• Noticias

    Jesús y la gente de su Pueblo

    Lectura Orante | P. Marcos Plante, MSC. Jesús y la gente de su pueblo.  
    Con la Biblia a mano, léase el texto de Marcos 6,1-5, subrayando las palabras que llaman la atención.
    1º Paso: Interpretación del texto: La enseñanza de Jesús en parábolas y su actuación sanadora en territorios del lago de Galilea culminan con el retorno de Jesús a su tierra natal. Los habitantes de Nazaret quedan asombrados de su enseñanza y se enorgullecen de tener un compueblano con fama de profeta pero, al mismo tiempo, dudan de él. Se preguntan: -¿De dónde le viene esa sabiduría y esa capacidad de hacer milagros? Pues, lo conocen a él desde su niñez, y, según ellos, ni él ni sus padres, ni sus hermanos se destacan o han sido elegidos para esa vocación. Esto los tenía decepcionados.
    Entonces, Jesús les dio la respuesta de su desconcierto: -Un profeta sólo es despreciado en su tierra, entre sus parientes y entre los suyos. Se nota la falta de fe entre sus compueblanos y él no pudo hacer allí ningún milagro. Unos pocos, sin embargo, creyeron y se sanaron de su enfermedad. A Jesús se le descubre sólo por la fe.

    2º Paso: Meditación: Jesús profeta, gracias a nuestra fe, actúa en su pueblo; nos habla a través de los evangelizadores, a través de su Palabra. Pero, a veces estamos decepcionados de él porque no conseguimos los milagros esperados. Algunos dicen que no conseguimos por falta de fe; otros dicen que pedimos mal. En cuanto a mi concierne, quiero mantener una fe ferviente en su fuerza salvadora. En realidad no busco milagros con él; busco más bien la alianza con un Dios que vive la comunión con los que creen el él. En comunión con Jesús supero mis debilidades: él es mi alcázar, mi refugio en todo momento.

    3º Paso: Oración: Tú que vives al amparo del Altísimo, y habitas a la sombra del Poderoso en amor, di al Señor: “Refugio mío y fortaleza mía, Dios mío, en ti confío.” Sal 91,1-2.
    Señor, mi confianza en ti no fallará nunca porque yo sé que te entregaste para que el pecado y la desgracia no sea un fatalidad en los seres humanos. En comunión contigo, vivo en esperanza todos los acontecimientos de mi vida.

    4º Paso: Contemplación: Contemplando esta escena de Jesús en su pueblo natal siento tristeza por ellos. Esa tristeza la tengo también actualmente viendo muchos compueblanos que no creen de verdad en la presencia salvadora de Jesús en sus vidas y viven desamparados. Les falta la fe.
    5º Paso: Compromiso en la historia: Quiero evangelizar, catequizar, dar a conocer a la humanidad la fuerza salvadora de la fe para que tenga una vida digna y feliz.