• Noticias

    viernes, 14 de mayo de 2021

    Juventud y fragilidad de la vida


    Vocacionales | P. Osiris Núñez, MSC





    Juventud y fragilidad de la vida

     

    En nuestra sociedad dominicana estamos viviendo una realidad muy triste, dolorosa, y que está pasando desapercibida porque es una realidad que se ha convertido en ordinaria. Me refiero a la cantidad de muertes que se dan en nuestra sociedad, muertes principalmente por situaciones de violencia, de manera especial en los más jóvenes. Nos preguntamos ¿Qué está pasando? ¿Por qué todo esto? ¿Cómo es posible que la vida se pueda perder tan fácilmente apenas empezando a vivirla?

     

    Cada nuevo día es una nueva oportunidad para que sigamos potencializando el don que Dios nos ha dado, pues no sabemos ni el día ni la hora. Les invito a verlo así: un nuevo día es una nueva oportunidad de seguir creciendo y dando lo mejor de nosotros

     

    Esta realidad responde a una manera de pensar que ha ido evolucionando y calando en la juventud en los últimos años. La vida es una y hay que vivirla al máximo, no hay que pensar en el mañana, lo importante es pasarla bien, satisfacer mis necesidades, placer, etc. Así se ha ido perdiendo el valor de la vida, porque esta se acaba, y si se acaba tarde o temprano, tenemos que pasarla bien al máximo, para que después no digan: “pobrecito/a no disfrutó la vida”. Entonces se asume que disfrutar la vida es vivir de los placeres, una vida light, suave, sin pensar en el futuro porque lo que importa es el ahora.

     

    Hay una cosa cierta en esta manera de pensar y de asumir la vida: la vida es una y hay que vivirla, pero hay que agregarle algo más: que hay que saberla vivir bien, porque como dice la Carta de Santiago 4,14: “Pero ustedes no saben lo que será el mañana. ¿Estarán con vida todavía? Pues no son más que humo que se ve por unos instantes y luego se disipa”. O también como dice un filósofo: “desde que se nace se es lo suficientemente viejo para morir”. Por esta razón debemos ver que cada nuevo día es una nueva oportunidad para que sigamos potencializando el don que Dios nos ha dado, pues no sabemos ni el día ni la hora que el mismo Dios nos tiene a cada uno. Por eso les invito a que lo veamos de esta manera: un nuevo día es una nueva oportunidad de seguir creciendo y dando lo mejor de nosotros para los demás.

     

    Y sobre todo que profundicemos en esta dimensión de regalo y don de Dios para que obremos bien y evitemos el mal. Es esencial para la realidad que vivimos y que al principio resalto. Se trata de tomar conciencia de que la vida es un don un regalo recibido de Dios nuestro Padre, no para que la vivamos como si se fuera a terminar mañana y tenemos que llevarnos el mundo por delante, no, así no; sino tomar conciencia de que este regalo o don que Dios me ha concedido es para que yo como persona, pueda desarrollarlo y potencializarlo para el bien de los demás, para el bien de toda la sociedad. ¡Qué bonito y constructivo cuando la juventud asume esta manera de ver la vida y se compromete y esfuerza por prepararse, asumir las responsabilidades con seriedad, sabiendo que el futuro se va construyendo con lo que hacemos en el día a día! Que cuidando la creación de Dios en todas sus dimensiones hacemos posible que el don de la vida que Dios nos da se pueda realizar plenamente.

     

    Muy diferente a cuando asumimos la vida como un tiempo que pasará pronto y hay que hacer todo y de todo, no hay reglas, todo está permitido, no importa lo que haga y quien le haga, porque lo importante es gozar al máximo. Pierdo el respeto por mi propia vida y por la vida de los demás. Miremos un ejemplo, sin querer acusar o condenar: un jovencito que se dedica a andar a alta velocidades, calibrando una motocicleta. Se mata él o puede matar a otro. Y qué decir de la delincuencia? Hago lo incorrecto, no importa matar a una persona o que maten a mí. ¡Dios mío, donde está muestra mente! Qué triste cuando tenemos que llorar y sufrir las consecuencias de esta manera de pensar y vivir.

     

    Como cristianos, tenemos el reto: jóvenes, la vida es un regalo, un don que Dios nos da para que podamos desarrollarnos plenamente como personas, haciendo sobre todo el bien y evitando el mal. ADH 803

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares