• Noticias

    Mosaico de las Relaciones (2)

    Pastoral de la Salud | Mons. Valentín Reynoso, msc  
    Mosaico de las Relaciones (3a parte)  
    El agente de pastoral puede diagnosticar la condición interior de la persona observando y escuchando
    el mosaico de ingredientes que constituyen sus relaciones humanas. En el número anterior describimos las necesidades, las actitudes, motivaciones, expectativas y sentimientos en el mosaico de las relaciones.
    Concluimos este mosaico de las relaciones con la espiritualidad y algunos aspectos de la dimensión espiritual, necesarios para acompañar a las personas.
    La espiritualidad
    «Espiritualidad» no es sinónimo de pertenencia a una tradición religiosa.
    Pertenecer a una tradición religiosa determinada tiene mucho que ver con el lugar de nacimiento: es distinto nacer en España, en Libia, en Suecia, en Zambia, en Perú, en la India o en Japón.
    Un niño, según su propio origen geográfico, aprende un determinado idioma, asimila unas tradiciones culturales concretas, desarrolla el gusto por determinados tipos de alimentos, canta músicas nativas y, en el nivel de la fe, está inmerso en un sistema de creencias de una concreta tradición religiosa (cristiana, judía, islámica, hinduista, budista…).
    Cada tradición religiosa tiene estructuras históricas y organizativas distintas, valora e inculca doctrinas que son centrales para sus creencias, propone etapas e itinerarios para conseguir la salvación, tiene fiestas y rituales específicos, reconoce figuras religiosas dentro de la comunidad, posee oraciones y símbolos que le ayudan a crecer en la fe y a profundizar en su relación con Dios. Ahora muchas personas se identifican con la pertenencia a una religión, mientras que otras pueden rechazar o ignorar la referencia institucional. El no reconocerse dentro de una tradición religiosa no significa que no se tenga una espiritualidad.
    La espiritualidad tiene que ver con lo que va más allá de lo material. Incluye una apertura a lo trascendente, se funda en la experiencia biográfica, tiene un marco más personal que comunitario.
    Algunos aspectos de la dimensión espiritual:
     La experiencia de la vida como el don más importante.
     La relación con dios, encontrado a través de distintos caminos, según las personas: los caminos de la naturaleza, de la historia, de la ciencia, del arte, del encuentro con los demás, del impacto con la propia vulnerabilidad y mortalidad…
     La aceptación de uno mismo, con sus luces y sus sombras.
     La manera de relacionarse con los demás.
     Los valores y las esperanzas que orientan la propia vida.
     La experiencia de lo sagrado, de la oración o de la meditación.
     La búsqueda de comunión con la Creación y la contemplación.
     La actitud de apertura al misterio y la sorpresa.
     La reconciliación con las propias limitaciones y la necesidad de perdón.
     La manera de vivir e integrar el tiempo: el pasado, el presente y el futuro.
     El sentido de tener una misión que cumplir en la vida y el significado último de la propia existencia.
    El agente de pastoral necesita educarse para acompañar a todas las personas, no limitándose a visitar a quienes comparten la misma fe, sino también acercándose y acompañando a quienes profesan distintos valores y orientaciones.
    Su actitud de acogida, respeto y solidaridad puede ayudar a quien sufre a descubrir los recursos personales y espirituales disponibles en medio del sufrimiento.
    En suma, la pastoral de la salud invoca el uso creativo de un mosaico de aspectos y habilidades que han sido descritas. Acompañar historias distintas significa aprender a observar, a escuchar y a conectar con la variedad de integrantes que forman la unicidad de cada persona. Es algo como aprender a observar a maximizar el uso creativo del alfabeto. En el alfabeto existen alrededor de 20-25 letras, desde la A hasta la Z: si no se combinan adecuadamente, no tienen sentido, mientras que, si unimos las letras de manera apropiada, pueden expresar ideas, caracterizar la comunicación, traducirse en artículos o en libros… Así es el proceso de la comunicación y de la sanación: hay que ir añadiendo y valorando el mosaico de facetas y recursos que representan la unicidad y dignidad de cada persona y cada historia. ADH 791.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...