• Noticias

    jueves, 29 de abril de 2021

    La pastoral de enero de 1960 (II)


    Historia | Antonio Lluberes, sj





    La pastoral de enero de 1960.
    Reflexiones sobre su origen y enseñanzas II

     

    Entre el 9 y el 10 de enero de 1960 se fue develando la más amplia conspiración en contra del Régimen de Trujillo. Se extendía por toda la geografía dominicana e implicaba personas de amplios sectores sociales del país, desde un agricultor y un mecánico hasta un profesional y un empresario, y de personas vinculadas al Régimen y también de eclesiásticos. Familiares de ellos recurrieron a eclesiásticos, sacerdotes y jerarcas, buscando intercesión.

     

    De los eclesiásticos implicados, hasta la fecha podemos precisar al padre Daniel Cruz Inoa, de la diocesis de Santiago, junto a un grupo de jóvenes fundo la Acción Clero Cultural que termino fundiéndose con el Movimiento 14 de Junio. Cayó preso, golpeado, pero rápidamente liberado por gestión de su obispo Hugo Eduardo Polanco. Ernesto Emilio Montas Melo, de la parroquia san Antonio de Santo Domingo, seguro miembro de una célula, no cayó preso, pero fue mencionado en el libro “Complot Develado”. Ercilio Moya, entonces párroco de Tenares, acogía y protegía en su casa a jóvenes opositores y algunos ya miembros del Movimiento. Tres exseminaristas militantes, Luis Peña González (Papilín), Mariano García Céspedes (Marién) y Ramón Pons Bloise (Monchú), los dos primeros murieron en la cárcel. Y otros, hasta donde sabemos de sentimientos antitrujillistas y quizás conocedores del Movimiento. En una mas amplia historia se ha de ampliar y precisar.

     

    La única historia que sabemos, narrada por uno de sus autores, monseñor Juan Félix Pepén, obispo de la Altagracia de Higüey desde el 12 de octubre 1959, no agota el hecho, pero es suficiente para entender lo sucedido.  Cuenta que la noche del 20 de enero llegó a su casa un exseminarista Hipólito Medina Llauger, sobrino de un sacerdote compañero suyo, “perseguido a muerte por la represión extendida a todo el país”,  “y buscó refugio en el obispado.” Dice Pepén, que “nos inspiró compasión.” Celebrada la misa pontifical del 21, partió para Santo Domingo, no fue a donde sus superiores ordinarios, Ricardo Pittini y Octavio Antonio Beras, sino donde el nuncio Lino Zanini.  Pepén le contó a Zanini y éste dijo: “Esto no puede seguir así. La Iglesia tiene que levantar su voz y hablar claro. No hay tiempo que perder. “Levantar su voz y hablar claro” es la frase que da a la acción eclesial una dimensión pública, que convierte la intercesión personal en carta pastoral. De seguro ya algún obispo sabía de los encarcelamientos y de los miedos de tortura y muerte, y de seguro preferiría tratarlo a través de la intercesión privada, cosa común en los tiempos de Trujillo, pero hacerlo público era un reto difícil y peligroso que requeriría de un apoyo superior y de una cohesión muy sólida del episcopado.

     

    Zanini pidió a Pepén un borrador, pero cuando el día siguiente lo llevó, al nuncio le pareció que no bastaba, “hay que llegar más lejos. Hay que denunciar las violaciones a los derechos humanos y reclamar un cambio.” Y pidió se buscará a otra persona que redactará uno nuevo. Aquí aparece el hombre, interesante, el redactor del borrador que ha dado tanto trabajo dilucidar y que imprimiría una dimensión teológica y social a la pastoral. Pero, atención, la pastoral de enero de 1960 no es solo la carta pastoral, sino también otros dos documentos, una “notificación a los sacerdotes de ambos cleros y a los religiosos sobre participación de carácter político” y una “carta a R.L. Trujillo Molina enviando copia de la Pastoral de ese mismo día” que permiten tratar y conocer la totalidad del momento, la doctrina usada y las denuncias-peticiones hechas.

     

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares