• Noticias

    martes, 1 de junio de 2021

    El valor de la Comunión


    Valor del Mes | P. Juan Tomás García MSC





     

    El valor de la Comunión


     

    La palabra “comunión” nos hace recordar en primer lugar la unión sacramental del cristiano con Cristo mediante la participación en la Eucaristía. El término griego del Nuevo Testamento más cercano a este significado es la “Comunión con la sangre de Cristo”; “Comunión con el cuerpo de Cristo” (1 Cor 10,16).


     

    La comunión la crea el Espíritu del resucitado, presente en la Iglesia y en cada uno y cada una de sus miembros. El mismo Espíritu está actuando en todos nosotros. Él crea a la Iglesia, le da su fuerza, le infunde su dinamismo, la unifica y la vivifica permanentemente. El crea la comunión, la comunidad del Espíritu. Su primera acción es construir la comunión eclesial. Los seguidores de Jesús creemos que somos creados para vivir en comunión:  para ver y ser vistos, para conocer y ser conocidos, y para amar y ser amados por Dios y los demás. Durante la pandemia del Covid-19 y el distanciamiento de los demás, de la Iglesia y de la Eucaristía, por un buen tiempo, sabemos que Dios no se ha alejado, todo lo contrario, nos ha inspirado a vivir, desde la comunión espiritual, la solidaridad, a estar en comunión con él y con nuestros hermanos más necesitados que nosotros. Este tiempo también ofrece una oportunidad única para atraer a otros a esta comunión e intimidad con Dios y con los demás.


     

    En medio de la pandemia estamos invitados a redescubrir y profundizar el valor de la comunión que une a todos los miembros de la Iglesia. Unidos a Cristo, nunca estamos solos, sino que formamos un Cuerpo del cual Él es la Cabeza. Esta unión se nutre de la oración, pero también de la comunión espiritual con la Eucaristía, una práctica muy recomendable cuando no es posible recibir el Sacramento. Lo digo para todos, especialmente para las personas que viven solas.


     

    En una conmemoración del Cuerpo y la Sangre de Cristo, el Papa Francisco ha dicho que comulgando nos acercamos más a Cristo, quien nos convierte en parte de su Cuerpo místico. Que aunque cada domingo nos reunimos en la Santa Misa, es conveniente que cada año tengamos la alegría de celebrar una fiesta dedicada a este Misterio de la Fe para expresar en plenitud nuestra adoración a Cristo, que se entrega como comida y bebida de salvación. Pero comulgar el Cuerpo de Cristo significa también abandonarnos con confianza a Él. Se trata de aceptar a Jesús en lugar del ‘yo’. De esta forma, el amor gratuito recibido por Cristo alimenta nuestro amor por Dios y por los hermanos y hermanas que encontramos en el camino de cada día.


     

    La comunión con Dios y entre nosotros es fuente de gracia. Llevamos muchos años hablando sobre la comunión, sin que se evidencien las prácticas que acompañan dichos diálogos. La comunión se vive y viviéndola se incrementa. Cristo extiende su amistad a todos, sin rechazar a nadie. Nos muestra la comunión con Dios como un camino de salvación. Los que a aman a Cristo sobre toda la tierra forman en su seguimiento como una gran comunidad de amistad. A esta comunidad se le llama comunión. Animemos procesos de comunión:


     

    1. Comunión en el amor

     

    Ámense unos a otros, en este amor todos reconocerán que son mis discípulos (Juan 13, 34). No es posible vivir la fe en solitario. La fe nace cuando hay una experiencia de comunión, cuando se descubre que en Cristo se encuentra la fuente de una unidad sin fronteras. ¡Si las comunidades cristianas, los grupos, los movimientos y pastorales, se convirtieran cada vez más en lugares de amistad! En expresiones de cariño y preocupación sensibles. Lugares acogedores donde nos sostuviéramos mutuamente, atentos a los más débiles, los extranjeros, a los que no comparten nuestras ideas… fuera mucho más evidente la comunión. Intentemos escuchar a los jóvenes, discernir y acoger lo que ellos pueden aportar a comunidad local, y sensibilizar a los mayores. Tenemos que proponer, y contar con los otros para vivir espacios de comunión.

     

     

    2. Comunión fraterna más allá de lo “normal”

     

    Lo que hacen con uno de los más pequeños, conmigo lo hacen (Mt 25,40), nos dice Jesús en el Evangelio. Él estaba atento a todos con los que se encontraba, sobre todo a los pobres, los niños, los que no contaban. En su seguimiento, atravesamos fronteras para unirnos a aquellos que están en necesidad. Emprendamos actos de solidaridad, junto con los cristianos de distintas afiliaciones, y también con personas que no comparten nuestra fe. Sea pobreza material o espiritual, ser solidarios implica un compartir recíproco: cuando aportamos una ayuda, somos a menudo nosotros quienes recibimos. Todas las personas salimos enriquecidas cuando compartimos lo que somos y lo que tenemos, en comunión con los demás. Aprendamos a elegir, durante un tiempo determinado, una calle, una cuadra, un barrio, una situación o unas personas concretas a quienes darle seguimiento, ofreciéndole nuestra amistad, manifestándoles nuestra solidaridad, especialmente a los excluidos, pobres, enfermos discapacitados, inmigrantes, desempleados… Así tendremos la oportunidad de ayudar a los jóvenes a descubrir situaciones en las que sea necesaria y posible la solidaridad.

     

     

    3. Comunión en el acompañamiento y la oración

     

    Allí donde dos o más estén reunidos en mi nombre, yo estoy en medio de ellos (Mateo 18,20), garantiza Jesús. Algunos jóvenes atraviesan pesadas pruebas, abandonos, soledades, conciencia de las injusticias en el mundo y esto hace casi imposible la fe en Dios. Creer es siempre un riesgo: el riesgo de la confianza. La comunión con otras personas puede ayudar a reflexionar en el caminar de la fe. Somos urgidos a dejar salir nuestras preguntas y encontrar con quien compartirlas, cada semana, o cada mes… leer juntos el Evangelio, hacer un rato de oración en común con unos que otros cantos y momentos de silencio. Una buena acción pastoral sería el animar y acompañar a estos pequeños grupos de compartir y oración, ayudándoles a permanecer abiertos y acogedores de otros. Esto promueve la comunión.

     

     

    4. Comunión visible entre los seguidores de Cristo

     

    Pablo enfatiza que somos el Cuerpo de Cristo (1Cor 12, 27). Aquí donde vivimos nuestro seguimiento de Jesús, hay otras personas que aman también a Cristo, pero de una manera distinta que nosotros. Llamarnos “cristianos” es llevar el nombre de Cristo. Busquemos dar más visibilidad a esta identidad común, en lugar de subrayar nuestras diferencias. Cuando nuestras prácticas parecen incompatibles, no hay razón para alejarnos. Durante su vida, Jesús cruzó las fronteras; sobre la cruz, extendió sus brazos de un lado a otro, entre aquellos que están divididos. Si los cristianos queremos seguir de verdad a Jesús no podemos permanecer divididos. Es el Espíritu Santo quien nos une en comunión de amor. Vayamos hacia aquellos que son diferentes, otro grupo, otra parroquia, otro movimiento, otra confesión, una comunidad cristiana de inmigrantes. Hagámosles visitas, dejémonos acoger, invitémosles. Miremos juntos hacia Cristo en una oración sencilla, pongámonos “bajo el mismo techo” sin esperar que todo esté plenamente armonizado, anticipándonos así a la plena comunión. A través de ideas prácticas, de inspiración y eventos transmitidos en vivo, la Comunión como Valor fundamental nos preparará no sólo para sobrevivir, sino para prosperar, y experimentar el llamado a una comunión más profunda con Dios y el prójimo.

     

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares