• Noticias

    Sophia, primera robot con ciudadanía Saudí

    En Familia | Zahira Maxwell


    Sophia, ¿Casualidad que la primera robot con ciudadanía Saudí lleve el nombre de un libro sobre la filosofía?

    El libro el mundo de Sophia lo leí en el 1996, recuerdo que es sumamente interesante, porque su autor Jostein Gaarder nos lleva por el mundo de la filosofía a través de una novela cuyo personaje principal es una niña que va a cumplir sus 15 años. Sophia está conociendo el mundo de la Filosofía, de allí el juego de palabras con su nombre. Y es precisamente ese el mismo nombre que lleva la robot con inteligencia artificial que ha recibido desde el 2017 la ciudadanía de Arabia Saudita.
    Audry Hepburn
    Es decir, la robot Sophia se trata de una humanoide que puede ser y que ha sido entrevistada públicamente. Fue creada por David Hanson, quien con su empresa Hanson Robotics ha querido desarrollarla para dedicarse al cuidado de personas mayores. Sophia aprende en su interacción con los humanos. Con su rostro, inspirado en la fallecida actriz Audry Hepburn sorprende por el realismo de sus expresiones.

    Por otro lado, al ver los videos, que les recomiendo buscar en YouTube, pueden apreciar el parecido de este robot a un ser humano. Está equipada con tecnologías que actualmente se aplican para realizar estudios de Neuromarketing. Poder una cámara en su pecho que le permite “observar” el rostro de la persona que tiene frente a ella. Las imágenes que recopila la cámara son procesada por un software de reconocimiento facial, el cual le transmite la información de la descodificación de los gestos. De esta forma Sophia puede, al igual que un ser humano, identificar el humor de la persona que la entrevista.

    Así mismo, su procesador le permite acceder a información almacenada que puede utilizar para dar sus respuestas. Y, como si todo esto fuera poco, al momento de ser entrevista a demostrado sentido del humor al responder preguntas como: ¿Crees que los robots pueden ser un peligro para los seres humanos? Su respuesta fue: creo que alguien ha visto muchas películas de Hollywood.

    Estamos viviendo en el mundo que muchos soñaron. Entiendo que las películas de ciencia ficción y los escritores han contribuido a inspirar la ciencia. Ahora tenemos casas automatizadas con la domótica. Podemos encender las luces antes de llegar al hogar, climatizar las áreas que nos interesan. Todo esto y más desde un dispositivo móvil como un celular o una tablet.

    Sin embargo, todo esto contrasta con los niveles de pobreza en que viven muchas comunidades a nivel mundial. Todo esto contrasta con el deterioro y descuido medioambiental. Hay que reconocer que muchas empresas están trabajando en concientizar a la población Dominicana. Los supermercados están usando bolsas de plástico biodegradables. El látex de globos están fabricándolos biodegradables. Se incentiva a adquirir bolsas reusables.

    Es importante recordar que Junio es el mes del inicio de la temporada ciclónica, (el pronóstico para este año es que se formen sólo 12 eventos, se espera que sea una temporada ligeramente por debajo del promedio), también en junio se conmemora el día mundial por el Medioambiente.

    Para concluir, es muy bueno conocer sobre La robot Sophia, saber que los avances en la tecnología permiten que una persona sea operada por un robot, saber que un envejeciente con problemas de Alzheimer o demencia senil puede ser cuidado por un robot que le proporcionará el cuidado debido sin posibilidad de adquirir el síndrome del cuidador. Saber que las tecnologías aplicadas al estudio son cada vez más frecuente. Todo esto y más, forma parte del mundo en que estamos viviendo. Pero no podemos olvidarnos de los niños que andan descalzos en las calles de nuestros pueblos. Los ancianos olvidados en una habitación calurosa o fría. El padre de familia, que a pesar de la prohibición y daño medioambiental, tala árboles para hacer carbón y llevar el sustento a su familia.

    Miremos al frente, vamos a conocer todo lo que nos ofrece la tecnología, pero no olvidemos a los que sufren escasez. Porque así como Arabia Saudita le reconoció la ciudadanía a Sophia, muchos seres humanos de carne y hueso no poseen registro de nacimiento, ni ciudadanía de nación alguna. Recordemos en el nombre de Sophia lo que debe hacernos diferente, la filosofía humana. “Pienso, luego existo” según Descartes. Y Antonio Damassio ha demostrado: “somos seres sentimentales que pensamos”. Sean nuestros sentimientos o nuestros pensamientos, debemos valorar nuestra individualidad. Somos únicos e irrepetibles. No podemos ser construidos en series, ni aún clonándonos. Cada vivencia nos hace únicos, desde el vientre de nuestra madre. ADH 835

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...