criterio de manera decisiva: la vida justa es la vivir la vida, es la vida que desea la vida y que sabe dar frutos.

     

    De ahí el replanteamiento radical de la noción deuteronómica de la Ley. No está en antagonismo con la vida porque, en su forma última, coincide con el deseo del sujeto, su vocación y sus talentos. En este sentido, vivir la vida es vida animada por la fuerza del deseo, antagónica a la Ley del sacrificio y capaz de hacer del deseo su propia Ley.

     

    Este es el corazón verdaderamente laical de la predicación de Jesús: la vida que se pierde en la muerte, la vida que cae en el pecado, es la vida que teme a la vida, es la vida sin deseos, es la vida que rechaza la vida. Se trata de liberar del sacrificio la Ley del culto masoquista. La predicación de Jesús insiste en este punto: el hombre no fue hecho para la Ley, pero es la Ley la que fue hecha para el hombre.

     

    De modo que la Ley a la que el hombre está obligado a subordinarse es una Ley que libera al hombre del peso de la Ley porque esta Ley - la Ley de la Buena Nueva - coincide con el deseo del hombre mismo, con su fuerza afirmativa. "¡No tengas miedo!" es la única advertencia que Jesús da a los hombres. De ahí su crítica a un concepto de religión puramente ritualista y de culto. No hay prohibición justificada frente al deber del deseo. Mientras pasaba un día en un campo de trigo en compañía de sus discípulos, ellos juntaron las orejas para comérselos. Los fariseos reaccionaron escandalizados: "¡Porque hacen lo prohibido en sábado!" (Mc, 2, 24).

     

    Lo mismo le sucedió directamente a Jesús cuando sanó a un hombre con "la mano seca" en la sinagoga. Los fariseos se turbaron y salieron de la sinagoga "enseguida tomaron consejo de los herodianos en su contra, tratando de ver cómo lo iban a matar" (Mc 3, 1-6). Los sacerdotes que defienden una versión exclusivamente ritual y de culto de la Ley reprochan a Jesús actuar al margen de la Ley. Pero su respuesta es decisiva: "El sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el sábado" (Mc, 2,23-27).

     

    No se trata, por tanto, sólo de apartar al hombre de una interpretación moralista de la Ley como un peso sobrecogedor, sino de afirmar la existencia de otra Ley, una Ley nueva que autoriza el cultivo del propio deseo - la propia vocación los talentos ellos mismos - en lugar de reprimirlo. No es casualidad que para Agustín este sea el propósito último de la venida de Cristo: "Rescatar a los que estaban bajo la ley, para que ya no estemos bajo la ley, sino bajo la gracia".

     

    Es la corrección de la Ley lo que resuena en el evento de la resurrección pascual: si la Ley es dada por Moisés, la gracia viene a través de Jesús, escribe Paulo de Tarso (Gálatas, 4, 4-5). En realidad, si la Ley se disocia de la gracia, la Ley solo puede resultar en una maldición. La promesa de Jesús es la existencia de una Ley libre del peso de la Ley. Es la promesa que revela que la de la muerte no es la única Ley, porque hay otra Ley, la del deseo, que libera la vida del temor de muerte.

     

    Por eso, a diferencia de los filósofos, Jesús no habla de muerte, sino que la atraviesa. Es necesario presenciar el exceso de vida en relación con la muerte. Solo el hecho de este testimonio muestra que siempre queda algo en la vida, que siempre existe la posibilidad de que no todo muera para siempre, que no todo se decida por la muerte: "Venid a mí todos los que estáis cansados ​​y oprimidos". y yo os aliviaré. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga "(Mt 11: 28-30).

     

    No es casualidad que en el juicio universal el criterio que separa a los salvados de los condenados sea una vez más el de la vida que sabe estar viva. La culpa más decisiva de los condenados fue que no supieron amar. Por eso los salvos serán los más frágiles, es decir, los que supieron tener una relación de amistad y no de rechazo con carencia (Mt 25, 31-46). Es para ellos que la resurrección siempre será un evento posible.

     

    Massimo Recalcati, psicoanalista italiano y profesor en las universidades de Pavía y Verona., en un artículo publicado por La Repubblica , 03-04-2021. La traducción es de Luisa Rabolini.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Educando

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares