• Noticias

    lunes, 12 de julio de 2021

    “El rey está desnudo”


    Comunicación | Alejandro Caro Contreras/SIGNIS


    Comunicación y salud mental… a propósito del COVI




    “El rey está desnudo”

     

    El colocar un cuento o una metáfora ya nos indica que detrás de lo que deseamos comunicar hay una profunda búsqueda de la verdad, que por siempre debemos seguir buscando.

     

    La pandemia ha dejado caer la cascara de una sociedad que ya venía enferma, de una promesa incumplida, de un modelo neoliberal capitalista, donde parecía que el mercado todo lo podía solucionar, pero aparece un virus y nuestras vidas se ven trastocadas de la noche a la mañana. Todos aislados usando mascarillas, exacerbando nuestra higiene para protegernos y siguen apareciendo nuevas cepas de virus. Y aquellas instituciones, espirituales y religiosas, que se declaran experta en humanidad, parecer quedarse en la contemplación, reflexiones, documentos o indiferencia en su propia comodidad material.

     

    Pero nuestra vida ya no será la misma, pareciera que, en todos los ámbitos, trabajo, comunicaciones, viajes y lo más probable es que siga cambiando.

     

    Según cuenta este relato danés “El rey está denudo”, el rey pide que le hagan un nuevo traje y llaman a dos sastres para su fabricación, pero estos lo engañan y le hacen creer que lo han vestido con su nuevo atuendo, el rey pregunta cómo se ve, y la corte responde que muy bien, este sale al pueblo a exhibir su nueva vestimenta y los súbditos lo aplauden, hasta que un niño…… grita: ¡¡¡ el rey está desnudo¡¡¡¡, en otras palabras, nadie le dice la verdad al rey.

     

    Este misma metáfora nos ayuda a comprender mejor la situación que vivimos, los sastres hoy se visten de marketing, de ideologías sobre la defensa de la identidad, entre otras mascaras que cubren nuestras indiferencias.

     

    La salud de la sociedad, es decir nuestra salud física y mental la hemos hipotecado por nuestro sistema de vida, alimentación, farmacología, nuestro estilo de vida tiene un efecto en la salud. Esto es solo la punta del iceberg de un problema mayor, que no hemos deseado enfrentar con decisión y coraje, aunque hay indicios como los documento de Papa Francisco Laudato Si o Fratelli Tutti; pero esas son sólo palabras, se necesita pasar a la acción en defensa del planeta y sus habitantes, especialmente los más pobres, pues todo está conectado y necesitamos urgentemente alcanzar los equilibrios, donde, no sea la economía del consumo, de los grupos financieros y las grandes potencias con su G9 con metas a 40 años plazo, el único parámetro que gobierne. Aquí somos los ciudadanos y los líderes espirituales los llamados a exigir más prisa y sentido de urgencia para que se cumplan sus compromisos.

     

    Por dónde comenzar y que nos ha dejado esta pandemia. Lo evidente es indudablemente el encierro, el miedo a perder nuestra vida y la de los que queremos, depresiones, pero también nuestros trabajos y en muchos casos los hogares por no poder pagar las necesidades básicas. El miedo es nuestro peor enemigo, perdemos el control, nos paraliza y no podemos avanzar, la única manera de sacar el miedo, es comprenderlo, eso nos hará más competentes y por lo tanto tenemos más confianza, para esto debemos tomar contacto con nosotros mismos, percibir quienes somos, partiendo desde nuestra interioridad y ese es nuestro cuerpo. Si damos ese paso hemos comenzado, pues el miedo es contrario a la generosidad, son aquellas cosas a las que estamos apegados nos impiden dar cauce a nuestra generosidad, nuestro ego es tacaño.

     

    Frente a este horizonte amenazador, nos encontramos en una situación contradictoria, donde lo religioso ha secuestrado la espiritualidad, convirtiéndola con reglas y limites en un caparazón que quiere controlar a las personas, por sobre el sentido de humanidad. Siendo esa raíz espiritual la base de la resignificación amable y compartida de la vida. Lugar de donde sea lo único que nos puede sacar de la situación en que estamos como humanidad.

     

    La espiritualidad, ese sentir profundo del ser humano maravillado con la creación y emocionado por el abrazo a su familia, la cual está cada vez más fuera de nuestra cultura y de la religión. Ausente en los medios de comunicación o en las redes sociales. Muchos confunden que el estar allí, sea mostrar textos sagrados o celebrar ritos en estos; con esto las religiones han secuestrado la espiritualidad, transformándola en ritos muertos y sin sentido para el común de las personas, situación que es cada vez más evidente dado por el poco interés de los más jóvenes por lo religioso, un estudio reciente en Estados Unidos de un joven o milenials, que ingresa a programas espiritual o de catequesis, seis se retiran, el 50% de ellos lo hacen a los 13 años y el resto a los 23 años como promedio, según datos de La Federación Nacional Católica de Ministerio con Jóvenes Adolescentes de los Estados Unidos.

     

    Por lo tanto, dado este fenómeno de lo religioso, lo importante hoy, es la espiritualidad desde una perspectiva antropológica, para esto deseo dar algunos elementos para ese camino:

     

    Impulsar el sentido de generosidad, debatir si estamos abiertos a compartir y abandonar nuestra tacañería. La generosidad es una disposición interna, que después respaldamos con pequeños gestos.

     

    Favorecer el reconocimiento de lo mejor de mí mismo, impulsar el desarrollo de la autoestima, No que otros me reconozcan lo que soy.

     

    Cultivar nuestro estado mental y esto pasa por: Tomar contacto con nuestro cuerpo – atender nuestra respiración- en vez de pensar sentir el cuerpo. Después la dimensión táctil en las diferentes acciones que tengamos en nuestro día, basta un momento. Tomar contacto y retirase y seguir con lo nuestro. Estas pequeñas acciones nos cambiaran la vida.

     

    Tranquilidad, lucidez, lo que nos hace más fuertes y robustos, no como nos han enseñado” que el hombres es frágil” sino que por el contrario, en nuestra interioridad espiritual tenemos esa energía vital, buscarla y experimentarla es muy poderoso, pues nos adueñamos del presente.

     

    Cultivar el altruismo, que no es otra cosa, primero tener compasión consigo mismo, eso me permitirá salir de mi burbuja y tener compasión con otros, que la están pasando mal, igual o peor. Eso nos fortalecerá y ayudará a salir de nuestro miedo existencial.

     

    Aceptar que la realidad y todo está en movimiento y que existe interdependencia. Cuando hacemos este descubrimiento de la realidad intelectual y experiencialmente, nos daremos cuenta que no podemos controlar el tiempo, como cambian las cosas, las personas, los sucesos. Apenas estaremos en control de nosotros mismos. Debemos ver el cambio como un juego, no como una amenaza, sino que la vida se enriquece incluso nos sorprenderá. Si hay cambio hay posibilidad de mejorar, la única virtud que tienen las emociones negativas es que pueden cambiar, pues las podemos eliminar o cambiar.

     

    Somos seres interdependientes y en proceso, si tiras algo estas tirando un nodo, en una red, y esta arrastra todo el universo. Si pensamos que estamos aislados se hace presente el miedo. Estos debemos pensarlo, pues en pandemia ¿no, no hemos transformado en islas virtuales a merced de la burbuja de la redes de las empresas tecnológicas?

     

    Por qué es relevante la interdependencia, pues es el puente para descubrir la verdad última. Cuando recocemos esa conexión con todos los seres que nos rodean, entiéndase como personas, animales, medioambiente, donde todos son necesarios y vitales. Surge la interculturalidad, la comunidad, fraternidad, la compasión y como consecuencia la transformación social. En ese momento podremos gritar que el rey está desnudo y estaremos siendo honestos con nosotros y la comunidad.

     

    De todo lo anterior podemos concluir, que las personas y organizaciones, entiéndase, sociales políticas, religiosas, medios de comunicación, que no estén dispuestas al cambio profundo y no seguir haciendo más de lo mismo, no habrá nadie que les escriba su epitafio.

    Publicado por: SIGNIS

    http://www.signis.net/noticias/cultura/29-06-2021/el-rey-est-desnudo

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares