• Noticias

    miércoles, 17 de febrero de 2021

    Crisis y “analfabetismo espiritual”


    Coronavirus | Alexis Cifuentes



    Crisis y “analfabetismo espiritual”

    Esta crisis que ha instaurado el confinamiento, que nos impide acercarnos físicamente y expresar gestos humanos, como el abrazo, nos ha hecho valorar más aspectos humanos que no considerábamos tan importantes para la vida. También ha revelado cierto “analfabetismo espiritual”, como afirmó en su momento Mons. Grech, quien señalaba cierto desconcierto entre los cristianos, que frente a la crisis muestran un exhibicionismo y pietismo no propios de la expresión de una fe madura.

    Entonces surgió, entre otras preguntas, si esta Iglesia se pone a la altura de la situación, si puede hacer lectura de esta realidad. En tiempos precarios para expresar la fe como acostumbramos ¿sólo nos preocupa la cuestión de la imposibilidad de acceder a los sacramentos? Para estar a la altura de las circunstancias que nos afectan desde marzo del año pasado, nos hemos visto obligados a repensar la comunidad cristiana más allá de los sacramentos y del templo.

    Como Iglesia debemos aprender las lecciones del aislamiento para no anclarnos en lamentos y nostalgia del pasado, por muy bueno que haya sido, y aprendiendo a desafiar nuestros "modelos pastorales". En este paso aparece una fe que puede atravesar la crisis y permanecer más allá del tiempo presente. Hemos ido rehabilitando, por ejemplo, la llamada "Iglesia doméstica". El rostro de la Iglesia doméstica siempre ha estado presente en la historia eclesial. Pero ha quedado relegado muchas veces.

    El aprendizaje en la crisis nos da la certeza que el distanciamiento no desarticula la Iglesia, más bien la desafía a permanecer en el amor. Siguiendo las huellas de Jesús reconocemos en su palabra una clara afirmación: el amor es la base donde se sostiene la estructura eclesial en todos sus niveles: la comunidad, la liturgia, el servicio, el compromiso con el mundo, los sacramentos, la cercanía a los más pobres y alejados, a quienes se sienten marginados o rechazados.

    La historia eclesial de dos milenios nos remonta a las primeras comunidades sin templos, sin grandes edificios; pero sí con la valentía para anunciar el Evangelio a riesgo de la vida y con la credibilidad del testimonio que contagió y movilizó a las primeras generaciones para seguir a Jesús y participar en su proyecto de hacer presente el reinado de Dios, esto es, condiciones de vida y esperanza para todos.

    El llamado "analfabetismo espiritual" trajo muchas reacciones. Muchos se preguntaban cómo subsistiría una iglesia sin sacramentos. Otros veían la amenaza en la imposibilidad de realizar los actos comunitarios o masivos. No faltó quien se inclinara por las lecturas apocalípticas sobre el final del mundo. Los juicios morales sobre el ser humano y su descuido por la naturaleza no faltaron. Algunos llegaron a afirmar que la vida de la Iglesia se había interrumpido. O que Cristo no iba a resucitar, por descartar seguir el itinerario de la Cuaresma.

    Pero las comunidades cristianas toman la iniciativa y se despierta la creatividad. Si el Espíritu habita en nosotros, damos por supuesto que no somos una fe simple que se rinde ante las evidencias negativas. La confianza que genera en nosotros la presencia del Señor por medio de su espíritu, nos anima, nos fortalece y nos ilumina para caminar hacia adelante, para ensayar nuevas maneras de expresar la fe milenaria que se renueva en todo tiempo. Si Dios en su bondad infinita se hace presente en las celebraciones sacramentales donde sigue amándonos y salvándonos, cómo sería posible que sólo en los sacramentos estuviera su presencia.

    Volvimos a recordar muchas realidades de la fe en las cuales, movidos por el Espíritu, creyentes y comunidades despertaron a la realidad y con la ilusión de la fe, el vínculo del amor y sostenidos por su esperanza, ensayaron nuevas maneras de convivencia, de fraternidad, de presencia en el mundo. Las palabras de esa “nube de testigos” que nos precedieron fueron también fuentes de inspiración para seguir adelante. Aún no salimos de esta crisis. Apenas se está ensayando con las vacunas en un proceso lento, por la gravedad de la situación, pero el creyente es anuncio y testimonio para su tiempo. En el hoy de la fe, la Iglesia encontrará poco a poco no solo permanecer en el amor, sino también acompañar a este mundo adolorido que necesita de Dios.

     

     

     

    Generaciones

    Entradas Recientes

    Temas de Salud

    VIDEO DEL PAPA: FRATERNIDAD


    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Convivencia

    Entradas populares