• Noticias

    sábado, 12 de junio de 2021

    ¿Ser cristiano y ser mundano?


    Meditación | Ciudad del Vaticano






    ¿Ser cristiano y ser mundano?

     

    Varias veces, y especialmente en su despedida de los apóstoles, Jesús habla del mundo (cf. Jn 15, 18-21). Y aquí dice: "Si el mundo te odia, debes saber que me odió a mí antes que a mí" (v. 18). Claramente habla del odio que el mundo ha tenido hacia Jesús y tendrá hacia nosotros. Y en la oración que hace en la mesa con los discípulos en la Cena, pide al Padre que no los saque del mundo, sino que los defienda del espíritu del mundo (cf. Jn 17, 15).

     

     

    La mundanalidad es una cultura de usar y tirar, según convenga. Es una cultura sin fidelidad, no tiene raíces. Es también una forma de vida

     

    Creo que podemos preguntarnos: ¿qué es el espíritu del mundo? ¿Qué es esta mundanalidad, capaz de odiar, de destruir a Jesús y de sus discípulos, incluso de corromperlos y corromper a la Iglesia? Cómo es el espíritu del mundo, qué es esto, nos hará bien pensar en ello. Es una propuesta de vida, mundanalidad. Pero alguien piensa que la mundanalidad es festejar, vivir en fiestas… No, no. La mundanalidad puede ser esto, pero no es esto fundamentalmente.

     

    ¿Qué es la mundanalidad?

    La mundanalidad es una cultura; es una cultura de lo efímero, una cultura de la apariencia, del maquillaje, una cultura del “hoy sí mañana no, mañana sí y hoy no”. Tiene valores superficiales. Una cultura que no conoce la fidelidad, porque cambia según las circunstancias, lo negocia todo. Esta es la cultura mundana, la cultura de la mundanalidad. Y Jesús insiste en defendernos de esto y ruega al Padre que nos defienda de esta cultura de la mundanalidad. Es una cultura de usar y tirar, según convenga. Es una cultura sin fidelidad, no tiene raíces. Pero es una forma de vida, una forma de vida incluso para muchos que se llaman a sí mismos cristianos. Son cristianos pero son mundanos.

     


    La mundanalidad es una cultura de lo efímero, una cultura de la apariencia, del maquillaje, una cultura del ‘hoy sí mañana no, mañana sí y hoy no’

     

     

    Jesús, en la parábola de la semilla que cae en la tierra, dice que las preocupaciones del mundo, es decir, de la mundanalidad, ahogan la Palabra de Dios, no la dejan crecer (cf. Lc 8, 7). Y Pablo dice a los Gálatas: "Ustedes eran esclavos del mundo, de la mundanalidad" (cf. Gá 4, 3).

     

    Siempre me llama la atención, siempre, cuando leo las últimas páginas del libro del padre de Lubac: “Meditaciones sobre la Iglesia” (cf. Henri de Lubac, Meditaciones sobre la Iglesia, Milán 1955), las últimas tres páginas, donde habla precisamente de mundanalidad espiritual. Y dice que es el peor de los males que le pueden pasar a la Iglesia; y no exagera, porque luego dice unos males que son terribles, y este es el peor: la mundanidad espiritual, porque es una hermenéutica de la vida., Es un estilo de vida; también una forma de vivir el cristianismo. Y para sobrevivir antes de la predicación del Evangelio, odia, mata.

     

    Cuando se dice de los mártires que mueren por odio a la fe, sí, de hecho, para algunos el odio era por un problema teológico; pero no eran la mayoría. En la mayoría [de los casos] es la mundanalidad la que odia la fe y los mata, como lo hizo con Jesús.

     

    Es curioso: mundanalidad, alguien me puede decir: "Pero padre, esto es una superficialidad de la vida...". ¡No nos dejes engañar! ¡La mundanalidad no es de ninguna manera superficial! Tiene raíces profundas, raíces profundas. Es camaleónica, cambia, va y viene según las circunstancias, pero la sustancia es la misma: una propuesta de vida que entra por todas partes, incluso en la Iglesia. La mundanalidad, la hermenéutica mundana, el maquillaje, todo está siendo abusado por serlo.


    Tomado de las homilías del papa Francisco


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares