• Noticias

    Haití, caminando con fe y esperanza


    En los medios de comunicación se nos presenta a nuestra hermana nación de Haití con un rostro desfigurado, maltratado, pobre. Nos hacemos la imagen de un pueblo que vive sumergido en la pobreza extrema y que es sostenido por la ayuda internacional, que con tanta promoción en los medios de comuniación se hace, pero que en realidad no llega siempre a los más necesitados y, en la mayoría de los casos, se queda en meras palabras.
    Esta imagen no es del todo falsa, sabemos que nuestro hermano pueblo de Haití ha sufrido mucho a lo largo de su historia y que hace año y medio este sufrimiento se agravó por un fuerte terremoto que hasta el dia de hoy, caminando por las calles de Puerto Principe, podemos ver la destrucción que causó, y que cobró la vida de miles de personas y dejó a la intemperie a miles de familias.
    En los medios de comunicación se nos habla mucho de la reconstrucción de este pueblo, de los esfuerzos de la comunidad internacional, del ambiente político, del cólera, de los estragos que causan la lluvias, del miedo a las temporadas ciclónicas porque miles de personas viven a la imtemperie, con tan solo el fino cobijo de una frágil lona. Y nosotros, en buen dominicano sólo decimos que Haiti va de mal en peor.
    La grandeza de un pueblo
    Pero lo que no nos presentan los medios de comunicación, es que a pesar de ser un pueblo sufrido, azotado por la pobreza, es un pueblo que mantiene una esperanza firme e inquebrantable en un mejor futuro; un pueblo incansablemente trabajador y con una profunda fe en Dios.
    Hay que caminar por las calles de Haití para ver lo que los medios de comunicación no nos presentan. Muchas personas trabajando para vivir, no importando el trabajo que sea, como por ejemplo: vendiendo comidas, limpiando zapatos o remolcando una carretilla cargada hasta el tope de sacos de carbón en calles donde hasta a los buenos vehículos se les hace difícil transitar.
    El valor, la fuerza de continuar, de superarse son grandes. Y yo digo que caminando en lo que sería un túnel, al final se ve la luz. Vemos como las nuevas generaciones tienen un deseo de superación enorme, de prepararse para el futuro , esforzándose para poder estudiar en condiciones que quizás algunos de nosotros no lo haría.
    Es un pueblo que camina unido, con fe en Dios hacia un futuro que quizás a nosotros nos parezca incierto; pero no a ellos, pues cuando se tiene fe, cuando se tiene esperanza en un mejor provenir, en un futuro mejor y mas justo para todos y sobre todo cuando se tiene un gran sentido de hermandad, de que todos somos hermanos de un mismo pueblo e hijos de Dios, entonces no hay que temer; quizás pasarán años y años para que nuestra hermana nación logre superar la situación por la está pasando, pero con un caminar firme como el que ellos mantienen, poco a poco se va vislumbrando un futuro mejor para esta nación.
    Experiencias / Osiris Núñez, msc. ADH748

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...