• Noticias

    martes, 23 de marzo de 2021

    Pablo y naufragio en Isla de Malta


    Lectura Orante | P. Marcos Plante, msc




    El náufrago y salvación de todos en la isla de Malta

     

    Otro momento de la aventura sobre el mar en furia y rescate en la isla de Malta. Hechos 27,39-28,10. Es interesante ver como Pablo es protagonista de esta salvación de los naufragados.

     

    1° Interpretación del texto:

    Por fin, amaneció después de una noche infernal en el remolino de una tempestad, y al descubrir una bahía, el capitán intentó lograr alcanzar la playa de una isla que, más tarde, resultó ser la isla de Malta. Para llegar a la playa sin hundirse, soltaron las anclas y las dejaron caer en el mar, luego izaron la vela de proa y a favor del viento se dirigieron hacia la playa. Pero, por desgracia, chocaron con un banco de arena y se encalló el barco entre dos corrientes de agua que lo destrozaba. No quedó otro remedio que tratar de salvarse tirándose todos al mar. El oficial se esmeró a que no maten a los presos, pues sería el fin del viaje de Pablo. Así y a pesar de las olas, ayudándose de los escombros del barco destrozado, todos llegaron a tierra sanos y salvos. Una vez en tierra, los nativos de Malta trataron con solicitudes a los naufragados. Como hacía frio, se encendió una fogata para calentarse. Pablo, recogiendo leña para el fuego, fue mordido por una víbora que no lo soltaba. Los nativos pensaron en un castigo del cielo; pues, este hombre Pablo es ciertamente un criminal. Pero Pablo sacudiendo la mano, arrojó la víbora al fuego sin sufrir daño alguno. Entonces el pensamiento se les cambió; Pablo era un dios. Fue invitado en la casa del gobernador de Malta, llamado Publio. Su padre estaba en cama muriéndose. Pablo orando por él, le impuso las manos y lo sanó. Se adivina el final con una sesión de múltiples curaciones y la gratitud de los habitantes de la isla.

     

    2° Meditación:

    ¿Qué pensar de todo esto? Pablo es el héroe del rescate de toda una tripulación, del grupo de soldados y su oficial y de todos los presos. El preso Pablo da las instrucciones del mismo modo que evangeliza a las naciones. Y una vez en tierra, él mismo recoge leña, sobrevive a la mordida de una víbora y sana a un moribundo. Son señales evidentes de la mano de Dios y de lo que procura ser, sin duda, la primera evangelización de los habitantes de la isla. Añadiría también, la evangelización de la tripulación, de los soldados y de los presos. Para nosotros es una invitación a la evangelización sin miedos.

     

    3° Oración:

    “Los que surcaban el mar con sus barcos y comerciaban atravesando el inmenso mar, contemplaron las obras del Señor, sus maravillas en medio del océano. Entonces él ordenó que se levantara un temporal e hizo que las olas se encresparan. Subían a los cielos, bajaban al abismo; atormentados por el mareo, tropezaban y se tambaleaban como borrachos, de nada les servía su pericia. Pero clamaron al Señor en su angustia, y él les salvó de su aflicción”. Salmo 107, 23-28. Gracias, Señor, porque cuando todo tambalea en nuestra vida, tú estás allí.

     

    4° Contemplación:

    Llega un momento en que todos piensan que van a morir. Se ve alguna esperanza al amanecer percibiendo una playa a lo lejos, pero todo termina con la destrucción del barco en un banco de arena entre dos corrientes de agua. ¿Cómo salvarme? Hay una tabla que flota y me agarro a ella hasta llegar a tierra y todos conmigo consiguen salvarse de las olas. En tierra, otra aventura para Pablo con la víbora que lo muerde. Los nativos decretan la muerte de Pablo por ser criminal, pero éste se ríe de la víbora y la quema en la fogata donde todos se calientan por el frio. Se vuelve un héroe y, más todavía, al curar al padre moribundo del gobernador Publio, Pablo se gana el premio del evangelizador. ADH 854

     

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Educando

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares