• Noticias

    viernes, 21 de mayo de 2021

    Sabiduría y amor de Madre


    En Familia | Zahira Maxwell





    Sabiduría y amor de Madre

     

    Ser madre es un acto de amor. La madre es la única responsable durante 9 meses, en el caso del ser humano, de mantener con vida al individuo que está gestando. Durante este proceso el cuerpo de la embarazada sufre grandes cambios y adaptaciones. Pero, los cambios no sólo se quedan en el exterior. También, existen cambios en el aspecto emocional de la madre.

     

    Las embarazadas producen hormonas propias del embarazo. Acorde al Stanford Children’s Health estas hormonas tienen funciones muy específicas para el embarazo:

     

    § Hormona gonadotropina coriónica humana (HCG). Esta hormona solo se produce durante el embarazo, casi exclusivamente en la placenta. Los niveles de hormona HCG que se encuentran en la sangre y orina de la madre aumentan considerablemente durante el primer trimestre. Pueden contribuir a provocar las náuseas y el vómito generalmente asociados con el embarazo.

     

    § Lactógeno de la placenta humana (HPL). Esta hormona, también conocida como somatomamotropina coriónica humana, es producida por la placenta. Proporciona nutrición al feto y estimula las glándulas mamarias como anticipación a la lactancia.

     

    § Estrógeno. Este grupo de hormonas es responsable por el desarrollo de las características del sexo femenino. El estrógeno, que generalmente se forma en los ovarios, también es producido por la placenta durante el embarazo para ayudar a mantener un embarazo saludable.

     

    § Progesterona. Esta hormona es producida por los ovarios y la placenta durante el embarazo. La progesterona estimula el engrosamiento de las paredes del útero a fin de prepararlo para la implantación del óvulo fertilizado.

     

    Pero, existe otra hormona sumamente importante durante y después del embarazo, es la hormona llamada Oxitocina. Esta hormona influye directamente en las contracciones uterinas al momento del parto, tiene relación con la producción de leche durante la lactancia materna, influye en la creación del vínculo materno, está presente en la mujer cuando logra un orgasmo y forma parte esencial en la creación de vínculos sociales. Esta hormona es llamada la hormona del amor.

     

    La doctora Margaret Mahler Psicoanalista y Pediatra realizó una amplia estudio en la psicología infantil, aportando un modelo teórico sobre las fases del desarrollo psicológico de los infantes.

     

    El apego de los bebés a sus madres se ha comprobado que inicia en el útero. Al nacer, escuchar los latidos de la madre hace que los neonatos se sientan tranquilos y los conforta. El calor corporal de la madre le permite al bebé ir creando un vínculo con su madre.

     

    Ver los aspectos científicos que definen el amor maternal nos da una base para tratar de entender lo especial que es la naturaleza. Se ha comprobado que los bebés de los mamíferos nacen con ciertas características que provocan ternura a los adultos.

     

    Ahora bien, lo cierto es que el amor de una madre es incomparable. Si bien, existen algunas cuyos hijos podrían entender que no es así, sería mejor que la observen dos veces. Una madre siempre tratará de hacer lo mejor por sus hijos, aunque no lo sea. Muchas veces las circunstancias pueden llevar a una mujer a abandonar a sus hijos para buscarles un mejor porvenir. Eso sucede con las madres que trabajan y no viven con sus hijos. Muchas tienen que ayudar a criar a los hijos de otras personas y dejar a los propios al cuidado de sus abuelas o de extraños. Esto se convierte en una cadena que muchas veces trae consigo sensación de abandono.

     

    Desde que la mujer a tenido que salir a buscar el sustento del hogar y trabajar igual o más que el hombre, el papel de la mujer como madre ha ido desvalorizándola. Colocar el papel de madre en primer lugar hace que la sociedad juzgue a la mujer y la considere poco moderna. Sin embargo, la sabiduría de una madre consiste en mantener vivo el vínculo que nació naturalmente.

     

    Una madre tiene la sabiduría de conocer a cada uno de sus hijos, y a cada uno lo acepta y ama tal como es. Aun cuando los corrige o los malcría. Una madre puede tener pocos estudios o puede no saber mucho de números y letras. Pero al cabo de un mes ya conocerá el carácter de su bebé y sabe distinguir cuando algo va mal.

     

    Cuando mi primer hijo nació yo tomé la decisión de independizarme para poder dedicarle más tiempo. Y, agradezco a la vida haber tenido la oportunidad de hacerlo. Tener mi empresa me permite la libertad de programar mis horarios y poder estar más atenta a mis hijos. No es sencillo, no es fácil ser emprendedor. Menos aún durante el último año. No todas las madres pueden dejar su empleo para dedicarse a sus hijos.

     

    Volviendo a la doctora Margaret Mahler, el vínculo materno le permite un desarrollo saludable al ser humano. Los bebés viven varias fases de desarrollo en las cuales la presencia activa de la madre es vital.

    Acorde a un resumen encontrado en wikipedia las fases son:

     

    Fase autista (0-1 mes

     

    ·     Organismo meramente biológico, la respuesta del ser humano en este nivel es instintiva y refleja.

    ·     Aparato egoico primitivo y no integrado.

    ·     Mecanismos de defensa somáticos.

    ·     Reacciones para mantener el equilibrio homeostático.

    ·     Equivale al narcisismo primario de la teoría de Sigmund Freud.

     

    Fase simbiótica (1-5 meses)

     

    ·     Unidad dual con la madre. Consiste en un estado de fusión del bebé con la madre en el que el yo no se ha diferenciado todavía del no-yo. «Dentro» y «fuera» son nociones que solo se van captando gradualmente como diferentes.

     

    Fase separación-individuación (5-36 meses)

     

    Subfase de diferenciación (5-9 meses)

    ·     Sensorio-física.

     

    Subfase de ejercicio (9-15 meses)

    ·     Culminación narcisismo grandioso-exhibicionista.

     

    Subfase de reaproximación (15 meses-2 años)

    ·     Primera diferenciación self (sí mismo) - representaciones objetales.

    ·     Angustia de separación.

     

    Subfase de consolidación y constancia del objeto emocional

    ·     Diferenciación clara y relativamente duradera.

    ·     Integración de imágenes parciales del self (sí mismo) en la representación global del self.

    ·     Integración del objeto emocional-libidinal.




    De acuerdo a cómo la madre apoya a su hijo en estas fases será más independiente y tendrá más seguridad en el mundo que le rodea.

     

    En conclusión, ser madre es un trabajo de tiempo completo, que inicia en el útero y nunca termina. Felicidades a todas las madres en su mes. Espero que cada hijo pueda valorar y apreciar que su madre tuvo el valor de decir si a la vida, sobre todo en un tiempo en el que decir no tiene un alto valor. ADH 856



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares