• Noticias

    lunes, 3 de mayo de 2021

    La vocación, la familia y la Iglesia


    Entrevista | Amigo del Hogar





    “Una buena familia es la garantía de una buena sociedad.

    Creo en la familia como la gran formadora en valores”

    “La pastoral universitaria da seguimiento a la vida de fe y busca ser ese espacio de fe en el campus”

     

    Entrevista al P. Dr. Ramón Alfredo de la Cruz Baldera (II)


    Esta es la segunda parte de la entrevista con el Rector de la PUCMM, el padre de la Cruz Baldera. Él comparte momentos de su proceso vocacional y ministerial, su enfoque de la familia, su visión de los jóvenes y de la pastoral universitaria.

     

    ¿En su itinerario vocacional, ¿nos puede mencionar algunas de sus motivaciones para escoger este camino, quiénes influyeron, dónde y cuándo fue ordenado y su primer destino de misión?


    Considero que el momento clave de mi llamada a la vida sacerdotal fue aquel provocado por la lectura de la vida de San Ignacio de Loyola. Apenas estaba en quinto grado de primaria, cuando leía el manual de historia universal, el cual tomé a escondidas de mi hermana. Me coloqué debajo de la cama para no ser molestado por ella. Cuando concluí de leer la lección sobre la Reforma protestante y la Contrarreforma, me dije: quiero ser como San Ignacio de Loyola, formar a hombres y mujeres para que defiendan la Iglesia y anuncien el Evangelio por todas partes.






    Luego tomé mayor conciencia de lo que significaba el sacerdocio a través de mi hermano Luis Manuel y Mons. Fausto Mejía, este último fue quien me propuso ser sacerdote diocesano, algo curioso, porque yo mismo estaba convencido que quería ser jesuita, pero la motivación de Mons.  Mejía me hizo cambiar de idea y decidí entrar en el año 1976 al Seminario Santo Cura de Ars, en La Vega, allí cursé el bachillerato, asistiendo a las clases en el Liceo Don Pepe Alvarez y en el Colegio Las Mercedes del Santo Cerro.


    Ese sueño que inició en el quinto curso de primaria llega a su realización el 12 de enero de 1991, cuando fui ordenado sacerdote en la Parroquia Santísima Trinidad de Nagua. Celebro con gran alegría mis 30 años de vida sacerdotal. Una vez ordenado sacerdote mi obispo me envió como vicario cooperador a la Parroquia Santa Cruz de Cabrera-Nagua. Recuerdo que junto al P. Oscar Peña como párroco y un equipo de jóvenes diáconos y sacerdotes hicimos un buen equipo y aprendimos mucho el uno del otro. Mis primeros años en Cabrera nunca los olvidaré.

     

    ¿A cuáles servicios eclesiales ha sido llamado para servir?

    En el ejercicio sacerdotal he desempeñado diversos servicios, que he alternado con una labor académica muy intensa. Mi primera misión, como afirmo anteriormente, fue como Vicario Parroquial en la Parroquia Santa Cruz, Cabrera, Nagua; luego como Párroco de la Parroquia San Pablo Apóstol, Los Rieles, San Francisco de Macorís. En el año 1995 me enviaron como Formador en el Pontificio Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino, Santo Domingo. En el año 1996 regreso de nuevo a Alemania a terminar mi doctorado al mismo tiempo que serví como Vicario en dos parroquias de la Arquidiócesis de Colonia: Santa Walburga y San Gervasio y Protasio. A mi regreso de Alemania en el año 2000 de nuevo recibo la misión de ser formador en el Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino. Fue sólo por un año, porque en el 2001 asumo la recién erigida Parroquia Universitaria Santa Teresa de Jesús, ubicada en el Campus de la UCNE, al mismo tiempo que alternaba el horario como Director del Santuario y Casa de Formación Getsemaní, San Francisco de Macorís. Del 2006 al 2008 me toca trabajar en la PUCMM de Santiago y Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio me asigna como Vicario Auxiliar de la Parroquia San Bartolomé en Gurabo. Cuando retorno a San Francisco de Macorís a inicio de enero 2009 asumo la misión como Rector de la Regio Getsemani, para Centroamérica, México y el Caribe del Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt, y de nuevo Párroco de la Parroquia Universitaria Santa Teresa de Jesús. Al ser nombrado rector de la PUCMM en enero del 2015 fui nombrado Párroco de la Parroquia Nuestra Señora de la Anunciación, Santiago de los Caballeros, y de la Parroquia Universitaria Santísima Trinidad en Santo Domingo hasta la fecha. Es curioso, pero soy párroco en dos parroquias en dos arquidiócesis diferentes.

            

    ¿Cuáles experiencias ha tenido, previas a su nombramiento como Rector en la PUCMM, en ella y en otras entidades académicas?

    En mi vida académica, que nunca la desligo de mi vida pastoral y sacerdotal la iglesia me ha dado la oportunidad de servir en varios centros académicos. Sin darle el sentido cronológico señalo algunos. En la Universidad Católica Nordestana (UCNE), San Francisco de Macorís, fui Asistente del Rector, Vicerrector Ejecutivo, Vicerrector Académico y Rector. Nunca dejo de resaltar que este primer momento, junto a Monseñor Jesús María de Jesús Moya, fue un aprendizaje que hasta ahora sigo implementando. De él aprendí el respeto a las decisiones de mi equipo, la escucha atenta y sobre todo ver lo positivo en cada persona, no juzgar sino escuchar.


    Serví de Decano de Filosofía del Pontificio Seminario Santo Tomás de Aquino, Santo Domingo y Director del Departamento de Educación de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.


    En mi trayectoria como rector he ocupado en dos ocasiones la presidencia de la Asociación Dominicana de Rectores (ADRU), función que ocupo por segunda vez en la actualidad.


    Disfruto estar en las aulas, porque considero que cada aula es un espacio de vida y conocimiento. Formar parte de la historia de vida de muchos profesionales es algo que no tiene precio. Fui profesor de Antropología Cristiana y Didáctica, en el Pontificio Seminario Santo Tomás de Aquino, Santo Domingo, profesor de Escatología, Universidad Católica de Santo Domingo.


    En el postgrado he sido profesor de Educación Superior y Humanismo Cristiano, Filosofía de la Educación y Educación en Valores, Antropología Cristiana, Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.

     

    Y la familia: ¿Dónde nos debemos centrar para promoverlas? ¿Qué significa en concreto abogar por una “familia cristiana”?

    La familia es el centro de la sociedad. Una buena familia es la garantía de una buena sociedad. Creo en la familia como la gran formadora en valores. Puede fallar la escuela, la universidad, el gobierno y encontraremos nuevas maneras de vivir o sobrevivir, pero si falla la familia no habría solución para los otros fallos. Se ha querido quitarle el rol educativo a la familia y dárselo a los medios de comunicación social y a las redes sociales. Si esto llegaría a suceder, significará la desaparición de la sociedad actual. Cuál vendrá, no lo sé, lo único que sé es que sin familia cristiana la sociedad actual no sería sostenible.


    La generación actual, nuestros jóvenes le dan mucha importancia a la familia, incluso más de lo que creemos los más mayores


    ¿Cómo percibe las nuevas generaciones en lo referente a ser familia, a formar familia? ¿Es válido reivindicar el modo de ser familia en el pasado?

    La familia de hoy no debe quedarse anclada en el pasado. Cada momento exige respuestas diferentes. La generación actual, nuestros jóvenes le dan mucha importancia a la familia, incluso más de lo que creemos los más mayores. En mi conversación con estudiantes me asombra cuánto valoran el apoyo familiar. Nuestros jóvenes no son indiferentes a la situación de la familia. Esta actitud que tienen, aún aquellos que vienen de familias supuestamente “disfuncionales” anhelan un futuro familiar estable, porque se han dado cuenta que una familia estable es lo que les garantiza un futuro emocional y socialmente estable.

     

    ¿Qué le diría un Rector situado en nuestro tiempo a los jóvenes que ingresan a la universidad católica? ¿Se siente satisfecho, animado con las respuestas de los que egresan de la universidad?

    Mi mensaje es: hagan de la vida universitaria el momento oportuno para formar su futuro. Un buen estudiante tiene garantizado un buen futuro. Les digo que la universidad les ofrece espacios de crecimiento en la fe y en la ciencia. Deben aprovechar cada momento, cada espacio para crecer y desarrollarse como buenos ciudadanos y cristianos.


    Me siento orgulloso de nuestros egresados. Gran número de ellos son profesionales exitosos en el sentido amplio de la palabra: por su calidad profesional y su compromiso con la sociedad con gran sentido ético. Tenemos muchos egresados que son grandes líderes en los ámbitos sociales, empresariales, eclesiales entre otros tantos. Creo que la universidad ha transformado la vida de muchas personas y familias.

     

    ¿Cómo se enfoca la llamada “pastoral universitaria” para que sea un espacio donde se asegure la posibilidad de participar en la fe y dar testimonio de vida cristiana?

    La pastoral universitaria les brinda a los estudiantes un espacio de encuentro con Dios. Tenemos diversos grupos de crecimiento cristiano y humano. Retiros, campamentos, celebraciones litúrgicas, momentos de oración y muchos otros. La pastoral universitaria da seguimiento a la vida de fe y busca ser ese espacio de fe en el campus.


    Es interesante el dinamismo que vive la programación anual eclesial, porque la misma se adapta a los estudiantes y profesores


    ¿Cómo se organiza esta pastoral para garantizar la relación de los programas de la Iglesia en su plan pastoral con el ritmo institucional de la PUCMM?

    La pastoral universitaria trata de responder a la pastoral orgánica de la iglesia. La universidad apoya todas las actividades de la pastoral, incluso ha facilitado espacios físicos para que la pastoral pueda realizar sus actividades sin estar limitada a la organización semestral de espacios. Tenemos varios grupos y cada uno de ellos se organiza de acuerdo a las posibilidades de horario de clases. Es interesante el dinamismo que vive la programación anual, porque la misma se adapta a los estudiantes y profesores facilitando que la mayoría pueda participar de manera viva en las actividades pastorales.

     

    ¿Cuáles son sus deseos para este 2021? ¿Qué considera no debe faltar en el quehacer pastoral de la Iglesia Católica? ¿Tenemos razones para la esperanza? ¿Anticipa la PUCMM respuestas para esta situación que vivimos?

    El apóstol Pedro nos invita a dar razón de la esperanza (1 pe. 3, 15) Debemos tener esperanza en un mundo mejor, que saldremos de esta situación difícil, siempre y cuando actuemos de manera solidaria como nos dice el papa Francisco en su encíclica Fratelli Tutti 137: “Necesitamos desarrollar esta consciencia de que hoy o nos salvamos todos o no se salva nadie”.

     

    Este pensamiento del papa queremos ponerlo en práctica en la PUCMM, crear en nuestros estudiantes y profesores el sentido de la solidaridad, de un proyecto común de salvación, no individualista sino donde cada uno es responsable del mismo. No es posible seguir educando para hacerse profesional para sólo ganar dinero, el cual es importante, pero no es lo esencial. Insistiremos en el proyecto común de sociedad deseado por el papa Francisco.

     

    ¿Qué mensaje nos puede ofrecer para los lectores de la revista, que ya han tenido la oportunidad de conocer sus reflexiones a través de ella?

    Amigo del Hogar es la revista del pueblo dominicano. Ella trae en cada número algo nuevo que nos hace crecer. Fue una de las primeras revistas que leí y sigo leyendo y lo hago porque en ella encuentro el pensamiento de la iglesia situado en nuestra sociedad dominicana. A los lectores les animo a no perder la esperanza en un mundo mejor y les exhorto a no ser simples observadores de los cambios, sino promotores de los mismos.

    Al final quiero desearles que el Dios de la Vida, les proteja y derrame sus bendiciones durante todo este año 2021.


     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares