• Noticias

    lunes, 27 de noviembre de 2023

    Violencia contra las mujeres, el Papa: Mala hierba venenosa que hay que erradicar


    Actualidad Mundial | Marina Tomarro

     


    Violencia contra las mujeres, el Papa: Mala hierba venenosa que hay que erradicar

     

    En un post en X, Francisco subraya la gravedad del fenómeno en el Día Internacional dedicado al tema. Alrededor de 45.000 mujeres son asesinadas en el mundo cada año, cinco cada hora. En Italia, en 2023, 106 mujeres fueron asesinadas, una cada tres días.

     

    "La violencia contra las mujeres es una mala hierba venenosa que aflige nuestra sociedad y que debe ser eliminada de raíz". Así ha querido recordar el Papa Francisco con un post en X desde su cuenta @Pontifex el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra hoy. "Estas raíces -escribe el Pontífice- crecen en el terreno de los prejuicios y de la injusticia; deben ser contrastadas con una acción educativa que ponga en el centro a la persona con su dignidad".

     

    Procesiones y manifestaciones en toda Italia

    Según datos de UN Women, en el mundo una de cada 3 mujeres ha sufrido violencia sexual o física al menos una vez en su vida y el 86% vive en países donde no existe protección legal contra la violencia. Según datos del ISTAT, en Italia hay casi 7 millones de mujeres de entre 16 y 70 años que han sufrido algún tipo de violencia física o sexual en su vida y, en 2022, más de 20.000 mujeres acudieron a un centro antiviolencia y más de 30.000 llamaron al 1522, el número contra la violencia y el acoso. Sin embargo, los gobiernos siguen invirtiendo demasiado poco en prevención. La denuncia procede de Naciones Unidas que, con motivo del día de hoy, ha lanzado la campaña "¡Únete!", dieciséis días de iniciativas para exigir más recursos. Hoy en toda Italia habrá manifestaciones para decir basta a la violencia contra las mujeres. En Roma, la procesión nacional partirá a las 14.30 horas del Circo Massimo y terminará en la plaza de San Giovanni.

     

    Mensajes de Farrell y Zuppi

    Con ocasión de esta Jornada, el Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, el cardenal Kevin Farrell, quiso subrayar la importancia del papel de la Iglesia en la lucha y prevención del fenómeno: "La Iglesia -dijo- tiene la tarea de estar cerca de las mujeres víctimas de violencia y explotación y esta cercanía puede realizarse de muchas maneras: desde ofrecer alojamiento seguro a las víctimas de la violencia, hasta apoyo psicológico y espiritual para ayudar a las víctimas a superar el trauma y denunciar los abusos". El cardenal Matteo Zuppi, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, también expresó su cercanía a las víctimas de la violencia, subrayando en un mensaje en los canales sociales que el amor y la violencia no van juntos, que el amor es un don y nunca una posesión del otro. "No basta con indignarse", escribió, "debemos reaccionar ante tragedias como la de Giulia Cecchettin, asesinada en los últimos días por su ex novio, y la de tantas otras mujeres cuyas vidas han sido apagadas de manera brutal. No podemos permanecer indiferentes y, sobre todo, no podemos acostumbrarnos. Está en juego el futuro, pero también el presente, de nuestra sociedad, nuestro vivir en una red de relaciones".

     

    Llevar ayuda a la vida de quienes sufren violencia

    Pero también hay muchas asociaciones que intentan apoyar a las mujeres víctimas de la violencia. Situaciones delicadas donde a menudo también hay vergüenza en denunciar la violación que se sufre, a manos de un hombre, marido, novio, pareja, en el caso más doloroso incluso hijos. Como la Asociación de inspiración cristiana 'TraLeDonne' (Entre las mujeres) que desde 2020 trabaja activamente en Roma, pero no solo, para ayudar a todas aquellas que se sienten en peligro, y que piden ayuda y recuperar esa dignidad que muchas veces la violencia física y psicológica sufrida por los hombres ha destruido por completo. "Un día de 2019 -cuenta la fundadora y presidenta, Elisabetta Giordano-, mientras rezábamos con unas amigas, resonó dentro de mí de una manera nueva la frase del Ave María: eres bendita entre las mujeres. Aquel día sentí la mirada de estima y confianza con que Dios mira a las mujeres: en sus manos, en nuestras manos, estaba la victoria sobre el mal en todas sus formas. Cayeron todos los prejuicios y me di cuenta de que ése era el nombre de la asociación que poco a poco iba naciendo para la defensa de la mujer: "Entre mujeres".

     

    Del dolor, la esperanza de renacer

    Esta asociación nació de mi historia personal", explica Elisabetta, "de lo que había vivido en mi matrimonio, pero también de las historias de muchas mujeres que conocía y cuyo dolor había compartido. Estas experiencias me abrieron los ojos a un mundo que no conocía, de hecho, mis padres se amaron y respetaron hasta el final, así que no sabía lo que significaba sufrir violencia verbal o psicológica". Tra le donne es una asociación laica, pero por la forma en que nació es de inspiración cristiana, porque creo que realmente existe un vínculo especial entre nosotras, las mujeres, y la Virgen, que es "la bendita entre nosotras, elegida por Dios". Y esta asociación se basa en dos actividades en particular: por un lado, una actividad de formación con cursos abiertos a todos y con expertos de diversos ámbitos, desde el social al sanitario, pasando por el jurídico y el eclesiástico, que tienen como objetivo precisamente formar a las personas para combatir este fenómeno a través de una nueva mirada sobre la mujer y una auténtica colaboración en fraternidad entre mujeres y hombres. Y luego, en la parroquia de San Frumenzio ai Prati Fiscali, se ha puesto en marcha desde 2021 el espacio de escucha 'TraLeDonne', donde varios voluntarios debidamente formados acogen y escuchan a todas aquellas mujeres que han sufrido algún tipo de violencia, ya sea física, verbal o psicológica, para ponerlas inmediatamente en contacto con los Cav, los Centros Antiviolencia de Roma Capital. También colaboramos con el Teléfono Rosa", especifica Elisabetta, "que gestiona el número antiviolencia 1522, a través de un memorando de entendimiento.

     

    La historia de Alessandra

    Entre los voluntarios que ayudan a escuchar a todos los que piden ayuda también hay quienes, por desgracia, tienen a sus espaldas historias de violencia en la familia. Como Alessandra, una señora de origen véneto, de mirada amable y sonrisa acogedora. "Soy originaria de la región del Véneto", dice, tratando de contener su emoción, "mi familia era acomodada, al menos en los primeros años de mi vida" Entonces algo cambió de repente, y para peor. "Mi padre -continúa con voz cada vez más dolorosa- fue capaz de dilapidarlo todo: su fortuna y la de mi madre, hasta reducirnos a la pobreza y obligar a mi madre a mendigar para sobrevivir. Guardo terribles recuerdos de aquellos años. Le pegaba tanto que acabó reduciéndola a una silla de ruedas; para nosotros, los niños, ya había planeado encerrarnos en un orfanato".

     

    Pero a pesar del inmenso dolor y de los días para olvidar, Alessandra y sus hermanos recibieron una gran lección de vida de su madre: "Nos dejó el legado más precioso", explica, "el respeto y la dignidad por nosotros mismos. A pesar de los golpes, de la pobreza, cuando tenía que ir a mendigar se lavaba, intentaba arreglarse y vestirse con lo poco que le quedaba y, a menudo cojeando, salía a pedir ayuda para nosotros. Nunca lo olvidé y traté de transmitirlo a mi familia una vez que me hice adulta y cambié de vida.

     

    Los golpes pueden destrozarnos el cuerpo, pero la dignidad no nos la debe quitar nadie, ni el más violento de los hombres.

     

    Vaticannews.va





     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor


    Entradas Recientes



    La Familia


    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud


    Entradas populares