• Noticias

    martes, 28 de abril de 2020

    Coronavirus, elecciones fallidas y valores cristianos

    Actualidad | Alcedo A. Ramírez



    Coronavirus, elecciones fallidas y valores cristianos

    En esta época de Pascua, en cuarentena como resultado del Coronavirus que nos afecta, y el cual se ha extendido prácticamente a todo el mundo, incluyendo la República Dominicana, luego de haber sufrido la suspensión de las elecciones municipales de febrero, resulta oportuno el momento para reflexionar sobre valores cristianos pertinentes, los cuales no se observan en una importante proporción de la población mundial.

    En estas circunstancias es adecuado realizar un intenso proceso de evangelización en todo el país, basado en nuestras parroquias y comunidades. Adicionalmente a la crisis local surgida por la suspensión de las elecciones, hemos ingresado a una crisis mundial desatada por el brote de coronavirus. Este es un momento apropiado para recordar que solo Dios salva, lo que se logra a través de Jesucristo, Dios y Hombre Verdadero, asumiendo los valores cristianos.

    La experiencia personal y comunitaria con Jesucristo nos ayuda a transformar nuestras vidas y dotarlas de un significado trascendental, ya que nos convierte en verdaderos discípulos y misioneros, que como la virgen María nos acercan a la presencia de Dios, viviendo virtudes cristianas bellamente exhibidas por Nuestra Señora de la Altagracia, tales como la prudencia, la humildad, la obediencia, la paciencia, la resiliencia, el servicio y la disposición a ayudar. Todas estas virtudes nos ayudan sobremanera a poder enfrentar, atender y resolver todas las situaciones que se nos puedan presentar, principalmente en estos momentos de procesos electorales complejos y peligros que acechan la salud y la tranquilidad de nuestro Pueblo.

    Si imitamos a Jesucristo como Servidor por Excelencia, que nos recomendaba hacernos el servidor de todos, para llegar a ser grandes, y le damos el valor que merece el prestar servicio a nuestros hermanos, entonces podemos comprender y unirnos a las iniciativas y los esfuerzos desplegados por los hombres y mujeres de Vida Consagrada, participando en las atenciones y los cuidados prestados a los enfermos, celebrar la amistad y la vida con nuestros amigos y relacionados, ayudar a los pobres, profundizando en nuestra fe y aportando nuestros dones al engrandecimiento permanente de nuestra Patria, como verdaderos ciudadanos cristianos, comprometidos con su futuro y su bienestar.

    Cuando actuamos de manera Solidaria, como detallamos anteriormente, reconocemos a Jesucristo en las vidas de los pobres, quien nos dijo que todo lo que hacemos con uno de sus pequeños, también lo hacemos por él mismo, a la vez de seguir respetando y ampliando el espacio de las mujeres en nuestra sociedad y nuestro mundo, asistiendo a los más necesitados, orando por todas las causas justas, recordando a Jesucristo en el Sagrario y acompañándolo por todo el tiempo que podamos y de manera frecuente, estamos dando los pasos necesarios para vivir una genuina cuaresma y adentrarnos de lleno y de verdad en una real conversión a Cristo, pasando a ser Otro Cristo.
    La temporada de cuaresma termina con la Semana Santa y el Triduo Pascual, en el cual vivimos la Experiencia con Jesucristo Resucitado. Los cristianos estamos convencidos y seguros de que Jesucristo está Vivo, ayer, hoy y siempre. Esta es nuestra principal y más importante creencia, que nos permite otorgar un inmenso valor a la Vida, a la vez de continuar viendo a Jesús Resucitado en el pobre, el enfermo, el excluido, el indigente, el minusválido, el preso y en el refugiado. Luego de haber podido asistir y compartir las celebraciones del Domingo de Ramos, el Triduo Pascual y las visitas a los hogares con el Cirio Pascual, estamos en condiciones de poder testimoniar nuestro reencuentro con Jesucristo Resucitado y una conversión acorde a estos nuevos tiempos, la cual nos sirve de soporte para continuar un camino de fe, esperanza y amor en este mundo, pero con la mirada puesta y fija en el Reino de Dios, destino final de todos los creyentes.

    Finalmente, gracias a la acción del Espíritu Santo, obtendremos una mayor sabiduría, que nos va a permitir tomar mejores decisiones y actuar más efectivamente en este mundo complejo y convulso, en el que tenemos que remar siempre mar adentro, echar permanentemente nuestras redes cristianas, para lograr una pesca abundante y milagrosa, misión de todo cristiano. ADH 844.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    En Familia

    Valor del Mes: MISIÓN