• Noticias

    El Papa agiliza proceso nulidad

    Vaticano | Jesús Bastante: Francisco agiliza los procesos a un mes del comienzo del Sínodo de la Familia
    El Papa establece "nulidades exprés", que podrán darse en un mes y serán gratuitas
    Se suprime la segunda instancia, y se establece que el obispo sea el único juez de los procesos
    Jesús Bastante, 08 de septiembre de 2015 a las 12:24, Religión Digital
    Papa: "No a las nulidades matrimoniales a cualquier precio"

    No se necesita una "doble decisión conforme a favor de la nulidad del matrimonio, a fin que las partes sean admitidas en nuevas ‘nupcias canónicas', pero que sea suficiente la certeza moral alcanzada por el primer juez y norma del derecho"

    (Jesús Bastante).- "He decidido de dar con este Motu proprio disposiciones con las cuales se favorezca no la nulidad del matrimonio, sino la celeridad de los procesos y la simplicidad". A pocas semanas de que dé comienzo el Sínodo de la Familia, Francisco entra en juego, con un "Motu Proprio" mediante el que agiliza los procesos de nulidad, que pasarán a depender directamente de los obispos, y que podrán ser gratuitos. Además, habrá una suerte de "nulidad exprés" para aquellos casos en los que resulte "evidente" que la unión es nula.

    Los dos documentos -uno para la Iglesia Romana y otro para los católicos de rito oriental-, con forma de "Motu Proprio", han sido trabajados en tiempo récord, y en el más absoluto secreto. Así lo quería el Papa, y así se ha hecho, hasta el punto que los periodistas acreditados en Roma sólo tuvieron acceso al mismo en la misma sala Stampa del Vaticano.

    A partir de ahora, sólo será necesaria una sentencia para declarar la nulidad de un matrimonio. En el caso de sentencia favorable, tendrá efectos jurídicos inmediatos, y los plazos se acortan: una nulidad podrá darse en un mes. Hasta la fecha, era obligatorio acudir en segunda instancia a la Rota Romana, lo que demoraba el proceso varios años, y aumentaba sobremanera su coste.

    Una nulidad matrimonial en nuestro país, incluso aquellas en las que ambos cónyuges están de acuerdo en reconocer que nunca hubo matrimonio entre ellos, cuesta entre 4.000 y 5.000 euros, y el proceso dura entre dos y cinco años. Una barbaridad para aquellos que quieren rehacer su vida y, si tienen fe, hacerlo con las bendiciones de la Iglesia. En todo caso, se mantiene la posibilidad de que, quien lo desee, pueda acudir a la Rota para defender sus derechos.

    Para facilitar esto, el Papa ha determinado que sea el obispo de cada diócesis quien ejerza como juez. Se acabaron los recursos a Roma. Serán las iglesias particulares las que decidirán, en un proceso administrativo, si existe o no nulidad. Incluso, en los casos donde la nulidad sea evidente, el obispo -que es el único juez, aunque podrá designar a un grupo de colaboradores, que podrían ser laicos, para actuar en su nombre- podrá declararlo de forma casi inmediata. Esto ayudará a que muchos matrimonios fallidos puedan encontrar una solución, y no pasar por situaciones más dolorosas que la que supone una separación.

    Se trata de que el retraso en los juicios "no oprima en las sombras de la duda" el corazón de los fieles. El Papa argumentó su decisión en la importancia de atender las expectativas de los fieles que esperan "aclarar su propio estado".

    Pese a lo que algunos puedan afirmar, la reforma no es ‘un divorcio a la católica', pues, la doctrina de la Iglesia, que defiende "la dignidad del matrimonio". Pero, como apunta Francisco, "es la preocupación de la salvación de las almas, que - hoy como ayer- es el fin supremo de las instituciones, de las leyes, del derecho, a empujar el Obispo de Roma a ofrecer a los Obispos este documento de reforma".

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...