• Peregrinando hacia la tierra que mana leche y miel

    Solidaridad | P. Miguel Angel Gullón, op


    Peregrinando hacia la tierra que mana leche y miel
    Varias familias campesinas comenzaron una caminata el 21 de octubre con el fin de solicitar una reunión con el presidente de República Dominicana, Danilo Medina Sánchez, para que atendiera sus demandas tras la expulsión de sus tierras. Decidieron permanecer frente al Palacio Nacional hasta ser recibidos y en la madrugada del 31 de octubre fueron desalojados por la fuerza.
    Un grupo representativo de las 240 familias desalojadas, convocadas por la Asociación de campesinos Mamá Tingó, partió el día 21 de octubre desde Santa Cruz de El Seibo caminando. Una marcha que duró cinco días, en la que recorrieron a pie 170 kilómetros para llamar la atención sobre las injusticias que han vivido, la situación de desamparo en la que se encuentran y la necesidad de reparación del daño sufrido. Llegaron a Santo Domingo el viernes 25 de octubre, esperando ser recibidos por el presidente Medina, pero éste no quiso atenderles. Tomaron la decisión de permanecer frente al Palacio Nacional hasta ser recibidos por el presidente de la República y desde ese viernes han estado acompañados por centenares de personas que han mostrado su apoyo y solidaridad uniéndose y yendo a visitarles.
    Desalojo y expulsión
    El 6 de septiembre de 2018 las familias campesinas de La Culebra, Vicentillo sufrieron el desalojo y expulsión de sus casas y territorios por un grupo violento de guardias, policías y civiles. Usaron también una pala mecánica para causar el mayor daño posible: arrollaron casas y todo lo que las familias tenían sembrado. Desde entonces, además, están siendo perseguidos y criminalizados por querer defender y recuperar lo que es suyo. La asociación de campesinos Mamá Tingó, con el apoyo de otras organizaciones, está realizando distintas acciones y peticiones a diversas instancias de justicia y gubernamentales para reparar esta situación, pero las 240 familias no recibieron respuesta.
    En la madrugada del 31 de octubre de 2019 las familias campesinas fueron desalojadas por la fuerza por el cuerpo policial de cascos negros, siendo golpeadas y ultrajadas. Los manifestantes fueron divididos en tres grupos y trasladados en autobuses a tres hospitales diferentes: al Hospital Darío Contreras, al Hospital de las Fuerzas Armadas y Hospital Moscoso Puello. El traslado forzoso se llevó a cabo con la excusa de realizarles un chequeo médico y para ello emplearon la violencia, desplazándoles contra su voluntad. La clara intención de la policía y el gobierno es ocultar las luchas de las familias campesinas de La Culebra, Vicentillo, que cada día va consiguiendo más apoyos nacionales e internacionales para su causa.
    Más de 50 instituciones nacionales e internacionales denunciaron el uso de la fuerza empleada y solicitaron, de nuevo, al presidente, Danilo Medina Sánchez, que reciba y atienda las justas demandas del campesinado seibano: la devolución de sus tierras, la paralización de la criminalización del campesinado, la reparación para todas las personas afectadas Y la justicia para el niño Carlos Rojas Peguero de 12 años, asesinado en el marco de este conflicto.
    En la tarde del domingo 10 se realizó una caminata desde el Parque Independencia hasta el monumento a Fr. Antón de Montesino la cual congregó a muchas personas que con cánticos y proclamas se hicieron eco de esta sangrante realidad. Compartimos la oración que dio inicio al acto:
     Oración de Los Peregrinos de El Seibo
    Dios y Padre nuestro, que eres siempre Dios de un pueblo, y te hiciste peregrino con el pueblo de Israel para liberarlos. Aquí nos presentamos todos y todas como un pueblo que tiene sed de justicia. Nos creaste de la tierra, y nos enviaste a trabajarla y cuidarla. Pero el capricho de un opresor nos arrancó este derecho y esta identidad. Somos campesinos sin tierra, somos “Los Peregrinos de El Seibo”, de la Asociación Campesina Mamá Tingó. Renovamos el Éxodo, peregrinando desde Santa Cruz hasta Palacio con tu compañía, que es Pascua de Liberación. No apartes tu oído; no dejes de latir tu corazón de amor en medio de nosotros; que pasemos, junto a ti, de la muerte a la vida, de la opresión a la libertad, de no tener tierra a la cosecha abundante en esa tierra prometida que mana leche y miel. Así como la semilla muere para dar fruto. Te presentamos, junto a nuestro clamor, a tantos campesinos, que han sido también despojados de su tierra, de su techo, y de su trabajo. Nuestro grito, que pide tu justicia, también es el de todos aquellos que viven en las sombras de la humanidad, negados de tener derechos. Sea nuestra oración una siembra de esperanza, y que un día cosechemos, como en nuestra tierra, la justicia y la paz. Tú que te haces campesino con nosotros, en Jesucristo nuestro Señor, AMEN.
    También se leyó una carta con los agradecimientos
    En primer lugar, agradecemos a todos los Medios de Comunicación en sus diferentes formatos: TV, radio, periódicos, redes sociales, etc., por su inestimable apoyo a esta lucha por la dignidad, acompañando a los peregrinos de El Seibo. A todos los dueños de medios, directores, comunicadores, periodistas, redactores, camarógrafos y fotógrafos ¡Muchas gracias!
    Agradecemos a nuestro Gobierno presidido por el Lcdo. Danilo Medina Sánchez, por haber escuchado nuestra súplica, por su fraternal acogida en el Palacio, que, dirigida por el Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, está llevando este proceso de la mejor forma, para que nuestros campesinos y campesinas regresen en paz a la tierra que les vió nacer. Además, de la paciente preocupación y vigilia por nuestra seguridad a través de los Cuerpos de seguridad estatales, la Policía Nacional y la DIGESETT.
    De igual modo, a todas las Iglesias Evangélicas y Católica por su acompañamiento y unidad ecuménica en este proceso de lucha a favor de los Peregrinos de El Seybo. 
    Y por supuesto, a todos y todas las organizaciones, colectivos, asociaciones, grupos, movimientos y personas, tanto de nuestro país como de muchos lugares del mundo que han sembrado su semilla de dignidad, recordando que aquí se levantó la voz por quienes estaban siendo maltratados como si no fueran personas. Fr. Antón de Montesino en nombre de la Comunidad Dominica proclamó en el Adviento de 1511: ¿Acaso estos no son personas, no tienen almas racionales, no son dignos de tratarles como a ustedes mismos? Y desde entonces, ese grito se actualiza hoy con nuestros campesinos y campesinas de Mamá Tingó de El Seybo que han sufrido las más crueles torturas, apresamientos, el asesinato de Carlitos Rojas Peguero de 12 años y otras muertes a raíz del conflicto de la tierra, por el poder político y económico que apoya a Pedro Guillermo Varona.
    Muchas gracias por el apoyo logístico y moral, los cuales, han sido claves e imprescindibles en esta lucha. Gracias por convertir la lucha de los peregrinos de El Seybo, en una lucha de todos y todas, creando así, una revolución pacífica que tendrá una transcendencia histórica, basada en el amor, la paz, la justicia, la libertad, la dignidad, y el fin de la opresión del pueblo campesino. ¡MUCHAS GRACIAS A TODOS Y A TODAS! ¡QUÉ DIOS LES BENDIGA SIEMPRE POR SU SOLIDARIDAD, SU LUCHA Y SU COMPROMISO!

    A continuación transcribimos el manifiesto que se proclamó:
    Queridos Hermanos y Hermanas, solidarios:
    Nosotros, la Asociación Campesina Mamá Tingó, por la presente, queremos comunicarles en breve nuestro peregrinar, ante los atropellos que hemos sufrido en el conflicto de la tierra, bajo incumplimiento del Decreto 486 sobre la Reforma Agraria promulgada en el 1975 por el presidente Joaquín Balaguer en la comunidad San Francisco Vicentillo en la Culebra, El Seibo.
    Durante generaciones hemos habitado estas tierras comuneras, y no fue hasta el 2016 que el Instituto Agrario Dominicano (IAD) hizo los levantamientos de lugar y fueron aparceladas 613 familias. En ese mismo año, hemos sufrido de manera constante la opresión de un terrateniente de origen cubano llamado Pedro Guillermo Varona. Este terrateniente en su afán de expansión de sus predios, y con el apoyo de las autoridades del Seibo y Hato Mayor, se efectuó un primer intento de desalojo en la cual hubo destrucciones de viviendas; mataron parte de nuestro ganado y cosechas. Durante ese año y hasta la fecha hemos estado padeciendo opresiones por parte de este señor que demuestra en su modo de operar fraudulento que es aceptado por las Instituciones Públicas.
    Para el amanecer del 6 de septiembre de 2018, con la firma del Abogado del Estado José Antonio Polanco, arrebatándonos todo el derecho que por posesión y asentamiento nos correspondía, se llevó a cabo, de manera ilegal y vandálica, un brutal y criminal desalojo, donde fueron destruidas todas nuestras casas y cosechas sembradas por nuestro propio esfuerzo.  Luego de este desalojo forzado, Pedro Varona se ha apropiado, con el apoyo de las autoridades políticas, y la fuerza de un grupo paramilitar de las 20,019.8 tareas de tierra. Cuando en realidad no tiene ni siquiera un 25%.
    Tenemos campesinos perseguidos por la justicia, listado de apresamientos, represión y persecución por doquier, que han sufrido amenazas, amedrentamiento, torturas, encarcelamiento por el sólo hecho de ser parceleros, ordenes que son ejecutada por este terrateniente sin ningún proceso legal.  Llegando hasta el colmo de arrebatarnos la vida del niño Carlitos Rojas Peguero vilmente asesinado con apenas 12 años. Llegando al colmo por parte de la justicia de imputarle un suicidio, no obstante encontrando el arma mortal en manos de un empleado del señor Pedro Guillermo Varona.
    Ante estas atrocidades, la asociación tomó la iniciativa de peregrinar del 21 al 25 de octubre de 2019.  Durante 5 días y 150 kilómetros a pie, quisimos llamar la atención sobre las injusticias que hemos sufrido. Llegamos a Santo Domingo el viernes 25, esperando ser recibidos por el presidente Danilo Medina, pero no nos atendió, y tuvimos que dejar una carta solicitando una cita con una secretaria. Ante lo acontecido, tomamos la decisión de permanecer frente al Palacio Nacional hasta ser recibidos por el presidente de la República. Desde ese día nos han acompañado centenares de personas y grupos que se han hecho presentes y nos han mostrado su apoyo y solidaridad. 
    El día 31 de octubre a las 2:30 de la madrugada, fuerzas policiales y militares nos desalojaron de manera violenta y contra nuestra voluntad, alegando que estábamos afectado de salud, asunto que es mentira.  Estos agentes nos dividieron en tres grupos y nos dejaron sin ninguna logística, obligándonos a bajar de los autobuses con gas pimienta, abandonándonos en la entrada de los hospitales Darío Contreras, el Hospital de las Fuerzas Armadas y Moscoso Puello. Al llegar a estos hospitales con moratones en nuestros cuerpos por los forcejeos propiciados por los mismos agentes, ningún médico estaba al tanto de nuestra llegada. 
    Ese mismo día, cercano a las 12:00 pm, el director del IAD, Emilio Toribio Olivo, junto al director del CEA, Luis Pichirilo, mediante una rueda de prensa, se desentendieron sobre el origen de los terrenos la cual reclamamos.  Ante los estragos ocurridos, todavía permanecemos en lucha, gracias a la solidaridad de las hermanas Misioneras Dominicas del Rosario, donde hemos podido alojarnos en su casa, cercana a los alrededores de Palacio para que siga latiendo la esperanza que clama una vida digna, reclamando nuestra tierra para trabajarla, poniéndola a producir, y alimentando al país.
    Nos hemos reunido en dos ocasiones en el Palacio Nacional con la comisión que designó el Presidente encabezada por el Ministro de la Presidencia, José Ramón Peralta, que, hasta el momento tenemos como resultados dos próximas reuniones al Palacio lunes 11 y jueves 14 en las cuales esperamos concretizar los acuerdos deseados, que son la devolución de todos nuestros terrenos.
    En tal sentido, proponemos:
    1.     Que se abra una investigación al Poder Judicial y Policial de El Seybo y Hato Mayor.
    2.     Que se aclaren las circunstancias de los 4 asesinatos durante este proceso.
    3.     Que se haga una investigación a fondo del Abogado del Estado.
    4.     Que sean indemnizados los productores/as que les fueron destrozadas sus cosechas, animales, viviendas y los daños morales y emocionales.
    5.     Que sean reinstalados en sus tierras originarias para resolver el problema social que se ha generado. 
    ADH Edición 840

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    REFLEXIONES

    REFLEXIONES

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    GUIA MENSUAL | JUNIO 2020

    GUIA MENSUAL  |   JUNIO 2020

    IMPRENTA - EDITORA - REVISTA

    IMPRENTA - EDITORA - REVISTA