• Noticias

    Labor humanitaria de los cuidados paliativos

    Temas de Salud | Marcia Castillo 


    Labor humanitaria de los cuidados paliativos
    El escritor francés François Mauriac dijo de manera  muy lúcida que “La muerte no nos roba los seres amados, al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente” porque al fin y al cabo la muerte es la consecución final de la vida, un testimonio de que hemos estado aquí y de que hemos sido parte de algo o alguien más grande que nosotros mismos.
    En tiempos antiguos se solía colocar en lo relojes de sol la frase “Tempus fugit” (el tiempo huye, el tiempo vuela) locución latina que hace referencia explícita al veloz discurrir del tiempo.
    ¡Y sí! Nada puede detener el veleidoso tiempo… No obstante, esta entrega no se trata de relojes, ni de la volatilidad del hombre frente al mismo, aquí pretendemos de forma introductoria aclarar las   herramientas que posee el sistema sanitario para hacer más llevadero el tiempo cuando ya existe una condición médica irreversible, incurable que devendrá indefectiblemente en la partida terrenal de ese ser querido.
    Existe un adagio medico comúnmente atribuido a Hipócrates que reza “Si puedes curar, cura; si no puedes curar, alivia; si no puedes aliviar, consuela”. Y de eso quisiéramos dar algunas pinceladas en esta ocasión.
    Cuando hablamos de cuidados y medicina paliativa ¿a que nos referimos exactamente?
    El termino Paliativo deriva del latín pallium, que significa manto o cubierta, lo que nos hace pensar  en prácticas en un cuidado para sofocar el sufrimiento o aliviar los síntomas.
    Es importante saber que, aunque estén íntimamente ligados, Cuidados paliativos y Medicina paliativas son dos conceptos diferentes.
    Medicina paliativa es la  que centra su atención en los enfermos terminales, es decir, aquellos cuya expectativa de vida es relativamente corta por causa de alguna patología que no responde a los terapias curativas​, su objetivo es  lograr la máxima calidad de vida  y autonomía en dichos pacientes, sin intentar acortar ni alargar la vida, procura  aliviar el dolor y otros síntomas estresantes. Además, integra los aspectos psicológicos y espirituales en la aplicación de los cuidados, ponderando  activamente al núcleo familiar, tanto durante el proceso como en el duelo.
    Los cuidados paliativos incluyen no sólo los tratamientos médicos y farmacológicos que se dan al  paciente terminal, sino también todas las atenciones de un equipo interdisciplinariopsicológicas, enfermería, servicios sociales, terapia ocupacional y soporte espiritual. Los cuidados paliativos no adelantan ni retrasan la muerte, sino que constituyen un verdadero andamiaje y soporte holístico para el paciente y su familia.
    Aunque los hospicios de otro modo iniciaron su labor hace centurias, la medicina paliativa empezó a organizarse como tal en los últimos 50 años, en ese tenor el Colegio Médico Español declara que:
    "Todas las personas tienen derecho a una asistencia sanitaria de calidad, científica y humana. Por tanto, recibir una adecuada atención médica hasta al final de la vida no debe considerarse un privilegio, sino un auténtico derecho”. Y culmina diciendo: Los cuidados que un pueblo presta a sus ciudadanos más frágiles es un exponente de su grado de civilización. En este esfuerzo colectivo, los médicos, fieles a nuestra mejor tradición humanística y humanitaria, siempre deberemos estar comprometidos."
    En una próxima entrega explicando las características particulares de los cuidados paliativos en cada escenario, de qué medios disponemos y hasta donde llega el rol del médico, el de la familia y del mismo paciente, cerramos con una frase de Antonio Machado: “La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.” ADH 839.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...