• Noticias

    viernes, 9 de julio de 2021

    Cuidar el planeta empieza en casa


    Sostenibles | Ofrecido por UE Studio



    El cuidado del planeta empieza en casa

     

    Desde los alimentos a la electricidad. Todos los productos o servicios que adquirimos están etiquetados para que el consumidor disponga de información sobre su procedencia, composición o el impacto que tienen sobre el medioambiente, datos que nos ayudan a hacer un “consumo consciente”.

     

    Hasta no hace mucho, adquirir una lavadora, un pantalón o unas naranjas era una simple transacción. Se trataba de un acto casi automático que servía para cubrir una necesidad. Sin embargo, nos hemos acostumbrado a leer en las etiquetas la composición de los alimentos antes de consumirlos, valoramos su procedencia o el proceso que se ha seguido para fabricar un producto. En definitiva, las etiquetas se han convertido en un aliado clave para quienes apuestan por un consumo responsable. Gracias a ellas sabemos que, si compramos naranjas en agosto, muy probablemente, nuestra compra no será de proximidad y que esto, necesariamente, tendrá un impacto en el medioambiente.

     

    Esto es lo que llamamos “consumo consciente”, o lo que es lo mismo, ahora podemos elegir entre un producto u otro en función de criterios más allá de los económicos, por ejemplo, su impacto en el planeta y la vida de las personas. “El consumidor elige siempre la mejor etiqueta. En el caso de los electrodomésticos, fueron los usuarios los que hace años empujaron a la industria a fabricar lavadoras, hornos o neveras mucho más eficientes porque ningún equipo con letras bajas se vendía”, explica Miguel Fontela, director técnico de Energía de Everis Ingeniería.

     

    En este escenario, el etiquetado energético, del mismo modo que el de la alimentación o la ropa, se ha convertido en el gran aliado del consumidor responsable. La información detallada sobre la eficiencia o la procedencia de la energía que usamos en nuestro día a día cobra cada vez mayor relevancia. Fontela pronostica que con el suministro de energía está empezando a suceder un fenómeno similar al de los aparatos electrónicos. “Que la fuente de energía sea lo más limpia posible es un factor que cada vez cobra más fuerza y tiene más influencia en la decisión de con quién contratamos la luz, casi tanto como el precio”.

     

    Los hogares consumen el 29% de la energía mundial y, en consecuencia, contribuyen al 21% de las emisiones de CO2 resultantes. No es de extrañar pues, que muchos de nosotros nos preguntemos si es posible minimizar el impacto de encender la lámpara del salón o poner el lavavajillas. Y desde luego que podemos. Aplicando criterios de eficiencia energética en nuestros hogares —aislar adecuadamente puertas y ventanas, hacer la colada solo cuando la lavadora esté llena o simplemente, tapando las ollas al cocinar—podemos contribuir a reducir el consumo energético y, por tanto, el calentamiento global.

     

    También podemos apostar por las energías renovables. Pero, ¿es posible conocer de dónde procede la electricidad que nos llega a casa? La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es el organismo regulador que se encarga en España de analizar y elaborar la información que cada comercializadora pone a disposición de sus clientes para informarles sobre la procedencia de la energía que llega a sus hogares. Una tarea especialmente clave en el escenario actual donde convive, más que nunca, electricidad de distintas procedencias, desde la 100% renovable y de bajas emisiones, a otras opciones que tienen distintos porcentajes de generación renovable en el ‘mix’ que se comercializa. Es una manera de velar por la transparencia y contribuye a que el ciudadano pueda tomar una decisión informada sobre su propio consumo energético.

     

    La CNMC evalúa dos categorías: emisiones de CO2 y residuos radiactivos. En función del impacto ambiental de la energía comercializada, las compañías reciben una certificación, el denominado Etiquetado de Electricidad, que va de la ‘A’ a la ‘G’, siendo ‘A’ la más sostenible y la ‘G’, la que menos. En el último informe, publicado en abril, se detalla el etiquetado de 244 empresas y se señala que sólo una de las grandes comercializadoras —por volumen de clientes suministrados— garantiza el origen 100% renovable a sus clientes. Se trata de Repsol, que, además, obtiene esta certificación, la etiqueta A, por segundo año consecutivo, en 2020, además, 100% renovable.

     

    Pero, ¿qué se entiende por energía 100% renovable? Es aquella que procede de fuentes como la energía eólica, la eólica marina, la solar fotovoltaica, la hidroeléctrica y el biogás. Todas ellas fuentes de energía con una relevancia que va en aumento. Y es que el papel de las renovables va a ser crucial en la estrategia de descarbonización de la Unión Europea, que pretende reducir las emisiones un 55% para 2030.

     

    Para alcanzar dicho objetivo, los gobiernos y las principales empresas del mundo tienen un papel capital, pero también lo tiene el ciudadano, que, a diferencia de hace algunos años, es cada vez más consciente de que su contribución puede tener una importancia destacada para lograr un mundo más sostenible. Ahora, cuenta con información para tomar decisiones de consumo responsable, se siente empoderado y, por tanto, ha decidido ser parte del cambio.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares