• Noticias

    jueves, 8 de julio de 2021

    Los pilares del “Espíritu de Fe” (III)


    Educación | Pedro Orbezua, fsc



    ¡Que la Escuela vaya bien!

    Los 4 pilares del “Espíritu de Fe” (III)

     

    Tres de los cuatro pilares que sostienen el “Espíritu de Fe” los ventilamos en números anteriores. Los repasamos si les parece: “La palabra de Dios”, “El recato de los sentidos” y “La presencia de Dios”.


    Vayamos con el cuarto y pongamos punto final: “La vigilancia sobre sí mismo”.


    Escribe San Juan Bautista de la Salle: Procurarán vigilar de continuo sobre sí mismos, para no ejecutar, en cuanto les sea posible, ninguna acción por impulso natural, por costumbre o por algún motivo humano; antes cuidarán de hacerlas todas guiados por Dios, movidos de su Espíritu, y con intención de agradarle”. (Del Espíritu de este Instituto).


    La vigilancia es muy importante en el ministerio educativo.  Por supuesto no tiene nada que ver con el ojo del gran hermano a la caza de un error, un traspiés, una debilidad, sino, como decía el Hno. Alfredo Morales, con “el amor que cuida”.


    Por otro lado, y espero que estén de acuerdo conmigo: Vigilar al otro, examinar al otro, evaluar al otro… es labor inaplazable del Educador, en ocasiones pesada y bien pesada, pero no hay de otra, es necesaria a todas luces. Sin embargo, nos malacostumbra a estar siempre asomados al patio del vecino, descuidando el propio. Vamos, que se puede convertir en un vicio sin que nos demos cuenta.


    De ahí que ahora nos interesa destacar “la vigilancia continua sobre nosotros mismos”, a lo que no estamos tan habituados, sé que no, no forma parte de nuestros “hábitos” diarios. Cambiemos, pues, las tornas y, por hoy y solo por hoy, exhórtate: ¡Vigílate a ti mismo, maestro! Hazte caso. Y practica la “autovigilancia”.


    Estate atento a tus motivaciones como trabajador, profesional y vocacionado de la Educación. ¿Eres víctima de tus impulsos “naturales”, ya que te dejas arrastrar por sentimientos y emociones que campean a sus anchas, sin control alguno? ¿Te dominan impulsos “rutinarios”: hoy igual que ayer y mañana probablemente como hoy, porque nada hay nuevo bajo el sol? ¿Observas que tus impulsos “humanos” -entendiendo por “humanos” aquellos que son de baja estofa, o séase, de ínfima calidad, rayando en los inhumano- son habituales en ti?


    Les ofrezco una historia de Eduardo Galeano recogida de su libro “Las palabras andantes”:


    “Solea el sol y se lleva los restos de sombras que ha dejado la noche. Los carros de caballos recogen, puerta por puerta, la basura.  En el aire tiende la araña sus hilos de baba.  El Tornillo camina las calles de Melo. En el pueblo lo tienen por loco. Él lleva un espejo en la mano y se mira con el ceño fruncido. No quita los ojos del espejo. 

    - ¿Qué hacés, Tornillo? 

    - Aquí –dice- ¡Controlando al enemigo!


    Me quedo con la frase final y me la apropio y les invito, Maestros, a que también se la adueñen. ¡Vivamos las veinticuatro horas de los siete días de la semana -excúsenme la exageración- “controlando al enemigo”! Para que las “tretas del mal espíritu” no nos arrastren por derroteros inadecuados y, por el contrario, “las mociones del buen espíritu” nos empujen hacia horizontes luminosos.


    Somos lo que somos: finitos con ansias infinitas, pero somos: -insisto y lo sabemos por experiencia- limitados, indigentes, menesterosos, necesitados, vulnerables, campo de batalla donde combaten, me reitero, el “buen espíritu” y el “mal espíritu”. El primero es ese espíritu que me impulsa en el camino hacia una vida lograda, en lo que es eternamente “bueno, bello y verdadero”, en lo que me hace -día a día- más humano. Es, en una palabra, Dios el espíritu bueno que nos alienta, sostiene y empuja hacia la plenitud. Pero somos nosotros, quienes decidimos -en última instancia- dejarnos provocar por sus “mociones”, por sus “plurillamados”, si se me permite la expresión.


    Nos llama -en palabras del papa- en “las sombras de un mundo cerrado”. Esa realidad pide a gritos nuestra respuesta:   Es moción de Dios. El “extraño en el camino”, es decir, tantísimos seres humanos -¡hermanos nuestros”- apaleados por  otros seres humanos, tirados en las carreteras de la vida, sin dignidad, tristemente “descartados”: Es  moción de Dios. Jesús, la buena noticia del Padre, es nuestro referente, inspiración, sostén y vida. Lo encontramos en la lectura orante del Evangelio. Su palabra nos reta a la vez que nos señala el camino que lleva a la felicidad:  Es moción de Dios. Cuando entramos en nuestro interior más secreto, y en un cara a cara sin trampas y cartón, sentimos deseos de ser mejor persona, mejor esposo, mejor educador: Es moción de Dios. Dejémonos llevar por su espíritu que nos propone, seduce, libera… De esta manera “guiados por Dios y movidos por su espíritu” nuestra misión educativa dará frutos y frutos en abundancia.


    Te sugiero, maestro, que todos los días, saques un tiempo para tu “Examen de la jornada” o “Discernimiento cotidiano personal”, como prefieras llamarlo, ya sabes: “Controlando al enemigo”. Si lo realizares en clave de oración mejor que mejor.


    En el lugar y a la hora que decidas, comienzas tomando conciencia de la presencia de Dios. (Recuerda aquello de “Acordémonos de que estamos en la santa presencia de Dios. Adorémosle”). Y te haces dos preguntas fundamentales. Y te respondes por escrito, por aquello de que “pensamos palabras” y porque hasta que no se escriben los pensamientos, estos no quedan nítidos. Mira por dónde, una bitácora donde recoger tus singladuras educativas te vendría de perillas.


    1.- ¿Qué experimenté durante el día? Dicho de otra manera: ¿Cómo me sentí? ¿Y por qué me sentí como me sentí?


    2.- ¿A dónde me llevó -y me está llevando de hecho- eso que sentí, pensé, hice…? Es decir, ¿Me dejé guiar por “las mociones” del Espíritu de Jesús o me engañaron “las tretas” del espíritu del mal?


    A modo de compromiso: ¿Qué tengo que hacer, que concretar para que el Espíritu de Dios sea quien me guíe y mueva en mi ministerio educativo?

     

    “En el examen diario los Maestros toman conciencia de la acción amorosa de Dios en su vida y robustecen la calidad de su respuesta. Encuentran en este ejercicio una ayuda necesaria para su crecimiento” (Regla 70)

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares