• Noticias

    Palabra de Vida y Verdad

    Meditación esperanzadora del año 2011
    Llegamos al final del año. Hagamos una meditación esperanzadora de este 2011. San Juan nos enseña a contemplar cómo la verdad y la gracia de vivir se pueden hacer carne en medio de las tinieblas (Jn 1, 14).   1. Las tinieblas que no comprenden (Jn 1, 5)   El prólogo de San Juan nos remite al realismo. Reconoce que hay tinieblas en el mundo que atentan contra la verdad. Destaquemos tres tinieblas que bloquearon relaciones verdaderas en República Dominicana durante el año 2011. Primera tiniebla: el incremento de la violencia. La sensación de inseguridad en la población siguió en aumento. En muchos de los asaltos que son publicitados aparecen involucrados policías o militares. La necesaria renovación policial y de las fuerzas armadas siguió postergada. No se quiso destapar la podredumbre en un año preelectoral. Nuevamente, el Índice de Competitividad Mundial 2012 clasificó la confianza en las fuerzas policiales dominicanas entre los últimos lugares mundiales. El título de un informe de Amnistía Internacional publicado a fines de octubre expresaba el ánimo en el país: Cállate si no quieres que te matemos: violaciones de derechos humanos cometidas por la policía en República Dominicana. Basándose en datos de la Procuraduría General de la República, la organización defensora de los derechos humanos reveló que entre enero y julio la policía mató a 154 personas, 29 más que lo registrado en el mismo período de 2010. Existe una “pena de muerte extra-judicial”, inseparable de la “delincuencia institucionalizada” que padecemos. Reina la impunidad; los policías proletarizados y sus jefes enriquecidos lo saben. Hombres acobardados dispusieron de la vida de las mujeres a las que supuestamente amaban. Para octubre el número de feminicidios registrados era de 176 casos. En 2010, fueron 210. Según los expertos, los feminicidios continuarán en aumento, ya que la República Dominicana carece de una política transversal para erradicar la violencia de género, que hunde sus raíces en la misma socialización sexista. Segunda tiniebla: profundización del modelo neoliberal. La ideología de que todo debe dejarse al mercado sigue ganando espacio y produciendo exclusión social. Las aseguradoras privadas de salud “inseguran” cada vez más. Desean ganar más dinero sin importarles la salud de las personas, sobre todo de las más enfermas, que las “descremaron como mercado” hacia SeNaSa, la aseguradora del Estado. Las ARS privadas quieren eliminar a SeNaSa para actuar sin constreñimientos públicos. La educación que se promueve desde el gobierno y el sector privado se orienta a la competitividad, no hacia la convivencia justa. Los espacios naturales más hermosos se vuelven mercancía para la demanda turística y se siguen edificando zonas vacacionales de lujo excluyentes. El recorrido por las nuevas carreteras que se construyen por esas zonas debe ser pagado a precios inalcanzables para las mayorías. El lujo se sigue concentrando en los polos de mayor dinero, profundizando el distanciamiento entre los sectores dominantes y los populares. Los candidatos a la presidencia de los partidos mayoritarios prometieron que no gravarán la rentabilidad financiera. Tercera tiniebla: ilegalidad y desinstitucionalización. El afán del partido oficial por quedarse en el poder alcanzó extremos preocupantes. El más escandaloso de todos fue la manera dictatorial en que aprobó el presupuesto nacional, el Presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, el 20 de octubre. La bancada peledeísta, siguiendo los dictámenes del Presidente de la República, aprobó el Presupuesto en 20 minutos. El Ejecutivo se impuso inmoralmente en la cámara baja. Anteriormente, los senadores del oficialismo aprobaron el Presupuesto sin ni siquiera leerlo, mostrando su desprecio por la institucionalidad. Las razones de estas violaciones a la institucionalidad y la Constitución la ofreció el propio Presidente en un discurso a puertas cerradas en Nueva York: se trata de orientar el gasto de 2012 hacia acciones clientelistas con fines electorales, como la entrega de la tarjeta Solidaridad a miles de familias, el aceleramiento en la segunda línea del Metro o la pavimentación de calles en los barrios. El 10.5% de el Presupuesto de 2012 estará en manos de la Presidencia. Hay otros atentados contra la institucionalidad y la vida digna que nos limitamos a enumerar: la no aprobación de fondos ni discusión alguna sobre la Defensoría del Pueblo; la no asignación de recursos suficientes para el Poder Judicial, el Ministerio Público y la Cámara de Cuentas; la no aprobación del 10% del presupuesto para los municipios; la manipulación del departamento de informática de la Junta Central Electoral; el control de la elección de los jueces para las altas cortes, especialmente del recién creado Tribunal Constitucional; y la inflación del presupuesto e intromisión desordenada en el funcionamiento del aparato estatal del Despacho de la Primera Dama, para impulsar a la doctora Margarita Cedeño como candidata vicepresidencial. 2. La luz que brilla en las tinieblas El prólogo de San Juan nos conforta al enseñarnos que la salvación viene de la fragilidad que nace de lo pequeño. La luz brilla más claramente en medio de las tinieblas. Bajo esta enseñanza, podemos hacer un balance esperanzado del 2011. Los movimientos sociales se van suscitando por todas partes en nuestro país; son luz en medio de las tinieblas. Primera luz: “Coalición por la paz y la libertad”. En septiembre de 2011 se formó un nuevo movimiento social, nacido en las clases media y alta: “Digamos no a la delincuencia”. Cientos de personas vestidas de negro se concentraron en el parque capitaleño de La Lira, para realizar una vigilia contra la violencia que afecta al país. Una de las consignas era: “Somos más los que queremos vivir en paz”. Este movimiento está encabezado por Carlos de Soto. Su hija casi perdió la vida en un asalto a mano armada. Después de una serie de reflexiones, el grupo pasó a llamarse “Coalición por la Paz y la Libertad”. Entendieron que debían de abandonar el análisis cargado de prejuicios de clase con que abordaron originalmente los justos fines de su movimiento. La nueva organización fue lanzada oficialmente en octubre, con la participación de más de 60 instituciones de diversos sectores sociales, empresariales, juntas de vecinos, y personas particulares, que firmaron un manifiesto donde demandaron una reforma profunda de la Policía Nacional. Segunda luz: los indignados dominicanos. El 15 de octubre de 2011 se realizó en el Parque Colón la “Feria de las Luchas Sociales”. Con ella se dio inicio al movimiento de “los Indignados” en territorio dominicano. Bajo el lema “Vamos a la calle”, el movimiento convocó a la población a participar en la Feria y a expresar su indignación por la situación política y económica que viven el país y el mundo. El colectivo agrupa a diferentes movimientos; en realidad la indignación tiene antecedentes en nuestro país. Quiere construir una democracia real más allá de los partidos Revolucionario Dominicano y de la Liberación Dominicana, poniendo coto a su forma de gobernar en perjuicio de las mayorías y de las propias instituciones. La fecha seleccionada coincidía con las manifestaciones de millones de personas en 300 ciudades del mundo. A diferencia de los movimientos sociales hasta ahora existentes en Dominicana, los indignados tienen vocación política. Muchos de ellos forman parte de los movimientos juveniles. Entienden que hay que detener el populismo de los partidos políticos tradicionales para que pongan atención a las demandas ciudadanas, como el 4% del producto interno bruto (PIB) para educación y el conjunto de reivindicaciones que vienen exigiendo diversas organizaciones. Tercera luz: la dignidad amarilla no se acaba. Los analistas oficialistas apostaron por sacarse la piedrita en su zapato que es la “lucha amarilla por el 4%”. Creían que con la insolencia de la aprobación del presupuesto amilanarían las voluntades amarillas. Se equivocaron. Las protestas y las propuestas siguieron y seguirán. La Coalición por una Educación Digna hizo un análisis del presupuesto y mostró que “técnicamente” se podían encontrar los millones faltantes para educación. La Coalición interpuso una demanda de inconstitucionalidad, porque los legisladores violaron el artículo 112 de la Constitución, aprobando por mayoría simple lo que debía de ser aprobado por las dos terceras partes de ambas cámaras, a saber, la modificación de la Ley Orgánica de Educación. La dignidad amarilla es la nueva luz que brilla entre tantas tinieblas. Ella es humilde, no tiene dinero para repartir, ni hace campaña montada en lujosas yipetas; los oficialistas la descalifican. Se ufanan de que “llevamos más gente a las caravanas”. El corazón en tinieblas se cierra a la luz. Pero los rayos se seguirán colando por las rendijas del sistema en el año que comienza. “El Logos se ha hecho carne” (Jn 1, 14). La palabra razonable se ha hecho realidad en la debilidad de nuestros movimientos sociales llenos de esperanza y dignidad. Ella ha puesto su morada entre nosotros.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...