• Noticias

    El demonio del conformismo

      Cotidianidades | P. Eulide Garcia, MSC



    El demonio del conformismo y el Dios de la esperanza
    Yo defino el demonio como una actitud humana que lo mantiene postrado ante situaciones que requieren de una actitud positiva y de lucha para enfrentar cualquier mal que aqueja a una persona, familia o sociedad.
    En el 2004 tomó posesión de la presidencia  el Dr. Leonel Fernández Reyna después de haber estado fuera del poder por cuatro años, en esta ocasión sustituye al Ing. Hipólito Mejía quien se había reelegido a pesar de que la constitución prohibía la reelección, y total que perdió dichas elecciones dejando al país en una situación de crisis atribuida al desfalco del famoso Banco BANINTER cuyos recursos fueron devorados por unas “aves de rapiña insaciables”, el caso es que cuando el presidente electo tomó posesión del poder nuevamente dijo “que el país estaba al borde del abismo”, pero de ese momento en adelante era "pa’ lante que vamos”.
    Al terminar el periodo del Leonel Fernández en 2012 fue que se entendió esa frase, porque el país quedó totalmente ya no al borde del abismo sino por mitad del abismo, tal como lo había dicho indirectamente él, porque si usted, amigo lector, está al borde de un precipicio y sigue hacia delante de seguro que se "derricará" y eso precisamente sucedió el pueblo fue "derricado" y luego la parte faltante para llegar al fondo del abismo se está completando en este gobierno del mismo partido fundado por uno de los hombres más sensible a nivel político que ha dado la República Dominicana el profesor Juan Boch, el ilustre profesor y que lamentablemente sus herederos  políticos no aprendieron nada de Él, me imagino que donde quiera que esté su alma no debe estar tranquila cuando contempla lo que están haciendo “sus hijos políticos”; tienen al país en verdadero desastre, parece que no hay salida porque se escucha la frase: “Esto sólo lo arregla Dios”, suelo responder a esta frase, lo que el ser humano dañó que lo arregle él, Dios no tiene porque vivir arreglando lo que hemos dañado, si los políticos han dañado al pueblo dominicano que lo arreglen ellos.
    Para mí esa frase “Esto sólo lo arregla Dios”, es lo que llamo una frase del demonio del conformismo, es una frase que está cargada de derrotismo, de desesperanza, ahí no está Dios en el hombre y la mujer que se cruzan de brazos ante una situación que merece el accionar de cada dominicano y dominicana que cree que podemos sacar nuestro país del atolladero en el que nos han llevado un grupo de mafiosos, como diría Juan Pablo Duarte: “Donde un grupo de hombres sin alma y sin corazón atenta contra la patria”.
    ¿Dónde está el Dios de la esperanza?
    En la sagrada escritura siempre vemos al Dios de la esperanza caminando con su pueblo, en ocasiones con un grupito a los que los autores sagrados le llaman el “resto de Israel”, Jesús les llama “el pequeño rebaño”, ahí camina Dios  cruzando el desierto abriendo camino y conduciendo a Pablo hacia el camino de la liberación hasta alcanzar el país del que mana leche y miel para todos y no para un grupito de aprovechados que les deja caer migajas al pueblo de Dios y ellos se quedan con la gran tajada, Dios marcha hoy vestido de verde y ahí se manifiesta el Dios de la esperanza, que lucha fuerte con el demonio del conformismo, es la lucha en la que estamos todos involucrados y que no debemos quedarnos en meros espectadores, debemos ser aliados de ese Dios que sueña con una nación dominicana igualitaria donde todos y todas  disfrutemos de la riqueza que producimos y que no se siga quedando en las cuentas de los grandes funcionarios los cuales son protegidos por el demonio de la justicia, la cual se parcializa con los hijos de las tinieblas, esos sin alma y corazón como decía el patricio, Juna Pablo Duarte.
    Caminemos del color del Dios de la Esperanza, y hagamos del desierto el oasis soñado por cada dominicano y dominicana, dejemos escuchar las palabras de Jesús en la piscina del Siloé, toma tu camilla y vete  o “a ti te digo talitha kumi levántate…”, son frases del Dios de las posibilidades, no todo está perdido, y tu y yo podemos ser parte de la historia del Dios de la Esperanza y no del demonio del conformismo.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...