• Noticias

    domingo, 4 de julio de 2021

    Aprender a escuchar


    Evangelizar | Alexis Cifuentes




    Aprender a escuchar

     

    En la teoría de la comunicación distinguimos dos polos: el emisor y el receptor. Cuando transmitimos un mensaje (emisor) esperamos una reacción de quien lo recibe (receptor) y a su vez puede emitir un mensaje. Esto significa que en el proceso de la comunicación los participantes son al mismo tiempo emisores y receptores. Un fallo primario de la comunicación es que uno transmita un mensaje y receptor solo puede recibir, pero no puede o no tiene derecho a responder. Si el proceso respeta las normas de la comunicación, los dos polos interactúan.

     

    Para lograr esa comunicación de retorno, los participantes necesitamos mantener la atención del mensaje que recibimos. Para comenzar, ponerse en actitud de silencio y acogida. Callarse para escuchar. Eliminar los ruidos que impiden recibir y emitir dentro del contexto de la comunicación.

     

    Hoy que avanza la tecnología en el área de las comunicaciones interpersonales y sociales, se enfatiza aprender a escuchar. No todos hemos cultivado esa capacidad que está en nosotros y que abre a los caminos de la simpatía, la empatía, el respeto por quien se comunica. Escuchar terminará siendo un arte que no estará en las manos de todos, si no aprendemos con mucho interés a situarnos en actitud de escucha.

     

    Se verifica con frecuencia que muchas personas están oyendo a quien les habla, pero no están atentos al mensaje que se le comunica, ni interesados por la persona que emite su mensaje. Peor aún, muchas personas mientras el otro habla, van elaborando sus propias respuestas o reacciones y al final se da lo que llamamos un “diálogo de sordos”. La persona se centra en lo que va a decir, antes de recibir el mensaje y comprenderlo.

     

    Un malestar de nuestra cultura es el ruido. Todo lo que entorpece la comunicación se le llama “ruido”. Para admirar los detalles de una ciudad puede haber obstáculos: tráfico vehicular desordenado, acumulación de basuras, publicidad exagerada incluso que afea lugares para ver o fotografiar. Cualquier realidad física, auditiva, visual que no permite escuchar y responder, la consideramos ruido para la comunicación.

     

    En la vida espiritual también experimentamos muchos ruidos para comunicarnos. Puede ser que el momento de oración no esté centrado en la presencia del Señor que entra en nuestra intimidad, y seamos nosotros los que hablamos, pedimos, nos quejamos, sin tiempo para escuchar al que está con nosotros. Los afanes de la vida nos distraen y a veces entramos al lugar ubicado para el silencio y la meditación, y seguimos pensando en la actividad que tendremos luego o en un problema que resolver ese mismo día… Hay que callar para escuchar la voz de Dios. Hay que aprender a leer sus mensajes en los ambientes de la vida.

     

    La persona que se educa en el arte de escuchar no solo es capaz de acoger lo que el otro dice, también puede percibir lo que no se dice en esa comunicación. Detrás del mensaje está la persona comunicándose de manera verbal y corporal. Se aprende a escuchar más allá de las palabras y a interpretar gestos y reacciones que dicen mucho más de lo que verbalmente se ha expresado. A este punto está claro que hay que entrar en la escuela de la escucha, pues nos conduce a la acogida, al respeto mutuo, a la empatía.

     

    Con el tiempo, nuestro grado de madurez mental se expresa por esa capacidad de saber escuchar y dejar hablar. Entramos a niveles mucho más profundos que decir cosas. Se puede afirmar que nos decimos mientras somos más capaces de interactuar y dejar revelarse dimensiones afectivas y espirituales que acompañan la capacidad intelectual.

     

    Es importante valorar la comunicación más allá de las técnicas comunicacionales y las tecnologías que nos introducen en espacios de comunicación grupal, de masas. No se trata de hablar bonito siempre o de callar y no comprometerse.

     

    La fe cristiana responde a una revelación de Dios, quien se ha comunicado con nosotros, se ha revelado en su Hijo Jesús como vida y amor, misericordia y justicia, para caminar con nosotros y establecer una relación de amor. Dios ha creado por amor y el amor se hace así la fuente mayor de su conocimiento. El mismo Jesús nos indica que el que ama conoce al Padre. La relación social y el núcleo interpersonal de la comunicación, transmiten el Misterio en las vivencias de la vida. Nos ponemos a la escucha para hacer itinerario de vida, que nos conducirá a la fraternidad y a la construcción de relaciones sanas, fraternas, solidarias. Aprender a escuchar es recuperar todo lo humano donde se revela Dios.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares