• Noticias

    miércoles, 3 de marzo de 2021

    ¿Quiénes son los cristianos de Irak?


    La Iglesia Hoy |Emil Anton/VaticanNews




    ¿Quiénes son los cristianos de Irak? Una larga historia en pocas palabras

     

    El Viaje Apostólico del Papa Francisco a Irak ofrece una oportunidad única para conocer la historia del cristianismo en Mesopotamia, donde la lengua materna de Jesús perdura hasta nuestros días.

     

    El Irak moderno abarca la mayor parte de la zona de la antigua Mesopotamia, que fue sede de los imperios asirio y babilónico, de origen semítico oriental.

     

    El Antiguo Testamento registra la caída de Nínive, la capital de Asiria (612 a.C.), así como la invasión de Babilonia por Ciro el Grande de Persia (539 a.C.). Después de un periodo de dominio griego tras las conquistas de Alejandro Magno (siglos IV a II a.C.), Mesopotamia volvió a caer bajo el dominio persa (parto) en la época de Jesús y los Apóstoles.

     

    El arameo era la lengua principal que se hablaba en toda la zona en la época en que el Hijo de Dios pisó la tierra. El arameo, pariente cercano del hebreo, era la lengua de los antiguos arameos semíticos occidentales, que la llevaron a Mesopotamia desde la actual Siria. Con su práctica escritura alfabética, el arameo sustituyó gradualmente al cuneiforme asirio y babilónico, convirtiéndose en la lengua franca de Oriente Medio. Todavía hoy lo hablan muchos cristianos iraquíes.

     

    La Mesopotamia cristiana

    ¿Cuándo y cómo se cristianizó Mesopotamia?

     

    Sabemos que había partos y mesopotámicos – antiguos iraquíes – presentes en Jerusalén en Pentecostés (Hechos 2,9). Y es posible, si no probable, que algún conocimiento o versión del cristianismo llegara a lo que hoy es Irak durante la vida de los Apóstoles. La tradición identifica a los apóstoles de Mesopotamia como Addai y Mari, que dan nombre a la antigua liturgia de la Iglesia de Oriente.

     

    La Enseñanza de Addai, un importante documento de alrededor del año 400 d.C., sugiere que los milagros (como las curaciones), los argumentos razonados (contra el politeísmo) y las nuevas normas éticas sentaron las bases para la difusión del cristianismo por toda Mesopotamia. Al igual que ocurrió en Occidente, la sangre de los mártires también resultó ser la semilla de la Iglesia en esta región.

     

     

    La Iglesia de Oriente

    "La Iglesia de Oriente" se refiere a la iglesia que se organizó en el imperio persa. Bajo los persas zoroastrianos, los cristianos fueron a veces cruelmente perseguidos, mientras que en otras ocasiones gozaron del reconocimiento de una religión respetable y minoritaria.

     

    La Iglesia de Oriente, cuyos patriarcas residían en la capital persa, Seleucia-Ctesifón, celebró sus propios concilios a principios del siglo V.

     

    En estos concilios, la Iglesia aceptó el Credo de Nicea, pero acabó afirmando su independencia de la Iglesia de Occidente por razones políticas. Entre ellas, la lealtad al sha persa, que a menudo estaba en guerra con los vecinos bizantinos.

     


    Sirios de Oriente y Occidente

    A partir de los siglos V y VI, los cristianos arameos o siríacos de Irak se dividieron en dos grupos, a raíz de las controversias cristológicas sobre la unión de las naturalezas humana y divina en Cristo.

     

    La Iglesia oriental, que no asistió al Concilio de Éfeso (431) ni se adhirió a su condena de Nestorio, recibió el nombre de "nestoriana". Otra facción, llamada "jacobita" (por Jacobo Baradaeus), nació del rechazo monofisita sirio-antioqueno al Concilio de Calcedonia (451).

     

    Además de sus diferencias teológicas, la escritura y los dialectos siríacos también divergieron, contribuyendo al desarrollo de las tradiciones literarias y litúrgicas del siríaco occidental (jacobita) y del siríaco oriental (nestoriano).

     

    En la Edad Media, durante el imperio islámico Abasí, los patriarcas nestorianos residían en la nueva capital, Bagdad. Allí estaban cerca de los califas, con los que a veces los patriarcas entablaban diálogos y debates interreligiosos. El ejemplo más famoso es el diálogo que el patriarca Timoteo I mantuvo con el califa Al-Mahdi.

     

    Los católicos jacobitas (también conocidos como maphrian) residían en Tikrit o en el impresionante monasterio de Mar Mattai, cerca de Mosul. El católico jacobita más eminente fue Barhebraeus, un erudito enciclopédico del siglo XIII.

     


    Iglesias uniatas

    Tras periodos de dominio mongol, turco y safavid, Mesopotamia cayó bajo los otomanos, cuyo imperio duró hasta la Primera Guerra Mundial, a principios del siglo XX.

     

    Fue en este periodo cuando se formaron las iglesias uniatas siríaca oriental y occidental – la Iglesia católica caldea y la Iglesia católica siríaca (o siria) – respectivamente.

     

    La Iglesia Católica Siria se creó cuando un patriarca jacobita se unió a Roma en el siglo XVIII. Los Obispos que no se unieron a la unión formaron la Iglesia Ortodoxa Siria.

     

    La Iglesia católica caldea actual data de 1830, cuando el patriarcado histórico de la Iglesia de Oriente se unió a una rama caldea anterior creada en el siglo XVII.

     

    Una rama uniata aún más antigua, del siglo XVI, se separó de Roma y se convirtió en lo que hoy son la Iglesia Asiria de Oriente y la Iglesia Antigua de Oriente.

     


    Una rica historia

    En pocas palabras, Irak tiene una historia cristiana aramea y siríaca excepcionalmente rica.

     

    En esta tierra se encuentran dos comunidades siríacas occidentales y tres orientales, así como dos iglesias uniatas y tres no uniatas.

     

    Y no se ha mencionado a las otras minorías étnicas (armenia y copta) y protestantes.

     

    Sin embargo, durante las persecuciones, las pandemias y las visitas papales, los cristianos iraquíes resonarán sin duda con las palabras de Jesús: "Todos somos hermanos" (Mt 23,8).



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Educando

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares