• Noticias

    La Madre Tierra

      Apuntes Misioneros | Pedro Ruquoy,  cicm



    LA MADRE TIERRA (La Pachamama)

    "A mas de patearla la herimos
    y ella nos regala la vida
    no escuchamos el rugir de sus ríos y sus mares.
    No nos importan sus gritos, cuando tiembla y nos mece
    y decimos que la amamos y la llamamos madre tierra.
    A nuestra Pachamama, la olvidamos y la sepultamos
    con la avaricia de los rascacielos, de ríos envenenados.
    Le cercenamos su vida en cada árbol truncado
    sin sembrarle un hijito
    somos creadores de nuestra propia inexistencia."

    Estas palabras escritas por un poeta ecuatoriano conocido como "Mariposa", es una verdadera lamentación frente a la falta de respeto hacia nuestra madre común: la Madre Tierra llamada "la Pachamama" por los indígenas de nuestra querida América Latina. El poema que acabamos de mencionar hace eco a la magnífica encíclica del papa Francisco "Laudato si":
    "Nuestra hermana Tierra clama por el daño que le pro­vocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus pro­pietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el corazón humano, he­rido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivien­tes." (N° 2) "Se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año, muchos de ellos no biodegradables: residuos domiciliarios y co­merciales, residuos de demolición, residuos clíni­cos, electrónicos e industriales, residuos altamen­te tóxicos y radioactivos. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería." (N° 21) "Cuando las selvas son quemadas o arrasadas para desarrollar cultivos, en pocos años se pierden in­numerables especies, cuando no se convierten en áridos desiertos."(N° 38)
    Agosto, fue proclamado el mes de la Pachamama, el mes de nuestra madre tierra y varias actividades fueron celebradas por los pueblos amantes de la tierra. Por esto, el mes pasado, a la luz del mensaje del papa, casi cada noche antes de la oración final, frente a los casi 100 miembros de nuestra gran familia,  he insistido sobre la importancia de cuidar, respetar y proteger al medioambiente. Si bien la degradación y la contaminación de la naturaleza es una realidad mundial, aquí en esta parte de África Austral,  la situación es realmente catastrófica.  Kabwe, la capital de la Provincia Central de Zambia, situada a unos 50 kilómetros de nuestra casa ha sido declarada "ciudad más contaminada del mundo". En un artículo amplio y detallado, el famoso diario británico "El Guardian" del 28 de mayo pasado afirma: " Según expertos en polución  Kabwe es la ciudad más tóxica del mundo, donde la gran cantidad de plomo envenenado ha dañado el cerebro y otros órganos de generaciones de niños y donde los niños siguen envenenados cada día." En Kabwe, desde hace más de un siglo, existen minas de zinc que transforman la región en un lugar de muerte.
    Enemigos de la madre tierra
    Pero las minas de zinc, de cobre y de manganeso (que hoy en día están en manos de empresas chinas) no son los únicos enemigos de nuestra madre tierra en Zambia: como en muchos países empobrecidos de América Latina, está el grave problema de la deforestación. Para sobrevivir, miles de campesinos se dedican a la fabricación de carbón vegetal y, en los barrios populares de las grandes ciudades, la gente no tiene otro medio para cocinar si no es el carbón. El resultado es catastrófico: la temporada de lluvia se achica cada año más y las hermosas e inmensas savanas se transforman poco a poco en  desiertos sin vida.
    Por fin, tenemos que mencionar la mala costumbre de tirar basura donde quiera sin pensar que una bolsa de plástico aunque sea biodegradable, tirada encima de un arbusto tarda muchos años, y no días como algunos piensan, en desintegrarse. Incluso la piel de un plátano que se tira, tarda de 1 a 3 años en descomponerse, Alrededor de nuestro orfanato, la basura abunda y, con ella, los ratones se multiplican y amenazan la salud y la vida de todo el mundo. Además, ese conjunto repugnante es una de las causas de las epidemias de cólera que vuelven cada año en este país,
    Obviamente, no tenemos la posibilidad de transformar esta triste realidad en su totalidad pero tenemos la capacidad de resolver el problema en el lugar donde nos tova vivir hoy, Entonces ¿qué hacemos en esta gran familia de las Flores de Sol? Además de exhortar, aconsejar y animar a los pequeños y los grandes en relación con el respeto debido a nuestra madre tierra, hemos realizado varias pequeñas acciones:
    Ayuda a los Niños de Zambia
    Con el apoyo de una organización francesa llamada "Aide aux Enfants de Zambie" ("Ayuda a los Niños de Zambia") hemos construido una docena de letrinas especiales llamadas "sanitarios ecológicos secos" (SES). Se trata de un sistema para el tratamiento de las excretas humanas.  Este tipo de sanitarios no contamina el sub-suelo y produce un tipo de abono orgánico excelente para la agricultura. Cada grupo de 9 o 10 niños y adolescentes dispone de un sanitario ecológico seco y tiene que cuidarlo y limpiarlo cada día.
    Como alternativa al uso del carbón vegetal, hemos fabricado un generador de biogás. O sea, para cocinar, producimos nuestro propio gas con los excrementos de nuestros puercos. Para la creación de esta planta especial, hemos contado con la experiencia del sacerdote e ingeniero Pierre Gillet quien trabajó como misionero en la India y aprendió allí cómo construir ese tipo de generador de gas natural, En relación con la electricidad, la semana pasada, inauguramos un sistema de producción de energía solar: dos paneles fijados sobre el techo de la capilla del orfanato permiten alumbrar los lugares de reunión, los dormitorios y las casitas de todos los habitantes de nuestro centro y, además, hacen funcionar uno de los tres  refrigeradores.[...]
    Pero queda mucho por hacer: lo más importante es convencer a cada miembro de nuestra gran familia que la Tierra es nuestra Madre común quien merece el respeto, la protección y el amor de cada uno de nosotros. ADH 815

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...